11 de febrero de 2011

El regreso al horterismo de los 80

Debo estar haciéndome mayor porque cada vez que veo a algún adolescente, o pseudomoderno, me pregunto qué pensarán de ellos cuando miren las fotos al cabo de unos años, igual que nos pasa cuando miramos la fotos de cuando éramos niños. Habrá alguien que se sienta aludido, pero es lo que hay. Me choca que algo que antes me parecía suupercutre ahora nos lo pongamos (me incluyo en algunas cosas) tan tranquilamente.

Los de mi generación, cuando éramos pequeños, nos avergonzábamos de que nos pusieran las bambas victoria, lo más barato que encontrabas en el mercadillo del pueblo, esa cutrada de tela que valía 500 pesetas y te destrozaba la planta del pie. Ahora valen 20 euros y si son customizadas (es decir, que cogen un rotulador y dibujan cuatro chorradas) mucho más. Los más adinerados poseían las de bota y puntera blanca, aunque tampoco molaban porque lo que queríamos eran unas reebok. Ahora nos gastamos una media de 70 euros en las putas converse.

Los que llevábamos gafas, teníamos que soportar esas monturas de pasta horribles y pesadas, para que no se deformaran, siendo el hazmerreír de la clase, también conocidos como cuatro ojos. Ahora contra más gordas sean, de diseño hortera y más dioptrías parece que tengas mejor. Hasta reducen la visión lateral con esas varillas.

Cuando éramos pequeños nos teníamos que aguntar si heredábamos algún pantalón que nos quedaba grande, y se nos burlaban porque nos decían que nos habíamos cagado. Ahora contra más bajos y más cagados, mejor. Me produce cierto asco tener que ver un culo cubierto sólo por un calzoncillo o braga, al igual que ver la hucha con la tira del tanga.

Y esos auriculares de dos kilos y medio, ideales para llevar por la calle? En cuanto llegaron los de botón, todo el mundo dejó de usarlos, y ahora que los mp3 son virguerías de dos gramos, la peña se pone cascos que parecen de obra.

Y así ad infinitum.

13 comentarios:

  1. Ya lo dice Aquarius... "el ser humano es extraordinario" ¿o no?

    ResponderEliminar
  2. Nosu, que post tan real. Me ha encantado.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. jajajajajajajajajajajaja.... que buen post!! tienes razón en muuuuuchas cosas =D

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja Y qué me dices de los cutre chandals de tactel que ahora cuestan un riñón por ser de marquita?

    ResponderEliminar
  5. Yo de pequeña tenía un chandal de algodón. Verde oscurito con dibujos de Mafalda en rosa. Lo echo de menos!!!

    Yo como tú odio los pantalones cagaos y tener que ver como unas bragas/slips, casi transparentes de los lavados que llevarán, dejan casi ver los culos ajenos.

    Espero que disfrutes del finde.

    Bsus de Amp

    ResponderEliminar
  6. Qué razón tienes, a mí me compraron unas Jhon Smith rojas que las converse eran muy caras. La verdad como eran más anchas me resultaban mucho más cómodas.

    ResponderEliminar
  7. Que bueno el post!!!...jajaja...Y qué me dices de las hombreras?? Yo pillé esa moda...cachis que se las quitaba a mi hermana mayor...jijii...Menos mal que las modas...pasan...para...dejar sitio a otras... :)
    Bsoss

    ResponderEliminar
  8. Yo me acuerdo de los chandals de "kinki" que nos ponían a los niños en los años 80, que ahora sólo se ven en los aparcachoches (y no es despectivo, es la verdad)

    Lo de los auriculares, vale, tienes razón, pero la diferencia es bestial. Los otros pequeños se escuchan mucho peor y cuando llevas un rato con eso puesto en la oreja la tienes qe tirar a la basura (la oreja). Además, las gomitas se pierden cada dos por tres.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Jajajajjjaaa! Me ha encantado tu post. Real como la vida misma.

    ResponderEliminar
  10. PD. Necesito contactar contigo y no encuentro tu mail. ¿Me escribes? El mío viene en el perfil. ;)

    ResponderEliminar
  11. xDD, muy de acuerdo
    aunq yo siempre quise converse, de las de verdad, xD, q las mías eran máximo victoria (q notabas hasta el dibujo de la acera! por dios, eso no tiene ni suela!!) y a veces victoria de mercadillo...
    lo de los pantalones grandes... a mí es q sí me molaba lo de la ropa crecedera (¿tal vez decidí aceptar eso después de heredar mogollón de ropa de mi prima que sólo me lleva unos meses pero q siempre era más alta y más grande que yo?), así q sigo con ello, xD pero ODIO VERLE EL CULO A LA GENTE!! si me enseñas la ropa interior (un poco, no todo el culo, xD) aún, pero por dios, no me enseñes el culo!! de verdad, cada día me gusta menos.

    Ay, y lo de los auriculares me tiene muerta... hace años recuerdo q no tenía un duro y me compraba auriculares en los chinos cuando no tenía de la renfe q me traía mi tío o alguien, y los únicos auriculares buenos que tenía no los sacaba a la calle pq eran grandes y me daba vergüenza... joder, y ahora veo a gente que lleva más auriculares que cabeza!! q injusta es la vida, xD

    ResponderEliminar
  12. Lo hortera es universal.

    Y si, lo de que se vea un calzoncillo hasta la zurraspa y desde esa zona cuelgue un pantalón donde caben siete es una delicia ¿que no?

    Yo siempre he odiado los pantalones de campana. Y es que para mi lo práctico manda ante todo. Pantalones cargo, auriculares in-ear, etc.

    Yo me parto con el asunto (bueno a veces vergüenza ajena da ver ciertas cosas), pero lo de los pantalones caídos me recuerda siempre a la escena de La Comunidad, donde Jesús Bonilla le dice a Carmen Maura que los chavales esos que llevan los pantalones caídos le han dado una paliza en la puerta de la discoteca...

    ResponderEliminar