12 de agosto de 2016

Preparando las vacaciones

Llevo desde la semana pasada de vacaciones. Este año, por rollos del calendario laboral "sólo" tengo tres semanas en verano, cuando habitualmente tenía 4. Soy de las que necesita juntar todas las vacaciones para poder desconectar, en otros trabajos sólo tenía 15 días y no eran suficientes. 15 días seguidos por un año entero de trabajar, menuda miseria!


 

Durante el año siempre nos proponemos "esto lo hago cuando tenga vacaciones que tendré tiempo". Pero resulta que todo lo que "haré en vacaciones" son obligaciones: tirar ropa, tirar trastos, ordenar el ordenador, ordenar la casa, ordenar la vida. Y no me apetece quedarme encerrada en casa, la verdad. Tampoco me apetece la obligación de "va, mañana madrugo y aprovecho el día". Total, que no sé qué hacer.
Al final esta semana se ha convertido en quedar con gente y comprar y preparar las cosas para el viaje. Viajo con dos amigas del trabajo, con lo que tampoco he podido desconectar 100% porque me iban hablando de él mientras yo ya tenía vacaciones. Y no sé, me parece que ha sido una semana como "perdida", una semana que podría haber ido al pueblo a desconectar aprovechando que he tenido días seguidos pero no ha podido ser.

Aun así, el verano está saliendo bien, pasé de no tener ningún plan después de romper con La Moza, a buscarme algun plan en solitario (esto de viajar sola algún día tendré que hacerlo), a que mi amiga me propusiera hace un par de semanas ir de viaje porque también había roto con su novio. Y al final somos 4, y aunque viajar sola tiene que ser una experiencia, los viajes en los que mejor me lo he pasado y tengo recuerdos más fuertes son los grupales.

Creo que el día de hoy lo dedicaré a salir y hacer fotos, es algo que me gusta, ir sin rumbo, observando y captando momentos. Y de paso pruebo el nuevo filtro polarizador que me he comprado :)

5 de julio de 2016

En plan travesti radical

A veces las cosas no salen como las planeas, o deseas, por mucho esfuerzo que le pongas, y es que como le dije alguna vez, a veces el amor no es suficiente. Hará mes y medio que dejé a La Moza, y no fue fácil (¿cuando lo es?) pero necesario. Con el paso del tiempo, confío en que será lo mejor para las dos. No os descubro ni le descubro nada diciendo que es una persona maravillosa y deseo que sea feliz. Pero yo necesitaba avanzar y tuve que dejarla ir.

Así que ahora a adaptarse, a reinventarse de nuevo. Intentando, como dice Fangoria, estar en plan travesti radical, darle la espalda a cualquier muestra de tristeza. Aunque a veces esa actitud te explote en la cara y necesite parar de vez en cuando.

He estado bastante ausente. Como últimamente, intentando llenar mis horas con un montón de proyectos por amor al arte que al final me acaban quitando  la vida -exageración- y no me dejan dedicarme a este blog.


Este finde pasado me fui a Madrid para el Orgullo, como siempre hago si puedo, aunque el viernes por la mañana fuera uno de esos momentos de explosión y me hubiera quedado enredada en las sábanas. De repente me cogió un miedo terrible a morirme. Que se estrellara el avión, que me explotara una bomba en pleno "A quién le importa". Por suerte tiré palante. No pude concidir con nadie de allí, pero la experiencia fue espectacular.

Fue distinto, por primera vez me monté en un camión (lleno de bolleras, claro) y viví la Mani desde el otro lado y de manera más cómoda. Aunque no tuve la visión global que tanto me gusta, no olvidaré durante todo el rato ese baño de masas y el momento de llegada a Cibeles, con miles de personas que casi no llegaba la vista riendo, cantando y siendo felices. Se me pusieron de punta, de verdad.


1 de mayo de 2016

De infidelidades y otras cuestiones

A veces con la Moza tenemos conversaciones sobre qué haríamos en situaciones hipotéticas. Siempre empieza preguntándome algo de peliaguda respuesta y empezamos a desvariar. Por ejemplo, ella sabe que no quiero más animales en casa y ella va loca para que adopte un gato, pues me pregunta:
"imagina que me encuentro viniendo a tu casa un gato abandonado, desnutrido, no lo voy a dejar ahí tirado y lo traigo a tu casa, qué harías, lo acogerías no?"

O por ejemplo, que sabe que no quiero hijos y me dice: "imagina que me hubiera ido de Erasmus un año y ahora va y te digo que en ese tiempo me he quedado embarazada y tengo un hijo pequeño.... lo aceptarías? Me dejarías? Porque claro, eso también implica que te he puesto los cuernos...

O que no quiero hipotecarme, y me dice: "imagina que encuentro la casa de nuestros sueños o te toca la lotería y puedes pagar una buena entrada, te comprarías una casa entonces?

En fin, cosas así.

Y una, que ha aprendido que por muy fuertes que sean tus convicciones, luego la vida te puede poner en esas encrucijadas y quizá tengas que dejar tus convicciones de lado, le digo que no sé, que depende de la situación, que tendría que encontrarme con esa situación para actuar (y muchas veces actuamos encontrándonos en la situación aún sin tener muy claro si hacemos lo correcto).


Pues hoy comiendo me dice:

- M : imagina que una noche en una cena de amigas, se alinean los planetas, conectas bien con una persona, además el alcohol te corta un poco el filtro cerebral y al final de la noche te acompaña en coche a casa y espera que le digas de subir a tu casa, ¿qué le dirías?"
N - Pues... no sé, a ver, se supone que estamos en una relación monógama y cerrada, así que debería decir que no, pero, ¿y si no tiene importancia para mi? ¿Es decir, que sólo es sexo? ¿O incluso un sólo beso?
M - En todo caso, si lo hicieras no querría saberlo. Si me enterara, te dejaría.
N - Pero no sé si podría vivir con eso. Va en contra de lo que siempre he pensado sobre las infidelidades. Es lo peor que me han hecho y me dolió mucho que no me lo dijera la propia persona y lo descubriera yo. Fue una traición tremenda. Pero... es normal no que nos sintamos atraídas por otras personas, no? Quiero decir, se supone que si estás bien con alguien, otras personas no deberían llamarte la atención. Es lo que siempre había pensado, o me habían enseñado...
M- Claro que es normal, tenemos ojos en la cara. Muchas veces veo chicas que me llaman la atención y me siento atraída.
N- Ya, pero la cosa es: ¿te acostarías con ellas?
M- No sé.. depende si aún va el cerebro o ya se está pensando con el coño. Si lo hiciera, no te lo diría. Sería una manera de protegerte, no crear un dolor innecesario. Los remordimientos (si los tuviera) me los tendría que comer yo.
N- Pues eso te digo, llega un momento que estás pensando con el coño, no quieres ser infiel porque va contra tus convicciones, en ese momento tienes el poder de pararlo o ceder a los deseos de ese momento, pero luego, tendrás que lidiar con las consecuencias. No sería mejor que si hay esa posibilidad, es mejor pactar con la pareja que si eso pasa, hablarlo? Es decir, tener una relación abierta?
M- Unos amigos tienen una relación abierta, se acuestan con otras personas, a veces juntos, a veces por separado, y están superfelices. Pero yo no soy de parejas abiertas.
N- Es que es eso, cada pareja pone sus normas. La sociedad también empuja hacia la monogamia, pero la realidad es que 1 de cada 3 parejas uno de los miembros ha sido infiel, o bien, se deja a la pareja para poder cambiar de pareja, es decir, se es monógamo hasta que te cambian por otra. Pero es posible eso del poliamor? No quieres más siempre a una persona que a otra? Cómo controlar la aparición de celos?
M- Cierto, yo no creo que haya parejas 100% fieles, o si las hay, son muy pocas.



Total, lo único que he sacado en claro, es que si algún día somos infieles la una con la otra, si no queremos romper, nos lo tendremos que callar. Y que es una posibilidad real que puede aparecer, tanto por su parte como por la mía. Me sorprende esta manera de verlo, nada de "yo nunca te engañaría con otra porque te quiero a ti y sólo a ti". Que sea tan racional, realista (cuando la realista de la pareja soy yo, ella es más soñadora).

Es una incertidumbre con la que tendremos que vivir. Yo la verdad, no sé si podría callármelo. Como en todas las otras cuestiones me plantea, tendría que encontrarme en la situación de pararlo o actuar, y en caso de actuar, poder callar o explotar.

Todo esto me plantea otras cuestiones que van en contra de lo que me han enseñado y que quizá alguna habéis experimentado. ¿Es posible querer o estar con más de una persona? ¿O querer a tu pareja mientras te acuestas con otras personas, lo sepa ella o no? ¿Fijarse en otras persoans es indicativo que algo va mal en la pareja? ¿Es tan fácil separar amor de sexo? ¿Es posible saber cuando se cruza la línea en una infidelidad, cuando se pasa del "sólo sexo" a algo más? Porque si hay sentimientos de por medio, sí que no estaríamos dispuestas a callarlo.

21 de febrero de 2016

Motivos para NO tener hijos

Después de un mes del post Motivos para tener hijos tenía que escribir la contraréplica. 
Así como una lista de pros y contras. Un post que quería pensar bien. 

No es una justificación. Ni pretende ofender a nadie que haya decidido tener hijos o quiera tenerlos. Tener (o no) un hijo es algo serio y hay que meditarlo. Y más cuando las mujeres (maduras) tenemos esta presión social por tenerlos. Bravo por las que los han tenido, y bravo por las que han decidido que no.

Es un post largo, pero necesario para mí escribirlo lo más completo posible, a veces radical, a veces irónico, pero totalmente sincero.

1. EL MUNDO ES UNA PUTA MIERDA

Sí. Qué bello es vivir. Es verdad, en realidad el mundo es algo maravilloso, podría ser algo maravilloso. Pero por otro lado, es un lugar hostil. Un lugar con malas personas, muy malas personas. Un lugar donde matar el idealismo. donde lees o ves cada noticia y piensas: "parad el mundo, que yo me bajo". ¿El futuro? No pinta mucho mejor.


No me atrae la idea de traer al mundo una persona que sí, tendrá buenos momentos, pero también tendrá sufrimientos asegurados (y de paso, para mí) no por su culpa, sino por otras personas. Secuestros, asesinatos, maltratos, robos, zancadillas, enchufismos, injusticias, desigualdades, da asco la verdad.


2. ES UN SUFRIMIENTO CONSTANTE

En relación a lo anterior, sabemos que querer es sufrir. Sufrir por perder el amor y por si le pasa una desgracia al ser amado. en el caso de los niños, se supone que es un amor superior, por lo tanto el sufrimiento se multiplica por mil. 
- En el embarazo, que todo salga bien, Que sea sano, vaya.
- Cuando es muy bebé, que por qué llora. ¿Tendrá hambre? ¿Le dolerá algo? ¿Tendrá alguna enfermedad grave?
- Cuando es infante, que no se caiga, que no se dé un golpe, que no se ponga enfermo.
- Cuando está más crecido, que no se pierda, que no lo secuestren, que no caiga en las garras de la pederastia.
- De adolescente, que no coja un coma etílico, que no se drogue, que no lx violen, que no se convierta en un bala perdida.
- De joven y maduro, que encuentre trabajo, que pueda independizarse, que encuentre una pareja que le respete, que no se mate con la moto o el coche.
- De mayor, que cuando tú ya no estés tenga una vida digna, aunque sea en una residencia.

Aunque tener hijos tenga momentos maravillosos tengo pánico a tener que enfrentarme a estas situaciones y a sufrir de esta manera de por vida. Sí, soy sufridora y un poco paranoica, nunca descarto que estamos rodeados de gente buena, pero siempre hay psicópatas por ahí sueltos.

3. LOS NIÑOS SON MUY RUIDOSOS

Amo el silencio. Y más desde que llevo tantos años viviendo sola. De hecho, quiero dejar de vivir en la ciudad porque una de las cosas que más me molestan (a parte de tanta gente) es el ruido de los coches. Por una razón que desconozco, los niños hablan gritando. Y además tienen unas voces agudas. Y LLORAN. Berrean. Y claro, disfrutan haciendo ruido (golpeando cosas, qué majos esos amigo que regalan a tu hijo un tambor o una trompeta de juguete...). Se tienen que estimular con colores, ruidos, luces. Sólo de imaginar una tarde entera con un juguete de esos que aprietan botones compulsivamente y suena una vaca, un gallo y un perro me da una crisis nerviosa.

Necesito de vez en cuando estar sola y ver dos o 3 pelis del tirón. O maratón de series. O leer en el sofá. Imposible con hijos.

4. Y MUY AGOTADORES
Llevo un ritmo de vida agotador. Se llega cansada del trabajo a casa. Si se tiene tiempo libre, o lo dedicas a los quehaceres de la casa (cansa) o haces deporte (cansa), o estudias algo (cansa) o sales a tomar algo y cenar con los amigos (duermes menos-ergo cansa), tienes que sacar de paseo los perros (cansa). Yo siempre voy cansada por la vida. Y los niños tiene muuuucha energía. Dedicar energía y tiempo a jugar con ellos, es algo que no tengo no sé si tendré, tenerlos correteando por toda la casa, hablándote todo el rato.., agota. Y no querría ser la clase de madre que enchufa los niños a la tele, o bueno, hoy en día a la tablet o consola para que dejen de molestar. No poderme espachurrar en el sofá cuando estoy cansada o el típico "los únicos cinco minutos al día que tengo para mí son cuando estoy en la ducha" no se me antojan suficientes.

5. PASO DE AGUANTAR PATALETAS Y RABIETAS

No poder dialogar cuando algo no va bien no va conmigo. Esta gente que grita, insulta incluso, o que se cierra en banda y es imposible dialogar con ella, mejor olvidarla. Tener que manejar una persona pequeña que se rige por otros códigos, que saca su frustración, gritando, llorando, tirándose al suelo, pataleando y hasta pegando sus propias madres, perdiendo el respeto, lo siento pero no. Por mucho que eduques bien, es algo inevitable en algunos momentos de la vida del niño.


6. LOS NIÑOS SON MUY CAROS

Mantener un niño hasta su emancipación es carísimo. Entre 100.000 y 300.000 euros. Viviendo en una sociedad en la que apenas nos da para pagar el alquiler (y algunas pocas afortunadas darnos caprichos y algún viaje de vez en cuando) pensar en destinar ese gran capital (más de la mitad del sueldo mensual) en algo tan importante como que no le falte de nada a tu hijo me parece una locura o una irresponsabilidad si no se dispone de ese dinero. La gente dice, bueno, al final te apañas, te quitas de aquí, de allí...Tener la sensación de que podrías darle más calidad de vida económica a tu hijo (que no tenga que comer de Hacendado como yo, por ejemplo) y tener que renunciar a muchas cosas de mi vida por un tema económico, pues no me parece bien, la verdad.


Por no hablar de lo que cuesta hacerlos si eres lesbiana y no quieres concebirlos con un hombre: inseminaciones, o método ROPA, in vitros si es necesario... Y luego, a mantenerlo. Y si quieres adoptar, también caro, largo y costoso.

7. NO TENGO TIEMPO

Como he dicho, el ritmo de vida que llevo no me permitiría dedicar el tiempo que quiero a mis hijos. Por trabajo, entre desplazamiento y todo, paso 11 horas fuera de casa. Más 8 de dormir (que nunca son 8) me quedan cinco horas para dedicar a mi mujer si la tuviera en ese momento, hacer las tareas de casa y buscar tiempo para mí. No me salen los números. Que los críe otra persona no me parece justo si es de la familia (los pobres abuelos esclavos) ni lo deseable si no es de la familia. Además, tendría que pagar por ello (y ya hemos dicho, que de dinero, mal vamos). Se supone que si quiero un hijo es para poder criarle yo, y si no hay tiempo y va a hacerlo otra persona (ya que la ayuda es necesaria, creo yo), ¿para qué tenerlos?


8. NO PODRÍA IMPROVISAR

Si nadie depende de ti y tienes un día malo, después del trabajo puedes ir a tomar algo, de shopping, a la peluquería, al cine o como quiera que te guste pasar las penas. Si algún amigo te necesita puedes cambiar tus planes... eso con un hijo, es imposible. Tienes que volver a casa, o ir al cole a buscarlo para hacerte cargo de él. S


Y aunque hagas planes... he tenido amigos con bebés que me han dicho: hoy es el primer día después de DOS años (¡DOS!) que no salíamos a cenar fuera de casa desde que tenemos la niña. O que no salen directamente porque tiene que mamar cada 3 horas. O porque si no estoy con ella llora. Etc.

9. NO QUIERO CONTRIBUIR A LA SUPERVIVENCIA DE NUESTRA ESPECIE

En relación al primer punto, el mundo está superpoblado, si tenemos ropas baratas (o caras), estamos escribiendo en el ordenador, comiendo una galleta de chocolate... es porque hay personas (algunas niños) que están siendo explotadas, esclavizadas y estamos destruyendo el medio ambiente. Llevo una gran carga moral por vivir como vivo sabiendo lo mal que lo está pasando gran parte del mundo, sean personas, animales o plantas. Me avergüenzo de ser Homo sapiens por la manera en que estamos llevando todo esto. Aunque intente minimizar, el mero hecho de existir implica sufrimiento para otros. No quiero que mis hijos hereden este sufrimiento ni contribuir a él trayendo al mundo una boca más que alimentar.


10. NO PODRÍA VIAJAR (TANTO)

Se dice que aunque se tengan hijos, te los puedes llevar, que puedes viajar. Cierto, pero no como ahora hago. Para empezar, otra vez el tema económico. Si son muy pequeños, es complicado mantenerlos 12 horas en un avión. No puedes caminar hasta la extenuación ni aguantar altas o bajas temperaturas con ellos. Limitan bastante, la verdad.

11. CRÍA CUERVOS QUE TE SACARÁN LOS OJOS

En relación al punto 2 (es un sufrimiento constante), imagina darlo todo por estos hijos, un amor incondicional, y por lo que sea, (porque son personas separadas de ti, básicamente, no son tu propiedad, cosa que muchos progenitores olvidan), terminan delinquiendo o haciendo cualquier otra cosa ilegal. O si no queremos ser tan extremistas, que simplemente pasan de ti, hacen tus vidas y ni te llaman y ni mucho menos te visitan. Todos conocemos casos cercanos de personas mayores que están en el hospital o solas en casa y si hay varios hermanos, siempre hay los que pasan y los que se dedican más a la madre o el padre.


Los hijos son individuos por sí mismos y hay que estar preparados para que no nos salgan como esperamos que nos van a salir (sino, que se lo pregunten a nuestros padres que esperaban que ya estuviéramos casadas con un hombre, teniendo la parejita y un trabajo indefinido y somos lesbianas con gatos y/o perros viviendo en pecado).

12. HAY MUCHAS MADRES (Y PADRES) ARREPENTIDOS

Lo que se habla poco. Si ya es un sacrilegio ser mujer y no tener hijos, imaginad tenerlos y arrepentirse de haberlos tenido. De reconocer que hubieras preferido no ser madre. Y a pesar de todo, aunque muchas no lo adjetiven de arrepentimiento, he preguntado a mujeres de mi entorno (incluso a mi madre, mi abuela y mi padre) y dicen que no lo volverían a hacer. Mi otra abuela tampoco quería tener hijos y tuvo a mi padre por mi abuelo. Así que ya veis, estoy escribiendo este post por  pura casualidad, por ser fruto de los convencionalismos de la sociedad y no de las libertades individuales de las personas.

13. NO QUIERO RENUNCIAR A MI LIBERTAD

Quizá algún día me quiera cambiar de ciudad. O irme al extranjero a trabajar de otra cosa. Quiero hacer muchas cosas en la vida, no tengo objetivos fijos. Todas estas metas o sueños, como queramos llamarlo, son mucho más complicados o imposibles cuando hay hijos de por medio.

Son también una atadura en caso de tenerlos con otra persona. Si luego te separas, son algo que pude generar disputas, sufrimiento en los hijos y nunca podrás desvincularte de tu ex aunque quieras perderla de vista con todas tus fuerzas.


14. NO QUIERO PASAR POR UN EMBARAZO Y PARTO

La biología me tira mucho, y aunque una de las razones por las que tendría hijos sería en parte porque me gustaría experimentar físicamente el llevar un bebé dentro, me da pánico soportar todos los malestares, dolores y sufrimiento asociados a embarazo y parto. Que sí, que estar embarazada no es estar enferma y quizá nos lo quieran vender así, pero creedme, he visto amigas mías transformadas en almas en pena y envejecidas 200 años por el sufrimiento físico de llevar alguien dentro o darle de mamar (varices, tobillos inflamados, diabetes, ojeras, dolor de espalda, pezones agrietados, almorranas, ¿sigo?).



15. NECESITO Y ME GUSTA DORMIR

¿He dicho ya que voy muy cansada? Necesito de 8 a 9 horas de sueño, aunque sólo duerma una media de 6 o 7. Con menos de 7 estoy irritable, lenta, fatal vaya, noto que se resiente mi salud, mi ánimo y mi humor. Con hijos... cuando son pequeños o ya un poco crecidos... lo de dormir pocas horas seguidas es un milagro.



16. SEXO, TACOS, ALCOHOL

¿Y si te da un calentón a media tarde? ¿Y si te apetece un gin tonic mientras ves una peli? ¿Y si sueles decir joder, hostia, mecagoentodo sin darte cuenta? Pues que con hijos en la casa, no te podrás masturbar o acostarte con tu novia cuando te plazca, ni beber dos copas de más y estar continuamente en tensión para dar buen ejemplo.
View post on imgur.com


17. MÚSICA EN EL COCHE

De pasar a escuchar mi música preferida en el coche a los cantajuegos, canciones infantiles varias o lo que es peor, tenerlos con un DVD portátil con películas de dibujitos, creo que rompería los límites de mi paciencia conductora (y no podría maldecir gritando a los otros conductores).


18. ¿Y SI TENGO UN BAJÓN?

Esos días en que no tiene fuerza ni para levantarte. Que te quedarías acurrucada en la cama. Esas épocas depresivas en las que cuesta seguir con la propia vida. ¿Como podría estar pendiente de un hijo si te da una época de inestabilidad emocional? 



TODAS ESTAS RAZONES SE RESUMEN EN DOS (como Los 10 Mandamientos):

- Es una responsabilidad demasiado grande que no es que me sienta incapacitada para asumirla, es que simplemente no quiero asumirla.
- Amo demasiado mi libertad y mi estilo de vida como para cercenarla con la dedicación que necesita una persona que requiere mi atención las (casi) 24h del día.


Otros posts con los que me siento identificada: 

24 de enero de 2016

Fin de una semana mierder

Por fin termina una semana en la que ha habido muchas cosas negativas en gente de mi entorno.

El lunes. mi mejor amiga me dice que se ha separado de su mujer, después de más de 10 años de relación.

Paseando por la calle a mitad de semana, mi perra casi muere atragantada (está perfectamente ahora).

Mientras estaba en el veterinario esperando lo peor, mi prima me dice que lo ha dejado con el novio. Un novio que vive conmigo, si ya de normal era callado ahora es como un fantasma.

Ayer presencié un accidente de moto al lado de mi calle. Bueno, ya había pasado y justo llegaba la ambulancia. El chico no se movía y hoy ha salido en las noticias que ha muerto. Tenía 24 años.

Vaya, que voy con un mal rollo en el cuerpo esta semana y con cierto miedo a salir a la calle... cuando se suman los factores pasear con la perra y cruzar la calle ¡qué tensión!

A la Moza la siguen puteando con los horarios y volvemos a vernos tan poco como antes. A veces sufro un poco por ella porque está mucho tiempo sin contestarme y pienso si no le habrá sucedido nada malo. Esto de los wasaps nos tiene esclavizados. Añoro los chats donde por lo menos te despedías con un adiós y no se dejaban las conversaciones a medias.

Por otro lado he tenido dos noches de fiestuki y bebercio y supongo que la resaca (y preregla) me tiene más sensible. Lo he pasado bien, estas noches de fin de semana. La premisa era: ¿Y si hoy es la última noche? Eso nos llevó a un garito bollero en el que sólo sonaba música latina y reguetón, está muy mal el ambiente barcelonés.

El resto de fin de semana lo he pasado haciendo lavadoras y escribiendo, y aún no he hecho la limpieza semanal. Me temo que lo dejaré para mañana...

10 de enero de 2016

Julianne Moore caracterizada como obras de arte

Un pequeño paréntesis en mis posts profundos para dar paso a una cosa que me ha dejado loca loca y no había visto hasta ahora. Julianne recreando cuadros (y esculturas) famosos.

La amo.

Fotos de Peter Linderbergh

Little Dancer, Aged Fourteen by Edgar Degas


The Cripple by John Currin. MADREDELAMORHERMOSO

 Man Crazy Nurse #3 by Richard Prince. Evitaremos cualquier referencia erótica a uniformes y tal

Madame X by John Singer Sargent. ¿Cómo se puede ser tan elegante?

Woman With a Fan by Amedeo Modigliani.

Adele Bloch Bauer I by Gustav Klimt 
Seated Woman With Bent Knee by Egon Schiele. De rodillas y como tú quieras chata

Aún no sé si las obras de arte están en la foto de la derecha o de la izquierda.

6 de enero de 2016

Motivos para tener hijos

Continuando con la entrada anterior, la verdad es que cuando me empecé a plantear racionalmente lo de tener hijos o no, fue a la inversa: primero pensé motivos para TENER. Porque gente de alrededor me dijo "claro, si sólo buscas motivos para no tenerlos, fácil que te convenzan. Pues la cuestión es que empecé a buscar los "noes" a raíz de que los síes no me parecían suficientes argumentos de peso.
Los niños me gustan. Un rato. Hasta trabajo con ellos. Y aunque parezca que no, tengo muuuucha paciencia. No es cuestión si me gustan los niños o no. Aunque la mayoría de la gente olvida una cosa: los hijos, no son siempre niños. De hecho, lo son unos 12-13 años o así, en el sentido de niños "adorables".  Sé que el hecho de tener tantas dudas implique que seguramente no quiera tenerlos. Es por ello que pensé en razones para tenerlos. Mucha gente lo hacemos para no llegar a viejas y decir: me arrepiento de...".  ¿Te puedes arrepentir de no haber tenido algo?

Las razones que pensé para tener hijos fueron las siguientes. Que además, me las he tenido que plantear por un tema de edad. Si aún tuviera 20 años, esto aún no me lo estaría planteando. Es como si se terminara el tiempo para tomar una decisión, y no lo digo solamente por el hecho de parir o no. Es porque no me gusta que la diferencia de edad sea tan grande entre m/padres e hijos, por energía, por posibles enfermedades, por...

Vamos allá a ver si son convincentes: 

1. ME APETECE TENERLOS 


Bien,  esta es una razón irracional, es decir, la única vez que he querido tener hijos es porque LO HE SENTIDO por el hecho de estar enamorada de una persona, sin pensar en todo lo que conlleva criar y educar una persona. Tengo nombres pensados, situaciones pensadas, he imaginado mi vida con hijos. Era un quiero hijos CONTIGO, del estilo: "yo no soy lesbiana, sólo me gustas tú". Meeec, ¡¡¡Error!!! Seguí enamorada y junto a esa persona, pero ese sentimiento de "proyecto de vida" se me fue. Si fuera un deseo real, creo que siempre lo querría cumplir, independientemente de si estoy con alguien o no. Esta visión de culminación del amor parejil que como resultado da un vástago, es una mezcla de instinto y presión social, y ya veis, a mí se me fue el "instinto". Una consecuencia del enamoramiento, igual que esas "locuras" que se hacen por enamoramiento y luego lo ves con perspectiva y piensa "madre mía...". Por lo tanto no me parece un motivo suficiente, tener hijos hay que pensarlo bien ya que es una responsabilidad inmensa. Se pueden tener muchos proyectos de pareja como acto de amor que no pasen por tener descendencia. 

2. QUIERO TENER A ALGUIEN PARA ENSEÑARLE LO QUE ME GUSTA
La biología me tira mucho. No descarto la adopción, o que fuera mi mujer la que pariera, pero me gustaría experimentar la sensación física del embarazo, aunque para mí embarazo y parto= sufrimiento por el que no quiero pasar. El caso es que, llegara como llegara, me gustaría tener un hijo para transmitirle mi pasión por lo que amo, que escuchara la música que me gusta, que viera las películas que me gustan... supongo que es algo normal, pero también una especie de ganas de dejar un legado de "versión mejorada" de ti misma y alguien que se parezca a ti con quien conectar y compartir gustos. Y joder, ¡además lo has "modelado" tu así! Debe ser la hostia. Además, puedes jugar con ellos, en una especie de "regreso a la infancia". Pero la verdad es que podemos recuperar cosas que hacíamos de niños sin necesidad de tenerlos.

Evidentemente son personas individuales y cuando desarrollen su personalidad, aunque tengan tus valores -o no-, no tiene porqué gustarle lo que tú le enseñaste. Incluso puede ser alguien completamente opuesto a ti. E aquí el ejercicio más difícil de la p/maternidad: dejar que los hijos sean lo que quieran ser y no decepcionarse ni frustrarse por ello. Y cuando son mayores, dejarlos ir sin pedirles nada a cambio. Sentirse con una deuda de por vida por el hecho que te han criado, sí pero no. No sé si me explico. Los chantajes emocionales de padres que dicen "con todo lo que hemos hecho por ti", no me valen.

Total, que la razón de tener un hijo para hacer un "miniyo" me parece una razón egoísta. 

3. SI NO, CUANDO SEA MAYOR ¿QUIÉN ME VA A CUIDAR?
Es verdad, hacerse mayor y estar solo es una gran putada. Tengo terror a la vejez y a la muerte.  Pero en relación a lo anterior, no puedes pensar en tener un hijo para que en el futuro te cambie los pañales y te haga compañía. Me parece egoísta e injusto. Además, ¿quién te asegura que va a ser así? Las residencias están llenas de abuelos con hijos que no van a verlos jamás.

4. LOS NIÑOS SON MUY MONOS

Sí, a ratos son bonitos. Inocentes, se te ablanda el corazón verle sus caritas de ilusión, de alegría... Pero como he dicho, los hijos no siempre son niños y obviamente, no es una razón de peso tener un hijo porque los infantes sean "lindos", "monos", "graciosos" o un ricura. 

5. QUIERO AYUDAR O SALVAR A UN NIÑO
Me parece una opción muy loable adoptar o acoger un niño huérfano, o con dificultades y poder ayudarlos. No sé si alguien lo pone como primera o única razón: si es así, bravo por ellos. Supongo que va sumado (hablo desde la total ignorancia) el querer tener un hijo y ya que hay la opción de mejorar la vida de otra persona, qué mejor que la adopción y/o acogida que traer otra persona nueva a este mundo. Quizá es como debería ser.
También hay otras formas de ayudar a los niños o a otras personas sin necesidad de criarlos, hay múltiples opciones y todas son respetables. 

Siempre me pregunto si cuando somos solidarios es realmente sin ningún interés o para calmar nuestro ego para sentirnos nosotros mejor. La adopción por eso creo que es solidaridad a otro nivel (o no, simplemente habrá gente que lo hace porque no le han funcionado otras vías) y no sé si se puede aplicar ese razonamiento.

Por favor que nadie se ofenda por este punto porque hablo desde el total desconocimiento, todas las aportaciones serán bien recibidas. Si aún estoy en el proceso de tener hijos o no tener, nunca he profundizado en las maneras de tenerlos.


Y ya no se me ocurren más razones de peso, que como veis, no me convencen para dar el paso. Evidentemente no he puesto las que mucha gente, desgraciadamente pone porque las descarto de inmediato: para darle un nieto a  mis padres, porque "es lo que hay que hacer", porque todas mis amigas tienes ya hijos y yo todavía no, porque "son una bendición", porque es lo más bonito que pueda experimentar una mujer... (sic).


¿Os habéis planteado alguna otra que incline o inclinara la balanza hacia el sí?
¿Si tenéis, hijos por qué razón fue? O nunca hicisteis un profundo análisis, simplemente siempre habéis sabido que queríais?

18 de diciembre de 2015

Tener o no tener (hijos) esa es la cuestión

Ya sabéis que he tenido diferentes épocas de si quiero hijos, no quiero hijos, una ya empieza  a tener una edad, blablabla.

Es increíble la presión social que tenemos aunque sea de manera inconsciente. A pesar de no ser algo que haya sido prioritario en mi vida, el hecho que mis amigas tengan ya dos o más hijos cada una, implica que:
- El paso del tiempo es inexorable, me siento mayor. Los últimos 10 años han pasado muy rápido. Pensamientos agobiantes de "Quizá tendría que ponerme, sino luego seré demasiado mayor, tanto para parir como para adoptar".
- Veo por el barrio a otras compañeras de escuela empujando carritos, y las veo señoras, en el sentido de la palabra que sólo viven por y para sus niños.
- Tener que soportar las típicas "¿Y tu cuando te animas?" "Pronto tendrás una miniNosu, ya verás, aunque digas que no" etc etc etc.

Afortunadamente creo que he aguantado menos de estos comentarios por el hecho de ser lesbiana y no haber tenido relaciones (exceptuando la primera) de nos enamoramos a muerte-nuestro único objetivo es casarnos y parir.



Los sentimientos son contradictorios, pero yo creo que si hay dudas, es porque no se quiere o es mejor no hacerlo. Con un hijo no se puede hacer el "bueno, cuando lo tenga seguro que me gusta porque será mío". Gran error por el que creo que pasan muchos padres y madres.
Otras razones esgrimidas para tenerlos tampoco me convencen o parecen éticas: así tendré quien me cuide de mayor y no estaré solo (JA!), le podré enseñar lo que a MÍ me gusta, le podré la ropa que yo quiera, hará todo lo que yo no pude hacer... Claro, hay gente que no tiene razones, simplemente le apetece y puede (o no)  y ya está. Sólo digo que cuando hay dudas, yo soy muy de analizar, demasiado racional quizá, pero práctico. Es una decisión crucial a tomar en la vida.



El otro día les pregunté a mis padres y abuela si se habían arrepentido de tener hijos. Dijeron que no (por la cuenta que les trae), pero que si ahora tuvieran que hacerlo (siendo jóvenes, se entiende) no lo harían. Que si mira como está el mundo, que es bonito pero mucho sacrificio... hablaban como añorando todas las cosas que hubieran querido tener en su vida y no las tuvieron porque nos tuvieron a mi hermano y a mí. Mi madre dijo que tenía miedo (MIEDO fue la palabra), pero bueno, que suponía que lo hicieron por inercia, porque es lo que tocaba, igual que creo que sigue pasando a pesar de estar en pleno siglo XXI. Hasta amigas que decían que no tendrían hijos, que ellas eran más de perros y gatos, han terminado teniendo.

Mi padre dice que no quiere nietos. Lo tiene clarísimo. ¿Aguantar otra vez berridos, pañales...? quita quita. A mi madre le haría gracia, pero que si no tiene no pasa nada. Es que a ella le cuesta más romper los esquemas mentales de rol tradicionales (por ser mujer, supongo), pero lo acaba consiguiendo.


Nunca me han gustado los niños (ni cuando yo era niña y veía bebés por la calle y en cambio mis amigas se paraban a hacerle carantoñas), nunca he querido coger bebés en brazos, y aunque a ratos los vea monos y adorables (que conste que trabajo con niños y más de uno adoptaría de lo monos que son) creo que he llegado a la conclusión que no quiero niños porque luego crecen y se convierten en adultos. Y a mí, en general, me gustan las personas pero no me gusta la gente. No sé si me explico.



En el siguiente post mis análisis de razones que corren por mi cabeza de niños.SI - niños.NO

25 de noviembre de 2015

Coincidiendo con el 25N

Hoy en la hora de la comida en el trabajo, no sé porqué, se ha iniciado una conversación entorno al acoso callejero. Éramos unas 10 personas, 8 chicas y 2 chicos. La Presunta ha empezado explicando como una vez de niña un señor le pidió un favor. Acto seguido otra compañera: "pues a mí una vez". Otra: "pues yo un día en el metro...". Y así TODAS, pero TODAS, e inclusive los dos chicos, hemos ido explicando algún episodio (más de uno por persona, en algunos casos) que habíamos sufrido.

Lo triste del caso es que en casi todas las "anécdotas" la reacción eran sonrisas. Del palo "uuh, que fuerte!", "¡qué tonticas éramos! ¡Qué pavas! escandalizándose por esos encuentros sexuales, como cuando un niño oye cacapedoculopis y se ríe. No sé, yo lo veía bastante grave a medida que cada uno iba contando sus historias, de risa ninguna. Cosas que pasaron hace 20, 15,10 años y ayer mismo, en el propio trabajo. Hasta los chicos habían sufrido acoso, a uno incluso, lo llegaron a besar en la boca.

"Es que hay gente que está enferma"

"Están mal de la cabeza".

"Es que ya son mayores, hay cada viejo que..."

Pues no. Como diríamos las feministas, no son enfermos, son hijos sanos del patriarcado.


Me entristece ver que gente joven, con estudios, acceso a la información sigan viendo como normal estos acosos. El machismo está tan interiorizado que hasta nos culpamos. He intentado que se percataran de lo que estaba pasando.

De ahí he pasado a hablar de la ocupación del espacio público, tanto físico (piernas abiertas en el transporte público)  como no ("piropos"), el paternalismo (no me sienta bien que un camarero que no conozco de nada me llame niña, le rebata y aún me explique sus razones sin cabeza ni pies de porqué llama niña a todas las mujeres)....


Como podéis suponer, el debate no ha continuado. Los feminismos siempre se dejan para luego. Total, ¿hay cosas más importantes no?

17 de noviembre de 2015

El simulacro/Transexualidad infantil

Ya sabéis que por H o por B La Moza y yo aún no vivimos juntas. No es que no tengamos ganas, pero surgen los miedos normales y cada uno ponemos nuestras excusas (ella más que yo) para mantener nuestra independencia casera. Hemos planteado alguna vez hacer EL SIMULACRO, es decir, que se venga a vivir conmigo un período "de prueba" y si sale bien mudarse definitivamente. Sí, como lo de empezar una relación en plan "pero no somos novias" y al final acabar haciendo too lo que hacen las novias. Esta semana tenía que empezar el simulacro, pero como yo estoy de vacaciones y ella de baja, tampoco vale mucho... pero ya será estar muchas horas juntas sin ser unas vacaciones de viaje (situaciones habitualmente estresantes). En fin, ya veremos, no hay prisa.



Por otro lado, el otro día mi madre me contó que había visto un documental sobre menores transexuales. Estuvimos hablando un rato sobre el tema, pasando por los roles de género, feminismo... si la transexualdiad es un tema complejo para los que nos hemos informado, imaginad para alguien no iniciado y que se ha educado durante el franquismo. La verdad es que aunque suelte algún chascarrillo, (el "problema" de ser transexual) es de agradecer que en todos estos años haya abierto un poco su mundo y haya descubierto que hay una cultura LGTB (flipó cuando descubrió que había libros, pelis, etc dirigidos a nosotrxs). Estoy francamente contenta. Casualmente también en poco tiempo vio la vida de Adèle, porque la dieron por la tele. Algún día le cuelo el libro.