22 de marzo de 2020

10 días encerrada

Desde que se anunció la suspensión de las clases, llevo confinada 10 días en casa. Solo salí el martes media hora para comprar comida y otra media ayer, para lo mismo. Durante todo este tiempo lo he llevado bastante bien. De vez en cuando yo haría estos parones, porque suelo necesitar tiempo para mí y agotarme al cabo de varias semanas de trabajo. La cosa es ahora diferente, porque es un encierro obligado, pero no ha sido hasta hoy que me han empezado los pensamientos negativos.

Los primeros días fueron un poco duros. Cuando vivía sola, yo no tenía costumbre de ver las noticas porque me saturaban, cabreaban, o me entristecían. A LaGuapa sí que gusta ver las noticias, y además, en TV (lo poco que yo me informaba lo hacía por internet, huyendo de amarillismos y textos apocalípticos). Con lo que, al bombaredeo de noticias del monotema, se le sumaba la conversación-discusión de después (porque en algunas cosas tenemos opiniones opuestas).
Ella es enfermera y ve las cosas desde dentro, y no puede evitar ver incoherencias en este confinamiento. Eso también significa que tiene que ir a trabajar, lo cual ahora no sé si es una suerte o una desgracia (para ella, para mí y para sus pacientes), pero no estamos 24 horas juntas y tengo mis momentos de soledad deseada.


Por mi parte a los 4 días del cierre me quedé en el paro. Pero me he mantenido ocupada, soy muy de salir pero también tengo miles de cosas que hacer en casa. No soy muy familiar así que no echo de menos a mis padres ni resto de familia. He intentado aislarme al máximo de las noticias. Tengo además la suerte de tener un piso con una terraza grande y luminosa.

Pero hoy ya he empezado a notar un poco este pesimismo generalizado que se respira. Puede ser de haber dormido poco las dos últimas noches (descontrol de horarios y cerebro demasiado activo). Puede ser por haber leído historias personales en twitter de gente a la que se le ha muerto familiares.

La muerte de mi única abuela viva hace tiempo que me pasa por la cabeza, porque está feo decirlo, pero es mi abuela preferida. Es muy mayor, así que tarde o temprano el momento tiene que llegar. Pero sería muy horrible que muriera en esta situación. Afortunadamente (o no) vive justo encima de mis padres, con lo que no está sola 100%. Pero eso significa que también está esporádicamente en contacto con una persona que sale a la calle a comprar. No sé si el ánimo que me transmiten mis padres por teléfono es para que no nos preocupemos más de lo normal o porque no se están tomando en serio la posibilidad de infectarse.

Prefiero no pensarlo, pero la posibilidad de una muerte cercana se ha vuelto hoy real.

28 de enero de 2020

La adolescencia que nos perdimos las lesbianas

Hoy he tenido un día de esos que cuesta arrancar. Tanto, que no he conseguido arrancar en todo el día. Solo tenía ganas de terminar la jornada laboral y volver a casa, no ver a nadie. Como la típica tarde de domingo, pero en martes.

Tengo mucho trabajo para hacer en casa, pero tenía que desconectar. Es decir, cerveza, sofá y música. Tengo muchos fetiches musicales, y Mónica (Naranjo) es uno de ellos. En esas que me ha dado por poner dos vídeos suyos a los que no había hecho mucho caso (Perdida y Doble Corazón). Digamos que Mónica sabe explotar su lado sexual, y es una parte que no me importa.




Porque tanto el personaje como el físico de Mónica me pone como mujer que es y que soy. Sola en casa, alcohol y mujeres, pues me ha dado por... no, guarrillas, me ha dado por filosofar*. La cerveza me pone trascendental. Después de ver en bucle varias veces "perdida" estaba ya viendo el minuto 3:05 del vídeo:




Y me encontrado pensando: "¡Qué piernas dios mío!". Y automáticamente: "qué libre me siento pensando esto. Qué libre me siento pudiendo expresar, AUNQUE SEA PARA MÍ MISMA, que una mujer me pone cachonda".



Seguramente para algunas, sobretodo si sois jóvenes y de países -por lo menos sobre el papel- poco homófobos, esto os parecerá una chorrada. Para otras, no tanto. (A partir de ahora teneis que leer con la actitud siguiente:)


Os imagináis en el despertar de la sexualidad, cuando en teoría toca ese despertar (adolescencia), pudiendo haber tenido esos deseos, esos sentimientos, esas ganas de expresión, sin sentir que había algo malo en vosotras, que porqué a tus 18 aún no habías besado a un chico, que porqué pasados los 20 aún no habías tenido novio, proqué no sentías nada cuando por fin lo tuviste y te la metía...

¿PERO QUÉ HAY DE MALO EN MÍ? 

Pues nada, solo que NO SABÍAS que una mujer te podía atraer sexualmente. Porque eso no existía, y si sabías que existía, no era lo correcto.


No es que tuviera una adolescencia dramática, pero cuantos años robados, cuantos años me arrebató la educación y mi entorno social del momento (años 90) para vivir una sexualidad plena y libre.

Dicen que en los 40 es cuando una mujer vive más plenamente su sexualidad, pero amigas, no es solo por la experiencia, es por ese empoderamiento que se consigue al haberte despojado de todos tus prejucios machistas, y en nuestro caso, además, lesbófobos. Ese machismo y lesbofobia interiorizada.

Ese primer amor a los 15, ese primer beso adolescente, ese amor de instituto ya nunca lo podré tener. Pero ver una mujer, que se me abran los ojos como platos y una corriente eléctrica me llegue hasta la entrepierna sin sentirme culpable, eso ya nadie me lo podrá quitar.



*Bueno, filosofar y alguna cosilla más...

29 de agosto de 2019

Creo que soy una persona PAS

Ya sé que este año no he escrito tan regularmente como solía. Pero he tenido un año complicado a nivel mental, y no he dado para más. Si algún día dejo de actualizar, es que me he muerto. Por lo menos una despedida (si algún día tengo que abandonar esto) la haré. yo es que soy muy considerada, correcta y tal.

Después del estrés de la(s) mudanza(s), de todo el año acumulado, del viaje con amigos, del viaje con LaGuapa... pues me he puesto enferma, cómo no. El agotamiento y el estrés, al final hace que el cuerpo diga: pues si no paras tú, te paro yo. Y así ha sido. Ahora intentando mentalizarme por si vuelvo a trabajar (a ver si me llaman de la borsa de trabajo), y a ver qué condiciones serán para ver si realmente me quiero dedicar a esto o no (domesticar adolescentes). Por si acaso me apunté a un curso de como encontrar trabajo "de lo mío". Hay una vocecita que me sigue diciendo que la cabra tira al monte (literal).

Con mi nueva vivienda estoy contenta, parece ser que este año no me moriré congelada en invierno, ni tendré que convivir con varias especies de hongos debidos a la humedad, y he cumplido uno de mis sueños, tener una gran terraza para poner mis plantas, mi tumbona para leer, mi comedero para pájaros mi huerto urbano mi... sí, muchos proyectos. Ya que no puedo vivir cerca del campo, por lo menos traerme un trocito a casa para meter las manos en la tierra aunque sea.

Ahora tengo que ir cogiendo ideas

A lo que iba, en los últimos meses me ha llegado información sobre las personas PAS (Personas Altamente Sensibles), y aunque aún me falta mucho por investigar y los tests psicológicos no hay que fiarse 100%, a falta de un diagnóstico profesional creo que soy una de estas personas. Para quien no lo conozca, resumiendo a tope así de memoria, es un rasgo de personalidad que presenta el 15-20% de la población (humana y de otras especies), con características como:

- Mayor capacidad de recepción de estímulos, podríamos decir, un sistema nervioso más "activo, delicado" o  como queráis llamarlo. Es decir: sentimos más el dolor, molestan más las luces, ruidos, olores, o los percibimos cuando otras personas no PAS no lo hacen....
- Procesamos la información de manera más profunda. Hablando mal y rápido: le damos muchas vueltas a las cosas.
- Más empatía y conexión emocional. Esto es agotador y a veces, hace sufrir bastante.
Características de los niños y niñas altamente sensibles (NAS)


De todo esto se pueden extraer otros rasgos que normalmente tienen las PAS: preocupación por el medio ambiente y sufrimiento de los seres vivos, creatividad, que se te pongan los pelos de punta escuchando música o llorar al ver una escultura, asustarse fácilmente, no soportar las pelis de miedo o violentas, no saber decir que no... en fin, que la lista es larga y la información es mucha.

Aunque tenga su parte positiva porque vivimos todo más intensamente, claro, también vivimos más intensamente lo negativo, y cuando nuestro sistema nervioso no puede más, pues eso: crisis de ansiedad, somatización, depresión y afines.

De esto concluyo que: si bien mi vida no va a cambiar por haber descubierto esto, sí que me ha dado algunas respuestas y puedo trabajar mejor los "qué exagerada eres", "qué asocial", "respira, que no hay para tanto", " es que lloras por todo" que he recibido desde que era pequeña y hoy en día aún.

Bienvenidas a mi nuevo yo.


Si queréis saber si sois PAS, dos tests: 
Test oficial asociación de profesionales PAS España. Navegad por la web también para más info.
Test de la Dra Elaine N. Aron (la psicóloga que definió el rasgo). Es de la página de la asociación de personas con alta sensibilidad de España. Allí pues también tenéis más info del rasgo.

Seáis o no PAS, seguro que alguien que conocéis lo es -aunque esa persona no lo sepa!-, así que contra más información tengáis, mejor entendimiento entre todas y todos.

7 de julio de 2019

Cuando un círculo se cierra

En 2012 escribía esto:

"Por la vida te vas encontrando con personas interesantes que no tienen ni idea de la marca que dejan en los demás y somos tan estúpidos que para seguir no sé qué tipo de código moral callamos cobardes y no se lo hacemos saber".

Todo venía porque la Presunta2, la chica que sin saberlo me hizo recuperar la fe en el amor después de mi primer palo gordo, se iba fuera de España y di por asumido que no la vería nunca más, ya que no habíamos entablado una amistad-amistad. Evidentemente, nunca le dije que (creo que) me enamoré de ella.

5 años después pasó lo inesperado, la Presunta2 volvió a España y a mi vida. Tenía una segunda oportunidad para ser amigas, porque relación ya tengo claro que no (y ya no siento eso por ella).

No hemos ido quedado asiduamente, tengo claro que no estoy al nivel de una relación estrecha, por eso me sorprendió que me invitara a una celebración de vida, de su vida, tras un proceso de encontrarse a sí misma, depresiones, ansiedad y otros detalles en los que no entraré por respeto a ella.

Confieso que me costó un poco, porque suponía también enfrentarme a mierdas mías de salir de mi zona de confort. Pero me puse el único vestido que tengo en mi armario, me subía al coche de dos desconocidas rumbo a una casa aislada a hora y media de mi ciudad junto a 50 personas más desconocidas (amigos y familia suya). 

Durante el evento, se abrió totalmente, nos leyó un discurso que había estado preparando durante estos 5 años (que han resultado los más oscuros de su vida) y tuvo una dedicatoria personalizada para todos los allí presentes. Fue todo muy emocionante, la verdad. 


Y lo vi claro. Vi claro que era el momento de decirle, aunque fuera en el "libro de visitas", que gracias a ella, a su simple existencia, mejoré como persona y salí un poco del pozo oscuro en el que estaba yo en ese momento. Eso que en 2012 me quedé guardado, por fin me ateví a decirlo (un poco maquillado, no le declaré mi amor obviously) y sentí que estaba cerrando otro círculo, que me quedé en paz. 

Y que dejar cosas pendientes de decir, sobre todo si son bonitas (aunque nos parezcan avergonzantes en su momento) puede incluso llegar a salvar vidas. 

Me alegro de no haber llegado tarde y haberlo podido expresar.

18 de junio de 2019

No estaba muerta, ni de parranda

Creo que este ha sido el intervalo de tiempo más largo que he estado sin escribir, en estos 11 añso de blog, unos 5 meses. La verdad es que han sido meses en los que no he parado, y al final el agotamiento me hacía tumbar en el sofá viendo la tele o navegando sin rumbo por las redes sociales, cosa que hace mucho que quiero cambiar.

En un intento de mejorar mi salud, me apunté al gimnasio y a yoga, y a eso he dedicado muchas tardes. También he seguido todo el curso con la autodefensa feminista. Todo esto sumado a la vida social y parejil, más algunas tardes de trabajo de profe, la vida no me ha dado para más.

Este primer curso como profe, ha sido bastante duro, sobretodo por el número de sustituciones que me ha tocado hacer. No tenía tiempo ni información para adaptarme a ningún sitio. Espero que el siguiente sea diferente y sepa organizarme.
Por fin acabaron las clases y ahora queda la convocatoria extraordinaria, juntas, vacaciones y demás.


He terminado mis sesiones con la psicóloga. Dos años casi, fui por una cosa, luego te metes en otras... y vaya, noto que he crecido y cambiado más en estos dos años que en muchos de mi vida. Aunque la vida sigue siendo dura, gestiono mejor los cambios, practico más la gratitud y me doy cuenta que voy cumpliendo casi todos mis objetivos.

Por lo menos tengo objetivos.



El siguiente, bastante estresante, es una mudanza. Aunque lo habíamos hablado a largo plazo, las cosas se han precipitado y LaGuapa y yo nos vamos a vivir juntas a principios del mes que viene. Estoy ilusionada y acojonada a partes iguales, pero lo último, cada vez menos. Al fin hemos conseguido encajar y hace meses que la cosa fluye como deseábamos. Y nos hemos descubierto la una a la otra mucho más, y nos ha gustado.

A seguir apostando, ahora a una carta más
alta.


3 de enero de 2019

Reset

Han pasado algunos mesecillos desde la última entrada.

He estado ocupada estrenándome en mi nueva profesión.

He estado ocupada cuidando de mi perra hasta su muerte.

He estado ocupada de concierto en concierto y de cerveza en cerveza.

He estado ocupada en autodefensa feminista.

He estado ocupada acompañando amigas en el tanatorio.

He estado ocupada renovando mi contrato de alquiler.

Y he estado ocupada seduciendo y dejándome seducir.

Sabéis qué, con La Guapa no han sido unos inicios fáciles. De ver nuestros miedos cara a cara y afrontarlos, y ver como podemos encajar. Quizá demasiado racional. Mucha valoración, mucho examen sobre si nos convenimos una a la otra.

RESET



Ahora va todo sobre ruedas. Y sabéis qué, que creo que en otras relaciones pasadas todo fluía fácilmente, o se dice que en los inicios todo tiene que ser fácil.... pues quizá no. Quizá en el pasado todo era fácil porque yo cedía siempre, callaba, me adaptaba a la otra, cedía a sus deseos o caprichos.

Esta vez me hago valer. Y eso no es fácil para mí ni para la otra. Supongo que sorprende encontrarse a alguien que se haga respetar cuando apenas le conoces y no sabes si apostar por alguien que no te lo ponga fácil no por capricho, sino por mantener su autoestima. Tampoco es fácil arriesgarse a hacerlo por alguien que todavía no pondría la mano en el fuego por ti. Superar ese miedo a que se marche.

Pero prueba superada, porque intuimos que vale la pena. Que nos valemos la pena. Espero que esté sirviendo para construir unos cimientos sólidos de una relación basada en el respeto.
Y en el amor.


14 de octubre de 2018

Sí que existen chicas valientes

LaGuapa solo necesitó menos de 6 días (por suerte) para afrontar lo que le pasaba y volver a contactar conmigo.
Sin saberlo, por lo que me dijo después, yo había superado una prueba velada e inconsciente que era respetar su espacio-tiempo y no escribirle durante el tiempo en el que debía pensar qué le pasaba y qué quería hacer con nuestra no-relación. Y es que el respeto es la base de nuestra relación, como debería serlo en todas.

La verdad no me costó mucho, primero porque nos conocemos de hace poco y aunque hablábamos cada día, no tenía el hábito muy arraigado. Segundo, porque yo ya me estaba mentalizando que cuando me volviera a contactar sería para decirme un adiós definitivo.

Yo soy mujer de poca fe. 

Tercero, porque la rabia me duró unos cuantos días, y cuando yo ya entraba en la fase tristeza y pérdida de fe, me escribió.

Yo que no he nacido ayer y como os dije en el post anterior, sabía que lo que le pasaba es que era de las que tienen miedo de amar y dejarse amar, por si sale mal, miedo de perder el control. Afortunadamente (para mí, para las dos) ha elegido el camino que creo que poca gente elige una vez fue consciente de sus miedos e historias varias: continuar juntas. O sea, siguiendo el post anterior, yo pedía "Chicas que te digan: mira, tengo miedo, no sé si esto va a salir bien pero me gustas y vamos a afrontar este miedo de lo nuevo y desconocido juntas".

Pues resulta que era de ese tipo de chicas. 


Supergirl no. Wonderwoman


Y yo que me alegro, aunque ahora tengo que recuperar yo poco a poco la ilusión (y la confianza), porque después del bache hice por perderla rápido. No tengo el subidón que tenía antes de esto, pero creo que vamos por el buen camino.


6 de octubre de 2018

Chicas valientes

Me gustaría pensar que aún existen las chicas valientes.

Chicas que te digan: mira, veo que hay algo entre nosotras que no encaja, no me gustas lo suficiente, será mejor que lo dejemos.

Chicas que te digan: mira, tengo miedo, no sé si esto va a salir bien pero me gustas y vamos a afrontar este miedo de lo nuevo y desconocido juntas.

Chicas que tengan claro lo que quieren y tiren para adelante con las consecuencias, que no te vendan una moto y luego se echen para atrás.

Chicas que tengan el valor de reconocer que creían que estaban preparadas para una relación pero no, porque asoman traumas del pasado con exparejas o vete tú a saber.

Chicas que sean valientes para amar y dejarse amar.



Mirad, da igual el tiempo que tú te prepares en sentir: vale, ya estoy preparada para conocer a alguien nuevo y si sale mal, no haré un drama.

Da igual que tengas clarisísimos todos tus valores para que encajen con los de la otra persona, que tengas claros los límites que no quieres pasar y con eso fabricarte un millón de filtros para asegurarte que sí, que esa chica cumple estos requisitos y los has validado con sus palabras y sus actos.


Porque te puedes encontrar con chicas no valientes que de un día para otro se agobian, se confunden y se lían.

Como si te hubiera pedido matrimonio. Como si te hubiera dicho de ir a vivir juntas. De tener hijos. De no separarnos nunca más. De ir contigo a todos lados, de pedirte opinión, de no poder vivir sin ti. No, chica no. Ya hablamos que el compromiso no era esto. Y estábamos de acuerdo. ¿Volveré a ver a LaGuapa? Se "desconfundirá"? No lo creo.

Es jodido volver a recuperar la fe, ahora. Es un toque jodido a la autoconfianza. Y tú tienes que tener muy clarinete cuáles han sido tus actos para no cargar con la responsabilidad de que has sido tú quien la ha agobiado. Ver si realmente no te has comportado correctamente o si la otra intenta cargarte su cobardía. Esto es muy importante analizarlo chicas, porque en cualquier momento pueden minar la seguridad que tienes en ti misma.


"En el momento menos esperado encontrarás al amor de tu vi...

NO

"Cuando menos te lo esperes aparecerá esa chica que...

NO

Cos I'm a Supergirl.
And Supergirls just fly.

Y no sé donde estará otra supergirl que vuele a mi altura.


1 de septiembre de 2018

Chute de endorfinas y oxitocina

De vuelta de vacaciones, me planteo el nuevo curso como una continuación de los retos que me había planteado.

No alargar más allá de lo necesario estar en mi nuevo trabajo que no resultó tan estupendo como pensaba. Quizá mudarme. Seguir con el crecimiento personal.

Por el momento os contaré que a la primera cita le siguió una segunda, una tercera, una cuarta, una quinta... a pesar del "no quiero pero en el fondo quiero", cogí el toro por los cuernos, me tragué el miedo y seguí conociendo a LaGuapa. Es inevitable hacer el examen mental de requisitos (ella también me lo está haciendo a mí, y de manera más o menos consciente, siempre lo hacemos cuando conocemos a alguien). Y aunque lógicamente haya cosas que me gusten menos que otras, y algunas que me asusten, el principal indicador que la cosa va bien por el momento es que todo es fácil, todo fluye. En la cama encajamos a la perfección, desde la primera noche me atrevería a decir. Total, que nos pasamos el rato follando, comiendo, bebiendo y saliendo.

Me trata como una reina, pero sobretodo, me respeta. Nada de sentirme en estado de alerta todo el rato por si hago algo que le pueda molestar, como me pasaba con EsaChica. WYSIWYG. What You See Is What You Get. Lo que ves es lo que obtienes. He decido mostrarme tal como soy, por primera vez he enseñado algunas mis heridas y me he quitado la armadura. Si te gusta lo tomas, sino, lo dejas. Pero de momento, sigamos drogándonos con todo lo que sale de nuestros cuerpos y mentes.

15 de agosto de 2018

10 años de blog

Escribo este post desde el pasado, porque hoy me marcho de vacaciones y no pienso abrir el blog. Tampoco lo pienso cerrar. Hoy hace 10 años que empecé en la bollosfera (lo cual también significa que hace 10 años SuperEx me dejó), y aunque esto ya no es lo que era, aún me sirve de lugar de encuentro y desahogo. 10 años es mucho tiempo....
Cierta persona siempre decía que el blog se abría para ligar, y una vez se encontraba pareja, la gente lo abandonaba. No es mi caso, si ha habido épocas en las que he escrito menos, sobretodo últimamente, ha sido por exceso de trabajo y llevar cuerpo y mente al límite y sobretodo porque he llevado mis escritos a un ámbito más privado. Ha sido bonito recuperar lápiz y libreta, es bonito volver a leer libros de papel y dejar de lado la frustración de no poder terminar ebooks.

Es imposible hacer una retrospectiva del blog. La verdad es que en 10 años han pasado muchas cosas, aunque siento que en último año y medio mi evolución personal ha sido brutal. He hecho mucho trabajo personal. Suelo echar de menos aquella chica de 20 tantos años, aunque he de reconocer que la sabiduría y experiencia de los casi 40 me hace sentir en un peldaño superior.

Gracias al blog he encontrado buenas amigas, enemigas, gente con la que salir, parejas sentimentales, parejas sexuales y mucho aprendizaje. Me ha ayudado mucho psicológicamente en momentos de perdición.

En 10 años el tono del blog ha pasado de bollodrama a frívolo, a profundo, a obsceno, a reflexivo, a absurdo, a... muchas cosas mezcladas. Por un blog puedes conocer mucho a una persona (más que por un estúpido hilo de Twitter, como los odio) pero también os diré que un blog y lo que se vierte en él no definen a una persona. Afortunadamente soy una persona con muchas facetas.

Animo a las personas que leen y nunca han comentado que lo hagan hoy, aunque solo sea para decir hola.

Sed felices.




























No están todas las que son, pero son todas las que están. Si quieres más #Mujeres, clica