3 de mayo de 2015

Sentirse observada como lesbiana

Hace tiempo que no tenía la sensación de sentirme observada cuando voy con la Moza por la calle. Estas sensaciones las dejé muy atrás, justo cuando salía del armario, que eran constantes. Era desagradable pero me sentía muy activista, compensaba el mal rato con las miradas de aprobación o indiferencia del resto de la gente.

Sentir la mirada clavada de varias personas por ir de la mano, besarse o abrazarse en lugares públicos. Ya hace mucho que aprendí a pasar de esto, tanto que ni siquiera lo percibía.

Pero no sé por qué me vuelve a pasar. A decir verdad, siempre voy con la antena puesta, para percibir posibles peligros por mostrar cariño en público (es triste, pero es la realidad). Soy de esa generación que nos educaron férreamente a tener miedo a salir por la calle (no vuelvas sola, evita calles oscuras, no cojas un taxi sola, no andes cerca de portales o furgonetas, etc. etc. etc.)

Pero como en estos casos no me visibilizo, cuando lo hago en situaciones de no-peligro, me siento observada. Supongo que es mi percepción, no por que la sociedad haya cambiado su actitud. Y ya no es sólo por el hecho de sentirse señalada en plan bicho raro -algún día volveré a estar de vuelta, lo sé-, es notar la mirada sucia de los hombres que nos miran. Porque sí, la inmensa mayoría de la gente que se te queda mirando sin ningún tipo de reparo, son hombres, y es inevitable pensar que por su cabeza pasa algo de índole sexual. Entonces me muero del asco y suelto a la Moza de la mano o no la beso más, y eso me produce una impotencia y una rabia increíble.

11 comentarios:

  1. Vamos a reírnos un poco: ¡seguro que os miran porque estáis muyyyyyyyyy buenas! Yo también me volvería ;) Relaja...

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo perfectamente, a mí me pasa lo mismo. Antes iba más o menos tranquila por la calle cogida de la mano de Id, pero tras un par de incidentes muy desagradables, me corto más en mis manifestaciones de afecto. Pero lo que me da más rabia es esa mirada oscena y sucia que comentas de algunos hombres. Es repugante! Y eso que estamos en Barcelona...

    ResponderEliminar
  3. "Todas las sombras del universo, son incapaces de apagar la luz de una pequeña vela"

    Hacen falta valientes para cambiar las cosas , hacen falta para que quienes más miedos tengan se lancen a soltarlos. Los pasos atrás son mejores para coger impulso.

    ResponderEliminar
  4. Creo que puede ser una reacción totalmente normal ante lo revuelto que está el patio últimamente. Las agresiones a homosexuales han aumentado, la semana pasada se nos señaló desde las altas esferas como grupo de riesgo, hay movimientos políticos que no cuentan mucho con nosotros... todo eso creo que hace que nos veamos en una situación más inestable que se traduce en malestar e inseguridad también a la hora de salir a la calle.

    ResponderEliminar
  5. Es un tema complicado de narices. He pasado mi heteromocedad sin valorar la privacidad, porque a nadie le importaba si te morreabas con tu noviete en cualquier parte a esconder caricias y ejercitar besos fugaces. ¿Qué cambia las cosas? ¿Que seamos dos mujeres? Aún recuerdo la experiencia de advertir que un fulano se hacía una gayola a nuestra costa por un par de caricias y besos. ¿Tanto excita a un asqueroso a 100 metros cuatro muestras de cariño? Claro que aún preferiría eso a la mala educación de un par de moros borrachos dirigiendo palabras obscenas a dos jovencicas que no molestaban a nadie a los que mis amigos y yo tuvimos que parar los pies. Los muy imbéciles.

    ResponderEliminar
  6. joder había escrito el comentario y no se ha publicado....empiezo de nuevo! yo decía que...

    Bah! la próxima vez que vayas con la Moza y te pase eso, le arreas un buen morreaco delante del mirón de turno.

    No por mi condición sexual pero si por una enfermedad física, me siento observada y te entiendo perfectamente. Esa sensación de querer sacar la recortada y empezar a dar tiros a los que me miran con cara de asco!

    ResponderEliminar
  7. Por supuesto que será difícil, pero no se puede permitir. Si se permite se retrocede hacia la involución. Estoy con La Vie en Rose... si no quieren taza, taza y media. Si te ven con miedo no sólo ladran, también muerden.

    ResponderEliminar
  8. Yo es un tema que no he superado, sigo sintiéndome observada desde el primer día. Ahora con la rubia incluso más, porque los hombres la suelen mirar (a ella, claro...) y mi impotencia es que no puedo darle un beso o agarrarla de la mano. No por ellos, si no por ella. :(
    En fin, son situaciones que vivimos cada día y cada una la llevamos como podemos...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. a mi mujer la pone muy incomoda las manifestaciones de afecto en publico... yo nunca fui por dada a ellas (ni antes ni ahora). Pero cuando esas manifestacones son mecanicas o automaticas (ejemplo un beso en la boca al despedirnos en una esquina) ninguna de las dos se detiene a mirar si alguien nos esta mirando o no. Simplemente nos comportamos como cualquer pareja.

    Eso q las manifestaciones de afecto publicas de los heterosexuales no generan morbo o material para los pajerlis, es mas que discutible... puedo recordar un par de episodios de mi adolescencia

    haberlos ahilos y de todos los colores... y no creo q les cambie mucho si son dos mujeres, dos hombres o uno y uno

    el pajero es pajero...

    saludos

    ResponderEliminar
  10. Yo estoy al final inmunizada. Después de ir a los baños orientales de la Barceloneta , para mujeres y niños, de pequeña con nuestra tía y viendo hombres agarrados a la verja sin dejar hueco, solo por ver mujeres en bikini (principios de los 80).Después de hacer nudismo toda la vida en la playa, en presencia de los mirones, los ligones de playa al acecho, un tío filmando a unas chicas y que otros bañistas le destrozaron la cámara y lo echaron s hostias e incluso de pequeña de un pederasta que afortunadamente no me afectó a mi y que los bañistas consiguieron retenerlo hasta que llego la
    Policía . Y también como no , las miradas sucias de las que habláis . Hace tiempo que me
    inmunicé, y aplico el mensaje de la pintada de la antigua playa nudista-gay de mi infancia , la de chernobil en Sant Adrià, la más socorrida y a mano antes de la de la Mar Bella, que decía : "Los mirones son gente enferma , ignorándolos ayudaremos a su rehabilitación " , y eso , todos estos tipos de especímenes son enfermos a los que bloqueé hace tiempo a que me turbara o generara emociones negativas que acortan años de vida o recortaran ni uno solo de mis momentos (públicos ) de felicidad con mi mujer :)

    ResponderEliminar
  11. La gente mira todo lo que no esté dentro de su "anormal cabeza normal", es decir. Para ellos existe una "normalidad", que yo no comparto, claro está, y todo lo que se salga de ahí, lo van a mirar, unas veces más descaradamente que otras.
    Tengo 39 años y he vivido años con pareja heterosexual, y desde hace unos cuantos años ya, con el amor de mi vida, mi mujer. Puede ser que me sienta más observada ahora... porque somos dos mujeres que vamos de la mano, y nos abrazamos y besamos en público, pues sí, pero también me han mirado muchas veces por mi pelo "no normal", y por mi forma de vestir en otras etapas de mi vida....
    La gente es espectadora de las vidas de los demás, y ¿sabeis que pasa?, que se pierden la suya. Peor para ellos. Nunca he sufrido la homofobia en mi piel, y espero que continúe así. Mis hijas son felices con sus dos mamás, y en el cole va todo bien de momento.
    Miradas sucias....que asco...las ha habido toda la vida. Hombres que se giran a amirar unas piernas o un culo de una joven que pasa por allí, que hacen cosas que no deben en público... Mejor ignorar sus comportamientos obscenos, esa gente no tiene remedio, ni cura...
    Abrazos a todas!!!

    ResponderEliminar