2 de enero de 2011

Ya van terminando las fiestas

Menos mal.
Las comidas familiares me aburren y cargan a partes iguales. Tengo la suerte de tener familia pequeña y vivimos todos en la misma ciudad, así que nos vemos a menudo y la Navidad, ahora que ya no hay críos, no representa nada especial. Lo más destacado ha sido lo siguiente:

- Pasé una nochevieja inesperada multinacional con canadienses, franceses, escocesas y alemanas. Es muy divertido tratar de hablar o entender inglés con los conocimientos básicos y las bebidas espirituosas por la sangre. Al final me quedé dormida en el sofá y me cagué en el que me despertó para irnos (ya me podrían haber dejado dormir allí).

- Los comentarios de siempre sobre que el alcohol (se refieren al vino bueno) es bueno para el cuerpo. Y que siempre tengo frío porque no bebo. Qué pesadez, después del resacón de nochevieja, cómo voy a beber el día 1?

- Mi prima es una crack: después de varios años sin comer carne (vegetariana por convicción) hoy se ha comido un canelón de pollo, ternera y cerdo y ha hecho un brillante comentario sobre el machismo en el pesebre: la mujer hilando, la mujer fregando en el río, la mujer sacando agua del pozo. Por contra los pastores tumbados ante el fuego, los adoradores tocando la pandereta y un tío cagando.

- Como se conoce mi condición ya no tengo que soportar las típicas preguntas de "¿todavía no tienes novio?", aunqué sí algunos comentarios desafortunados como cuando mi primo ha mostrado su repulsa ante esta situación hipotética como haría cualquier mortal:


Obteniendo como respuesta:

¡Van a pensar que eres maricón!

4 comentarios:

  1. Si es que estas reuniones dan para eso y para más

    aleee que solo quedan reyes

    ResponderEliminar
  2. Tendrás todos los regalos de Reyes preparados, ¿no?

    Hale, venga, a empaquetar que no queda ná ;)

    Bsus de Amp

    ResponderEliminar