1 de julio de 2011

Conversaciones con heteros

Ayer decidí de repente la decoración de la habitación que menos uso, a pesar de no ser fan de esta mujer ni de Tarantino:

Mato por estas bambas




















No sé si uno, otro, o los dos. Me gusta más la foto del 2, pero el amarillo es muy poderoso y quedaría de lujo en mi pared violeta subido.

Todo fue a partir de una fiesta sorpresa que le preparamos ayer a una compañera muy querida que se marcha del trabajo, en principio de excedencia, pero en el fondo de mi corazón sé que no volverá. Después del regocijo que provoca haberla llevado al lugar donde la estaban esperando todos sin que sospechara nada, seguimos el fiesteo en un bar donde había carteles de todo tipo, entre ellos los dos de Kill Bill, con una tele en medio, con el truño del Hormiguero y la petarda de Cameron Díaz siendo entrevistada. Y sin venir a cuento, la jefa empieza a hablar de la peli y de Uma y se añaden dos más. Yo le digo que a Uma no la encuentro guapa, y contesta: a ver, es que la Cameron, con perdón, tiene cara de chupa... en cambio la Uma no es que sea guapa, es que está buena. Que mi jefa diga que Uma Thurman está buena, no tiene precio, aunque no lo diga en el mismo sentido que lo diría yo. Y siguen criticando y cotilleando, sale Verónica Blume en la conversación, y que si ésta es guapa, que si la otra es atractiva, en fin, me encanta tener estas conversaciones sobre mujeres con otras mujeres que no sean lesbianas. Y luego se ponen a hablar de tetas y sujetadores, claro. Que si mira qué canalillo me hace este sujetador con foam, que si yo antes tenía más tetas, que qué tetas más bien puestas tienes... vaya, el paraíso jaja. Y yo pienso: a ver, ¿no son conscientes que la interpretaciones que hacen ellas de estas conversaciones no son las misma que las mías? ¿Que por fuerza les voy a mirar las tetas? Pero no se cortan ni me excluyen y esto es lo que mola.

La verdad es que puedo sentirme contenta por tener estas compañeras y compañeros que viven mi visibilidad con normalidad, poder hacer bromas con el frankfurt y las pescadillas, hablar de mis exes  refiriéndome ellas como a una mujer y no al impersonal "pareja", ver pasar una tía y poder poner el modo Arturito ON y decir "O-leee" sin que los compis me miren mal. 

Cuesta llegar hasta aquí, pero cuando se llega, es media vida. Bueno, casi la vida entera, ya que no tengo que mutilar parte de mi personalidad por el miedo al qué dirán. Ya estoy de vuelta de todo eso.

Tenía que robar esta foto de Utopía



6 comentarios:

  1. Niña, de fiesta un jueves!!! realmente vives bien :-)

    ResponderEliminar
  2. Definitivamente mejor el cartel amarillo que el otro, tal y como dices combinará mejor con el color de la pared. (Esas bambas son la caña y son taaaaaaaaaaaaaan cómodas. Date el gusto y píllatelas).
    Ole tu y ole tu visibilidad.
    Buen finde!

    ResponderEliminar
  3. Las zapas son geniales, y haber llegado a ese punto mucho más. Yo tengo otra: Bitch, i´m so gay que cago magdalenas... :-)

    ResponderEliminar
  4. Venga ahora matarme!!! Yo no he visto la peli!!! o_O, se de que va... una mujer que el dia de su boda aparecen los malos y se cargan a to' el personal incluyendola a ella (con un tiro en la cabeza) pero que no la mata y va vengandose por ahi...con una mala lexe de tres pares de narices ( normal, le jodieron la boda a la mujer...) pero vamos, que no se como acaba...ya la vere algún dia.

    Me ha gustao' la imagen, tiene su punto, me ha recordado al tag que habia en twitter de "soy tan lesbiana"

    Buen finde!

    ResponderEliminar
  5. Mi hermana tuvo esas Asics amarillas :P

    Qué alegría verte cómoda con tus compañer@s y que encima disfrutes de la conversación de #tetas xD

    Bsus de Amp

    ResponderEliminar
  6. Jaaajajaja. El mensaje del cartel de abajo es la rehostia. El rollo que llevas con tus compañeros del curro es envidiable.

    ResponderEliminar