9 de julio de 2011

Sana y salva

Tal y como relata perfectamente Blau en su blog, ayer fui a dar el visto bueno a su nuevo piso. Sus fotos ya lo dicen todo: una cena espectacular de esas que notas como te explotan las glándulas salivales de placer cada vez que te metes el tenedor en la boca. Y eso, después de una semana malcomiendo restos neveriles, es estar en la gloria. Me reafirmé además en que tengo que completar mi huerto de balcón: ¡la ilusión que hace encontrar en la comida o en los mojitos menta y tomillo de cosecha propia!

Me gusta curiosear la casa de los demás porque puedes hacerte una idea de como son, y la suya está llena de cultura y cosas interesantes. Tanta que la tienen repetida y me puedo llevar un trocito a casa:

Qué detallito el cacuts de gracias por venir ehhh

Generosidad a raudales, no sólo de cosas materiales y muchas risas, como el momento grupo facebook "qué guapa sales en esta foto, no pareces tú" que por mucho que intentara arreglar sólo empeoraba más. Tomé buena nota de la táctica de seducción que hará que hasta las heteros-objetivo caigan rendidas a mis pies y me prometan amor eterno.

El alcohol iba haciendo sus efectos y el cansancio también, así que llegó la hora de marcharse. Me vi en casi la otra punta de la ciudad a las 2 de la madrugá, y a pesar de tener la intención de coger un taxi hasta los buses, como buena catalana que soy, me niego pagar una tarifa de taxi con la que podría ir y volver a Zaragoza en bus por el mismo precio, así que empecé a andar en busca del bus nocturno. Es ese medio estado de alerta borrachuzo en el que, en la oscuridad de la noche y sin un alma en la calle, te vienen a la cabeza todos los episodios de CSI y Bones en los que mueren atractivas rubias inteligentes, y piensas que el violador asesino te asaltará en la siguiente esquina y Stella Bonasera analizará la piel de tu agresor que tendrás bajo las uñas o Temperance Brennan las marcas perimortem de tu esternón y metacarpos. Busqué alguna bici mal atada y hasta se me pasó por la cabeza arrancar una del bicing con mi fuerza sobrehumana, pero al final seguí andando a buen paso hasta llegar a los buses y llegué con los pies el doble de gordos y rojos que su estado habitual y unos gemelos y glúteos envidiables.
Esta mañana quería morir del sueño y la pseudoresaca, pero ha valido mucho la pena. ¡Gracias!

Además me lo he pasado bomba en el trabajo (atención a la frikada) desembalando y montando microscopios nuevos que olían como cuando me regalaron la primera nintendo en los ochenta (a porexpan y plástico). ¡Esto es la felicidad!

2 comentarios:

  1. Nosu,
    Que bonito! sinceramente lo pasamos estupendo en tu compañía y nos alegra que haya sido recíproco. Cuando regreses de tierras lejanas, nos encantaría repetir contigo otra velada.

    Lo tuyo es un poco exponencial, vales por 2, comes por 4, eres divertida por 8... jajaja ;-)

    Menos mal que Tempe, no tuvo trabajo contigo!

    Besos

    Drac&Princesa

    ResponderEliminar
  2. Bueno, pues leído el post de Blau y el tuyo...ya no me cabe duda de que fue una velada estupenda cargada de todos esos ingredientes imprescindibles...como son la buena compañía, sentido del humor, buen feeling...y of course...buena comidita!!
    Espero que ya te hayas podido recuperar de esa pseudoresaca!!
    Bsoss

    ResponderEliminar