26 de mayo de 2013

Qué fin de semana más largo...

El viernes me emborraché indecentemente como hacía años que no lo hacía. No sé, se nos fue a todos de las manos de una manera bastante absurda, llegando a probar cosas tan raras como mojitos de regaliz. Lo peor fue a la hora de volver a casa a las 2 de la mañana. Sorprendentemente el bus llegó al instante, pero al cabo de unos minutos tuve que bajar, estaba un poco... mareada. Así que para despejarme y ganar tiempo, empecé a andar, andar, andar... en la dirección del bus, hasta que caí en la cuenta que no sabía dónde estaba y seguramente el bus habría girado en algún momento. Ni rastro de ninguna parada. Seguí andando a toda leche, en parte porque hacía frío, en parte por ese agobio nervioso que te coge cuando vas pedo y te quieres salir de tu cuerpo.



Pensé en llamar, no sé a quién, almenos compartir mi desesperación... sin batería. Lo que significaba que tampoco podía mirar el gps. Perdida en mi propia ciudad. Giré una calle, luego otra pensando que me había reubicado... y al cabo de hora y media (4,5 kms?) reconozco una calle... ¡salvada! o no. Había llegado al mismo punto donde había cogido el autobús. Caminando en círculos, como en las pelis cuando se pierden en el bosque.

Total, que en lugar de tardar media hora en llegar a casa tardé dos o dos y media (como pa tener una concepción clara del tiempo) y... ESTE FINDE ME TOCABA TRABAJAR.

Os podéis imaginar la resaca monumental, que por suerte a finales de domingo parece que remite. No sé ni cómo he sobrevivido al curro, ha sido HORRIBLE. Y hoy tengo unas agujetas en los gemelos del pateo pa flipar.



Ahora estoy esperando la Moza que venga a darme la segunda dosis para curar lo que me queda de resaca, y me encantará darle la noticia que la peli basada en el cómic que le regalé para Sant Jordi ha ganado la Palma de Oro de Cannes. Más que nada porque la noche que me la quería llevar al huerto, estuvo tonteando con una francesa hija de no sé quién que se la intentaba camelar prometiéndole pases para CaNNNNNNNNs. Es nuestra broma interna, ya que la francesa desapareció de su facebook (sí, ¡llegaron a agregarse y todo!) y obviamente nunca ha ido a Cannes... me eligió a mí.



Ay que me despisto, la peli es ésta


Es coproducción española, así que espero verla en algún cine.



8 comentarios:

  1. Vaya viernes más intenso!

    :D

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Que recuerdos me trae eso de estar perdida en tu propia ciudad y el dolor de gemelos.. De vez en cuando está bien recordarlo...!

    ResponderEliminar
  3. Trabajar con resaca! eso puede ser mortal!! y más con la caminata que te pegaste.
    Tengo unas ganas enormes de ver esa peli! en Francia no se estrenará hasta el 9 de octubre! a ver cuando lo hace aquí...

    ResponderEliminar
  4. wwooowww que éxito!!! ese libro me lo deben.

    ResponderEliminar

  5. Cuando bebas demasiado, tómate dos pastillas disueltas en agua de ACTRON.
    La mejoría es inmediata. Ejem.

    ResponderEliminar
  6. jajaja vale, leyéndolo te ríes, imagino que viviéndolo no te haría ni p... gracia, pero me suena que no es la primera vez que te pierdes en tu ciudad no? :P lo bueno de la mía es que si me pego dos horas pateándola me daría tiempo a atravesarla varias veces, aunq fuera en círculos ;) esas vueltas de pedo que duras son! Saludos Nosu!

    ResponderEliminar
  7. La primera foto me ha dejado muy descolocada. Que mala pinta con esa peluca. Si te has encontrado la mitad de mal que esa criatura lo has pasado muy mal.

    ResponderEliminar
  8. Porque un taxi, aunque sea una vez al año no era una opción, no? xD
    Me acuerdo de la francesa, grande!
    Ya avisarás si ves la peli en algún cine!!!

    ResponderEliminar