24 de agosto de 2014

Los padres de ella

Al fin, el día llegó. No fue un café en una zona neutral, para estar el menos tiempo posible para una primera toma de contacto seria. Fue por todo lo grande, para celebrar el cumpleaños de su padre un fin de semana enterito con su viernes en su casa de veraneo, y no sólo sus padres, también sus tíos y su hermano y su novia (que ya conocía de otras veces).

Pero no fue necesario, porque todo fue sobre ruedas, o eso me pareció. Parece que les he gustado (parezco "seria, centrada y responsable") y yo me sentí muy cómoda. Sí, me lo ha preguntado como cinco o seis veces y lo vuelvo a repetir, me sentí como en casa, muchas risas y cachondeo, sólo estaba un poco alerta para no meter la pata (¿podré decir palabrotas? ¿tendré que comer algo que no me guste?). Así que yo contenta y ella también. De hecho me hubiera quedado más días de poder, recuperé lo que hace años que no tengo: estar en verano fuera de casa al aire libre sin hacer NADA, sólo comer bien, jugar a las cartas y perrear. Estar en familia, vaya (¡no os quedéis ahora con la imagen que estuve en plan vago servida a mesa puesta! -casi-).


En fin, que en realidad más que miedo (ya no tengo edad para estas cosas)  por conocerlos, he alargado al máximo la cosa porque yo soy muy poco familiar, mi familia es pequeña y vamos bastante a nuestra bola y ellos son casi lo contrario. De momento no se ha dado el caso, pero esto es el pistoletazo de salida a reuniones y compromisos con la familia política tipo Navidad, regalos, etc., que es lo que más pereza me da. Así que a ver como se desarrolla la cosa y.... ¡a ver cuando es su turno! Ella sí que está cagadita, no se atreve a conocerlos, pero como ya he dicho, mis padres tampoco me han pedido conocerla (son cotillas en otro estilo).

De hecho lo mejor que me he llevado de ese finde, es otro punto de vista sobre La Moza para conocerla un poco más gracias a observar cómo hablan entre ellos, su manera de pensar, sus fotos y anécdotas del pasado... que yo hablo poco pero observo muuuucho jaja. Es más fácil entender por qué es de cierta manera una persona conociendo sus raíces para así quererla un poco más. ¡MOLA!

3 comentarios:

  1. Nosuuuuu, oohhhh me encanta! vivan las reuniones familiares. :-)

    ResponderEliminar
  2. No sé si al final logré publicar un comentario anterior, así que por si acaso lo repetiré, como el ajo.

    Te sigo desde hace unas semanas y me encanta el tono de tu blog, me gustaría que me contaras como una seguidora más!

    Veo que el fin de semana ha dado para mucho y te lo has pasado bien, que es lo importante. A ver qué nos cuentas cuando le toque a ella!

    Nosotros también somos una familia grande, pero por parte de padre pasamos generalmente unos de otros (con mis tíos hace años que no hablo) y por parte de madre también los hay bastante pasotas, pero aun así, me encantan este tipo de reuniones con los que quiero.

    Saludooooos :)

    ResponderEliminar
  3. Bienvenida Verdades edulcoradas! Si quieres puedes también seguir el blog añadiéndote en la barra izquierda, donde pone fanes.

    Hsta la próxima!

    ResponderEliminar