26 de agosto de 2014

Sandra Barneda (¿casi?) sale del armario

Ayer estaba yo zapeando antes de ponerme New Girl

Qué monada Jess


y se me apareció Yolanda Ramos (en un programa de estos de Telecinco que supongo que se sientan en sofás y hablan) y Sandra Barneda contando una anécdota que tuvieron juntas en TV con Jose Luis Moreno. Lo que ya no llegué a ver (me he enterado en AmbienteG) es el trozo en que Sandra, no sé por qué porque desconozco el contexto de lo que hablaban, se planta y hace un discurso emotivo tan necesario de los que se estilan últimamente (Jodie Foster, Ellen Page) sin llegar a su nivel. Porque habla de ella, pero principalmente pide respeto para hombres y mujeres, dice que basta de armarios y que es injusto que por la orientación de cada uno se juzgue a la gente. Veámoslo: 





Sandra Barneda es una chica que me gusta de siempre, ya desde que empezó en la televisión autonómica catalana me fijé en ella y luego me gustó más por el simple hecho que está(ba?) con una mujer. Ya sabéis, ese impulso inicial que tenemos los LGTB a que nos caiga bien o nos pretenda gustar cualquier cosa (como bodrios de pelis, ¿quién no ha sufrido eso?) relacionada con nuestro mundillo bolleril. Por eso también me leí su libro. Algunos lo harían porque es una cara conocida, las bolleras lo hicimos porque la que escribía también lo es -y de paso para ver si salía tema en el libro-. Porque faltan referentes (sí, son necesarios, no entraré en debate ahora) que no son lo mismo que ejemplos a seguir, ojo. Y cansadas de conformarnos con las migajas nos emocionamos con cualquier cosa que pueda llevar los colores del arcoiris. Por eso a veces vemos cosas donde no las hay, porque de siempre hemos tenido que estar buscando subtextos y cosas veladas. Y no, en Xena no había subtexto, estaban liadas y punto.


Hasta donde yo sé (porque no veo TV y sólo tengo la información de Sandra que corre por internet) Sandra no llevaba en extremo secreto su relación (Incluso se publicó que estaban casadas pero luego lo desmintió), pero las veces que era noticia por estar con una mujer se cabreaba (como cuando la sacaban en listas de los homosexuales más influyentes de España y cosas así), ya sabéis, el rollo de "mi vida privada es mía", y que sacar del armario a la fuerza está muy feo, cosa con la que estoy de acuerdo. Quizá ha llegado su momento y con este discurso ya estaba preparada, pero a mí me ha faltado un "soy lesbiana, soy bisexual" soy lo que sea. Que nos lo imaginamos porque lo sabemos de antemano y porque una persona hetero es poco probable que dé discursos de este tipo. Sandra no sale del armario (¿o sí?), no habla de si misma pero sí a la vez, no sé como explicarme. En el fondo es coherente (¿o no?) porque dice que no cree en etiquetas, así que entiendo que no diga textualmente "soy lesbiana", pero en cambio sí que usa la etiqueta mujer y dice que es orgullosa de serlo.

Me da igual, yo quiero su pelo

Le pasa lo que nos pasa a la gran mayoría de nosotrxs: llega un momento en que explotamos, pretendemos estar fuera del armario, defendemos nuestros derechos o nos los ganamos, pero según la situación nos escudamos en los mismos engranajes del sistema heterosexista y nos seguimos semiocultando. Como el tema de las etiquetas y cómo se usan (esto da para otro debate). Como lo que dice que la vida sexual sólo importa a dos. Que sí, que salir del armario no es coger un altavoz y salir pregonando "¡follo con mujeres!" como muchos se imaginan, es poder hablar de tu pareja como los heteros hacen CONSTANTEMENTE sin tener que ocultar su sexo. ¿Ellos sí pueden hablar de su vida privada pues? ¿Puedes decir "basta de armarios" pero luego decir que no vamos a hablar de nuestra vida afectiva y sexual? Y repito que sí, yo también he pecado y sigo pecando por ocultarlo a veces después de más de 10 años out and proud.

Aun así, aplaudo a Sandra por decir estas cosas en ese canal rancio, poco a poco vamos sacando la cabeza como ya hicieron Jesús Vázquez y Boris Izaguirre aunque sea en telecirco.


20 comentarios:

  1. Ayer me quedé muerta viéndolo. Y que sepas que sucribo todas y cada una de tus palabras. A mí hay gente que me gusta porque sí, y no encuentro explicación. Porque me caen simpáticas, porque creo que son serios, que hacen bien su trabajo, o porque se pintan bien los ojos, llámalo X.

    Si que es cierto que por Internet, ya era más que evidente saber la orientación sexual de Sandra Barneda, y es cierto también que solo Sardá le preguntó abiertamente si ella estaba casada, y ella solo contestó "no, no estoy casada". Pero no dijo nada más. Ni confirmó ni desmintió nunca nada.

    Eso sí, ayer creo que tuvo una oportunidad brillante para decirlo. Yo, que no era capaz de cerrar los ojos, puse la tele cuando salió Revilla y al rato entra mi madre en la habitación para decirme que no apague porque cree que "va a salir del armario".

    Un discurso que sin duda alguna dejó sin habla a mucha gente. Que recibió un montón de comentarios favorables en facebook y todo lo que quieras, pero creo que aunque fue una evidencia y no lo pudo decir más claro sin decirlo claramente, cuando la puerta estaba abriendo volvió a tirar para cerrarla.

    No tiene obligación de decir nada, porque como bien dice es su vida privada y debería dar igual que duerma con una chica o con un chico. Eso si, opino como tú, ya le hubiera quedado fetén si hubiera cogido y lo dice abiertamente.

    Sea como sea, es una gran profesional, y con lo de ayer dio una gran lección.

    Un beso Nosu.

    ResponderEliminar
  2. El discurso se basa en la palabra RESPETO. Todo lo demás, sobra.

    ResponderEliminar
  3. estaba incómoda, muy incómoda, dio un discurso bonito pero tenía toda la presión y decidió usar la primera persona del plural en algún momento y dar así gusto a mucha gente, que declararse abiertamente lesbiana. no la critico, si el tema era que Patricia Yurena lo ha dicho abiertamente y porque ella ha querido, está claro que quien lo haga debe hacerlo por las mismas razones y que aunque se necesiten referentes en este país, no tenemos ningún derecho a obligar a nadie a ser abanderada de algo de lo que no quiere ser. supongo que no quiere que su prestigio profesional se vea hecho añicos por hacer una declaración pública de su lesbianismo. Ella decide sobre su vida,porque es su vida, igual que nosotras sobre la nuestra.

    ResponderEliminar
  4. Algo me ha llegado de lo que largó esta periodista, pero como el programa me parece una bazofia me niego a ver un nanosegundo aunque la gente se confiese de forma abierta o cerrada.

    ResponderEliminar
  5. Fantástica la referencia a Luz Casal !

    S.

    ResponderEliminar
  6. http://www.paralelo36andalucia.com/eres-lesbiana-no-persona/

    ResponderEliminar
  7. En el enlace que pega anónimo en el comentario anterior hay un artículo muy recomendable del que extraigo una frase:

    "Las mujeres que matan sus parejas no son asesinadas por ser personas, sino por ser mujeres; los palestinos no son masacrados por ser personas, sino por ser palestinos; los negros no sufrieron el apartheid por ser personas, sino por ser negros en un mundo dominado por los blancos; y lesbianas, gays o transexuales no hemos sido obligados a ocultarnos por ser personas, sino por ser gays, lesbianas o transexuales."

    Es FUNDAMENTAL recordar esto. Evitar las palabras que nos hacen libres equivale a negar el movimiento de liberación, y ya basta, ¡leñe!

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que han salido varios artículos criticando su speech, y es que contra más lo analizo, más veo que el mensaje tiene el trasfondo homófobo de "estoy super a favor de los gays y tal mientras se queden en su casa y no aireen su vida privada" y los demás tópicos como los lobbies, etiquetas... puaj. Ay, lo de la vida privada, otro concepto que se entiende mal, como el feminismo...

    Un discurso un poco preparado para sus 3 minutos de gloria.
    Es más sangrante si realmente es lesbiana. Si no se lo dice ella, no lo diré yo, aunque me parezca evidente. ¿Homofobia intetiorizada?

    http://www.huffingtonpost.es/jose-luis-serrano/diez-consejos-a-los-famos_b_5720424.html?utm_hp_ref=spain

    ResponderEliminar
  9. SAndra hace un comentario en favor de la libertad individual, el respeto y no ser ni más ni menos y le caen h0stias como panes por no decir la palabra mágica. Me parece mucho más importante que se viva en el día a día con """normalidad""", a que se ponga un cartel luminoso que se vea desde la Solluz, pero parece que para ciertas personas si no sales con la bandera entre los dientes, tu orientación sexual pintada en la cara y un megáfono, eres un/a homosexual de segunda que se autoodia y homofobo.
    CAda uno hace lo que puede, quiere o le sale de las narices, de eso se trata en la vida siempre desde el respeto.

    ResponderEliminar
  10. No se trata de eso. Sigo sin entender por qué para una chica decir "mi marido" es lo más normal del mundo y en cambio decir "mi mujer" es ponerse un cartel luminoso y un megáfono y ser una bollera radical.

    Que no se esté de acuerdo en cómo llevó el discurso no quiere decir que no se la respete, faltaría más.

    Lo que chirría es que haga un alegato de "basta ya de armarios", y deje al aire la ambigüedad de si la persona de la que está tan orgullosa que está a su lado es hombre o mujer, así como decir que la orientación sexual forma parte de "la vida privada".

    Pero bueno, paso a paso.

    ResponderEliminar
  11. http://blogs.publico.es/shangaylily/2014/08/29/sandra-barneda-y-la-homofobia-sigilosa/

    ResponderEliminar
  12. Yo creo que Sandra en su día a día hace vida complemtamente normal incluyendo eso que comentas de de cir " su mujer", pasear con ella o ir al cine juntas.
    Yo creo que pecó de generalidades, quizás por pudor o por no personalizar

    ResponderEliminar


  13. Recomiendo este artículo que explica muy bien las razones del enfado que provocó su discurso:

    http://www.ambienteg.com/television/lesbiana-la-palabra-prohibida

    “Lo más frustrante de las mujeres lesbianas es su empeño en agarrarse a lo que denominan “su vida privada”. En eso los hombres gays nos llevan no sólo años de ventaja sino toneladas de valor y coraje. Hay poca consecuencia y coherencia entre las pocas mujeres de las que se sabe que son lesbianas. Y habría que dejar una cosa clara y muy políticamente incorrecta: mi vida privada es lo que yo pueda hacer en la cama (u otros lugares) y con quién o quiénes. Hablar de mi pareja con naturalidad, del mismo modo que hacen los heterosexuales en todo momento y lugar no sólo no se puede denominar vida privada sino que es incluso una cuestión política (por la cuenta que nos trae). Hasta del más reservado de los heterosexuales se sabe quién es su pareja o siquiera si la tiene. La clave es la naturalidad y la relativización de las cosas. Dejar ya el victimismo y la ocultación y dar la cara de una puta vez sin hacer dramas de ello.

    Y no, nadie está obligado, pero por agradecimiento a quienes nos precedieron, por solidaridad con quienes sufren por ello y por celebración de las libertades que tenemos, sí, es conveniente hacerlo (conveniente que no obligatorio, ojo).

    Por todo ello, Sandra, no puedo emocionarme con tu discurso. No puedo levantarme y aplaudir. No puedo sentir más que pena porque en el fondo, muy en el fondo de tus palabras, lo que pides es que te dejen estar tranquila en tu armario (aunque solo sea de la vida pública), entre perchas y bolas de alcanfor. Por supuesto, tú sabrás los motivos. Solo tú sabes qué grado de aceptación tienes de tu homosexualidad, pero a mí la impresión que me queda es que en realidad te cuesta asumir por completo que eres eso que no dices con todas las letras.

    Espero que algún día termines de hablar claro. No porque nadie te obligue, sino porque te nazca de forma natural. Igual que espero que Elena Anaya dedique otro Goya, ya no a su amor, sino a su novia, a su esposa o similar. Simplemente espero que en algún momento seas una lesbiana visible y bien orgullosa de esa etiqueta que no has elegido. Como muchos lo somos. Y sí, basta ya de armarios. Pero de verdad de la buena. Desde el máximo respeto te lo digo.”

    ResponderEliminar
  14. A mí el discursito de la Barneda me pareció una absoluta e insultante CHORRADA. Es otra manera de decir lo de siempre, “soy homosexual pero no tengo por qué decirlo porque esa es mi vida privada”, es decir, seguir escudándose en esa vulgar excusa de la intimidad y la vida privada para no hacer público lo que sí hace falta que sea público para que sirva de referencia a muchos y muchas adolescentes, jóvenes o personas de todas las edades que quieren encontrar en los medios públicos homosexuales visibles que no se avergüencen de serlo para poder identificarse o vivir sus vidas sin tanto miedo, extrañeza ni rechazo. Sandra, bonita, sí que hay dos caminos, el de Jodie Foster o el de Ellen page, el del ampararse mezquinamente en el “yo no quiero usar etiquetas” o el de la visibilidad normalizadora, y tú no has elegido el más valiente, sino el primero, el del eufemismo facilón y la ocultación, cuando precisamente ha sido gracias a tantos hombres y mujeres que no dieron tantos rodeos y que se llamaron a sí mismos gays y lesbianas, sin eufemismos y sin medias tintas, que se haya conseguido que tú puedas dar tu discursito en la tele, vivir con tu pareja y pasear de la mano con ella.

    ResponderEliminar
  15. chorrada al canto, al contrario de muchos, la Barneda siempre me cayó mal, es una trepa y una soberbia (recuerdo una metedura de pata colosal entrevistando al Dioni). su discurso es a todas luces patético y fiel reflejo de lo que siempre me había transmitido esta mujer. el programa hable con ellas parecía que iba a ser una cosa y acabó en otra. gente como la que trabaja en 'sálvame' es lo peor, pero mucho peor son estos amarillistas disfrazados de "serios", que van de 'repetables' y periodistas tipo Ana Rosa Quintana, Emma García o la propia Barneda y que son aves de rapiña en busca de la lágrima fácil. pero estas cosas las explican otros mucho mejor que yo (lesbiana, la palabra prohibida):
    http://www.huffingtonpost.es/javier-martinez/lesbiana-la-palabra-prohibida_b_5728106.html

    ResponderEliminar
  16. Sobre ella mi opinión es sesgada porque ya digo, no conozco esta mujer más allá de las fotos o lo poco que pude cotillear por internet sobre su orientación.
    Han salido multitud de artículos que expresan mucho mejor nuestra indignación, me gusta que los vayamos recopilando aquí.
    Acabo de leer el de Libertad Morán que os recomiendo, además enlaza a muchos otros sobre el tema.

    http://libertadmoran.blogspot.com/2014/08/la-lesbiana-la-persona-la-mujer-y-su.html

    ResponderEliminar
  17. Yo creo que la gente esperaba más, y no lo dijo. Es lo que tú dices, que es muy guapo defender y decir que hay que basarse en el respeto, y decirlo sin decir.

    Me refiero, abrió la puerta para decir "Basta ya de armarios", (que como grito de guerra está muy guay) y la cerró para seguir dentro.

    Yo soy hetero y tampoco veo el problema que tiene mucha gente a la hora de decir "mi mujer" que "mi marido". He comentado en mi blog varias veces que tengo varias amigas lesbianas y me confesaron tardar en decírmelo POR TEMOR A QUE LES RETIRARA LA PALABRA.

    ¿Acaso tenía que temer yo que me la retiraran ellas porque a mí me gusten los hombres? Al ver el miedo que tienen ellas, luego piensas en gente conocida y claro, pensará que van a perder su prestigio, o yo que sé, vete a saber.

    Para mí, un discurso muy guapo si al final lo hubiera dicho. Que sí, que todos lo damos por hecho desde hace mucho, y que no lo tiene porqué decir también, pero le faltó sal. Para eso mejor se hubiera callado como hizo otras veces.

    No veo yo que esta se marque un Ellen Page, para nada. Por otra parte, pasa un poco lo mismo con Anabel Alonso, que todo el mundo lo piensa y jamás dijo nada tampoco.

    En fin, que tendrá que pasar mucho tiempo hasta que alguien, sea famoso o no, tenga el coraje de decir sin miedo a rechazo de ningún tipo "soy gay" o "soy lesbiana". Que sea tan normal como ser hetero, y que no sea noticia. Que eso es lo que veo preocupante.

    ResponderEliminar
  18. Aunque ya he dado mi opinión por otros foros, me gustaria decir que segun leo opiniones y veo en discurso que sio, pienso un poco como Nosu, en el sentido de que tanta insistencia por la privacidad acaba haciendo el discurso homofobo.

    La verdad, yo a Sandra la he conocido por habladurías y por la controversia que ha generado en la red, así que mi información es incompleta. Como he leído antes, mejor es informarse antes de hablar para no meter el cuezo.

    Despues de leer mucho, y sobre todo lo que ha escrito Libertad Moran (Gracias Nosu por mencionarla, porque hace mucho que no la seguia) me quedo con la siguiente frase de su post para mostrar mi opinion:
    "Lo que no se nombra, no existe”. Nombrar es visibilizar, dotar de una identidad, unos referentes y un sentimiento de pertenencia a una comunidad, grupo o colectivo, por eso cada uno tenemos nombre y apellidos y no un número de serie"

    ResponderEliminar
  19. "los que somos gays"

    Ni tan mal

    ResponderEliminar