21 de septiembre de 2014

Quiero vivir en el campo

Ya hace bastante tiempo que comento medio en broma que necesito un cambio, pero cada vez siento más esa necesidad. Un cambio no sé bien de qué, lo que sé es que siempre espero a que lleguen las vacaciones para relajarme y volver con ánimos renovados al trabajo (yo las pilas, siempre las llevo descargadas). Pero ya hace dos veranos que esto no funciona. Justo al volver, cualquier tarea mínima me cuesta horrores. Tanto dentro como fuera de casa.

Por fin conseguí esa estabilidad: trabajo cómodo, buen horario, sueldo para vivir con algunos caprichos. 8 años.
Por fin un piso de alquiler al que puedo llamar hogar. 4 años.
¿Será que llevo demasiado tiempo haciendo lo mismo?

Y ahora es levantarme de la cama y no soportar:
- El ruido (de los coches, del camión de la basura, de las motos).
- El exceso de personas por la calle, en el rellano, en el transporte público.
- No ver el horizonte, que todo sea gris y sorprenderme al ver unas obras que debajo del asfalto hay tierra marrón de verdad.



Es por eso que tengo muchas ganas de vivir en una casa y no en un piso, tener pocos vecinos o ninguno, oír el silencio y ver verde al abrir la ventana. Calidad de vida, ahora me siento intoxicada. Claro, cada vez que he estado en un entorno rural o no tan urbano ha sido de vacaciones y probablemente lo tenga idealizado. Toda la vida he vivido en Barcelona. Quizá a los dos días me moriría de aburrimiento, por no hablar que mis amigos, mi familia y La Moza están aquí. Aunque no me fuera muy lejos, necesitaría el coche para todo, cosa que también criticaba de vivir fuera de la ciudad.

Así que no sé. Ayer vi anuncios de casas chulísimas por menos de lo que pago, eso sí, en el culo de la provincia. Si cambio de casa tan lejos, debería cambiar de empleo aunque fuera pidiendo una excedencia en el trabajo actual. Si me pongo a buscar ofertas de trabajo, no hay nada. Y vuelta a empezar el bucle.
Supongo que es bueno desear mejorar y si una se equivoca se rectifica aunque ambas cosas cuesten trabajo. Pero me siento bastante estancada ahora mismo.


¿Os habéis encontrado en una situación similar? ¿Qué hicisteis?

25 comentarios:

  1. Todo tiene ventajas e inconvenientes. Mi consejo, de momento, es que inviertas algún fin de semana en escapada rural. Te desintoxicarás.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Bueh, yo tengo esa misma sensación ahora mismo. Hace un par de años que no le veo mucho sentido a nada en general. Quizá el vuelto a estudiar algo que lejos de aportarme tranquilidad y ánimo da por saco y me crispa los nervios. Y todo porque se supone que es "lo que los demás quieren que haga":

    Si cambias de idea, mis abuelos tienen fincas en la Galicia profunda. Lo mismo con una tienda de montado fácil del Decathlon, un huertín y algún animal subsistimos lejos del mundanal ruido. Cada vez lo veo menos loco, y eso que no vivo en una gran ciudad.

    ResponderEliminar
  4. verdades, justamente se me ha incrementado más la sensación porque unos amigos acaban de mudarse a una casa de la Galciia profunda y he pasado 6 días allí de lujo...

    ResponderEliminar
  5. Macera la idea, déjala que vaya y vuelva en tu cabeza y seguramente finalmente, ella sola hará inclinarse la balanza por el sí o el no . No precipiteision.
    Variantes

    ResponderEliminar
  6. pero tú estás enamorada? de la moza, me refiero. porque entrada tras entrada se incrementa la sensación, difusa pero presente, de que no estás satisfecha con tu vida sentimental, y eso deriva en problemas adicionales. es más, haces planes de irte lejos, de tu familia, trabajo, amigos...y ella! chica, haz algo. ya.

    ResponderEliminar
  7. Le tengo mucho apego a Galicia, quizá porque pasé allí todos mis veranos de infancia y gran parte de adolescencia. Me encantaría que mis hijos conocieran el día de mañana el pueblo donde nacieron sus bisabuelos y la casa que tanto cariño construyeron para nosotros. Quiero que tengan la oportunidad de corretear por aquellos sempiternos senderos como tantas veces hice yo de niña.

    Veo comentarios sobre si estás o no enamorada.... personalmente creo que eso solo te incumbe a tí, y que la decisión, sea la que sea, la debes tomar tú. Si necesitas dar el paso,adelante.

    ResponderEliminar
  8. Puedo asegurarte de que no eres la única que tiene esa sensación de necesidad de espacio vital de cambio de algo más que coches ruido y contaminación.

    Hace 4 años yo decidí comprarme un piso (junto con mi chica) tenia claro que quería vivir en un pueblo (a mi chica no le gusta mucho) alejarme un poco de Madrid, pero la sierra es muy cara así que acabe en una zona nueva de un pueblo del sur.
    Es cierto que no es lo mismo que vivir en Madrid, pero me sigue sabiendo a poco. El caso es que yo si estuviera soltera y hubiera trabajo tengo casi seguro que me iría a Esa Galicia profunda de la que habláis. Que al menos allí a parte de la tranquilidad tengo a mi familia.
    No se si es una moda o una necesidad pero conozco más gente que se lo plantea. En la sierra de Guadalajara conozco una pedania preciosa que ahora empieza a repoblarse con parejas, muchas de ellas parejas gas, que buscan otro estilo de vida, con su huerto y su vida sencilla,y me tienta comprar una casa allí.
    Lo que si tengo claro es que este modo de vida de consumismo al que te empuja la sociedad moderna, nos encadena a ser y buscar todos lo mismo, y eso ya a muchos nos cansa.
    En cuanto a eso de si estás o no enamorada... Se puede estar enamorada y tener inquietudes personales. Pero eso forma parte de tu vida y lo que quieras hacer con ella y con quien compartirla.

    ResponderEliminar
  9. Trabajo cerca de madrid, pero vivo en una casa en el pueblo, te aseguro que de vez en cuando tengo que ir a madrid porque es insoportable vivir en el pueblo. Ademas lis fines de semana me voy al pueblo de mi novia que vive alli feliz con cuatro gallinas, dos gatos y los quehaceres diarios, pero también tenemos que salir de vez en cuando. La ciudad neurotiza y el pueblo idiotiza...la situación ideal no sé cual es. En fin...no sé te ayuda!

    ResponderEliminar
  10. Ah, yo tb estoy pensando comprarme algo en la sierra de guadalajara, hay varios pueblos de la arquitectura negra que estan muy bien, el problema es que entre semana no hay ni aguilas...eso es para estar muy enamorada porque si no te mueres de aburrimiento!!!

    ResponderEliminar
  11. Nosu, tu eres citadina, urbanita o cualquier cosa menos de pueblo y lo sabes.

    Más escapadas y menos pensar!

    ResponderEliminar
  12. Anónimo, pues entonces buscamos en la misma zona, arquitectura negra Guadalajareña, llevo dos veranos yendo a una de sus pedanias y ya tengo echado el ojo a un par de casas. En verano hay mucho ambiente, pero después es verdad que no hay nadie. Una pareja de chicos que vive allí se ha alquilado un piso en Madrid y viven a caballo entre los dos sitios... Es un modo de tener ambas cosas. Eso sí para poder hacerlo hay que tener pasta.

    ResponderEliminar
  13. A mí me pasa lo mismo siempre que me voy de vacaciones... :S

    ResponderEliminar
  14. Yo he pasado por exactamente lo mismo pero al revés.
    Vivir en la "tranquilidad", bastante lejos de la capital, sin transporte público, necesitar el coche para todo, hacer malabares para conseguir combinaciones de tren o metro o ambas (yendo en coche hasta la estación, claro), que te conozca todo el mundo en el pueblo, que hablen de ti bien y mal, estancamiento laboral... y así una larga lista.
    Necesitaba un cambio, la ciudad. Gente, "anonimato", movimiento, perderme por multitud de calles, tener de todo a mano. Creo que lo mejor es vivir en la ciudad y tener la casita de pueblo para desconectar los findes que te apetezcan o veranear. Eso es lo que siento, al menos ahora puede que cuando tenga la vida "hecha" quiera huir y no saber nada de nadie. No sé...

    Firmado:
    La novia de Utopía ;)

    ResponderEliminar
  15. yo soy urbanista y nunca cambiaría la ciudad por el campo, al campo siempre puedes hacer alguna escapada, pero me encanta todo lo que ofrece la ciudad. Sobre lo de estar estancada, yo también lo estoy, pero espero poder ir resolviendo el tema en breve

    ResponderEliminar
  16. Ayssss, ese dilema... Lo bueno es que te lo estás planteando a una buena edad, no como yo, que a mis casi 52 tacos suspiro y sueño con las cosas que postea Mª Jesús (http://paradeladecoles.blogspot.com.es/).

    Si es lo que de verdad quieres, resolverás el problema de una u otra forma. Normalmente, se puede vivir en el campo a una distancia 'prudencial' de una gran ciudad, resolviendo el tema del transporte de forma aceptable. Por ejemplo, yo he visto una finca de 7.500 m2 con casa construida (seguramente a reformar, pero habitable de momento) por 150.000€, con huerto, árboles frutales adultos, palomar, colmenar, agua y luz... Está en el municipio de El Molar, al mismo (o menos) tiempo/distancia de mis clases que el entorno urbano en el que vivo ahora. Claro que:
    - me desplazo en moto
    - no tengo clase todos los días
    - soy experta en resolver sola los problemas por aislamiento

    Lo estoy madurando, aunque la cosa se complica por situación familiar, económica, etc., pero si tú quieres, seguro que encuentras algo. Es lanzarse, créeme, y tú todavía no has establecido lazos que te limiten, así que ¡aprovecha!

    ResponderEliminar
  17. No sé, la cosa está difícil porque habría que encontrar un trabajo cerca de la casa y ver si la Moza me seguiría en la aventura...

    Blau, soy bastante de campo pero nací en el lugar equivocado jeje

    Tris, al parecer no has leído bien el post porque la Moza es una de las razones por las que dudo en mi mudanza, tener proyectos personales y pensar como personas individuales no está reñido con estar enamorada. Me costó mis añitos entenderlo y aplicarlo pero es así.

    ResponderEliminar
  18. bueno, eso escrito queda muy bien, pero la realidad afortunadamente es distinta. cuando estás con alguien, y enamorada, los proyectos de vida pasan a ser en pareja. y eso es bueno, creo.

    ResponderEliminar
  19. Depende hasta que nivel lleguen los proyectos y la dependencia de la pareja.
    Por otro lado, a veces las circunstancias económicas, personales, laborales o las que sean no permiten ir siempre a la par con la pareja y eso no significa que haya menos amor. Molaría decir que el amor lo puede todo y que si se quiere se puede, pero (des)afortunadamente no vivimos en los alpes de Heidi .

    ResponderEliminar
  20. No hay que ser tan drástica en los cambios. Yo he pasado de vivir en una gran ciudad, a vivir en un pueblo, a una media hora de ésta. No es pedanía, ni aldea, ni nada parecido...es un pueblo, rodeado de mucho campo. Cada día me desplazo a la ciudad a trabajar y para nada es un trastorno. Eso de que hablen de mi o no...no crea que sea el caso, porque se pasa bastante inadvertido, cada uno va a lo suyo. Me gustan las costumbres, el uso de los exteriores, el disfrute de la naturaleza y de los campos...en la ciudad sòlo tenía ruido, poluciòn y una marea de rutina que solo me invitaba al consumismo, de cualquier tipo. Aquí, deseo el momento de llegar a casa, pasear al perro, coger la bici y recorrer los caminos que me llevan hasta el río...simplemente es cuestión de gustos y prioridades.
    Yo, no me arrepiento.

    La del Hospital.

    ResponderEliminar
  21. ay La del Hospital, creo que es un punto intermedio buenísimo

    ResponderEliminar
  22. Absolutly !! La ciudad siempre la tengo ahí, si tengo mono, pues la moza y yo organizamos algo y allá que vamos...de cine, restaurantes...de lo que sea...pero con la tranquilidad que te da el saber, que el manto de estrellas casi al alcance de tu mano, nos aguarda en el patio de casa, a nuestra llegada...
    Ahí queda eso...

    La del Hospital.

    ResponderEliminar
  23. yo me decantaria por salir los fines de semana en plan rural...
    Antes de hacer planes mas en concreto trataria de descubrir lo q es el campo cuando hace frio, cuando no hay buena calefaccion, o cuando llueve mucho... tambien esta la opsion del campo con mucho calor y mosquitos... (todas soñadas, sobre todo cuando sabes q no es solo por el fin de semana)
    Sin internet, sin conecciones con el mundanal mundo. Amen del costo adicional de la gasolina, transporte etc etc etc

    vamos q es muy lindo la luna, las estrellas el piar de los pajaritos y el croar de las ramas, pero a lo practico del dia a dia, creo q es mejor vivir en la ciudad con curro y en un sitio q puedes llamar tuyo y escapar los findes para dejar libre la vena bucolica ;)

    ResponderEliminar
  24. Yo, vivo en un pueblo, y tengo Adsl, wifi...cajeros automáticos y cualquier cosa que pueda necesitar. Las estrellas, seguramente las vea yo mejor que tú, y no sòlo los fines de semana, además de un aire más limpio, más sano...el resto de situaciones son más dignas de "el último superviviente" que de mi realidad. Aquí existen las calefacciónes y los servicios técnicos...además de médicos....bla bla bla ...
    Una visiòn muy extremista la tuya...

    ResponderEliminar
  25. hola.
    soy un hombre de 54 años y busco compañera para vivir en el campo,criar animales,sembrar huerto, etc. dispongo de finca con casa autosostenible,luz solar,agua en abundancia,internet y practicamente todo lo que puedas tener en la ciudad.
    tengo algunos animales pero la idea seria tener mas y compartir mi vida con una mujer, no busco novia, simplemente compañia aunque si surgiera el amor no me importaria.
    la finca esta situada en la provincia de ciudad real en plena naturaleza y abunda la caza mayor.
    una de mis aficciones es la monteria y me gustaria que no le importara mi aficcion a la caza.
    otra aficcion es viajar en furgo camper y lo ideal seria que a ella tambien le gustara.
    de momento voy los findes y algun dia que otro a la finca, pero el dia 1 de enero me ire definitivamente a vivir al campo.
    un saludo
    solanero61@gmail.com 635946392

    ResponderEliminar