15 de noviembre de 2014

Tratando de arrancar

Estos último días he tenido algunos momentos buenos. Espejismos de esos breves, que te hacen pensar "pues no estoy tan mal". Pero en el fondo sigo sin quitarme esa nubre negra individual que llevo sobre la cabeza, esa no tristeza, quizá, ¿pesadumbre?
Hago cosas que antes me satisfacían y ahora no, y no sé por qué me apetece recuperar sensaciones antiguas, como cuando era niña. No he podido resistirme a comprar unos cuadernos educativos para colorear y poner pegatinas. En el súper quería comprar pasta con forma de dinosaurios, minibabybels. No sé, nos quita tanto tiempo los quehaceres diarios y las obligaciones autoimpuestas, que me dan ganas de recuperar sentimientos sencillos. A ver si me llenan.

Es difícil pensar en cambios y ejecutarlos, cuando en el fondo la situación es de equilibrio pero alguna cosa dentro grita, cambia, haz cosas nuevas, visita sitios diferentes, busca una casa mejor, otro trabajo, piensa en cosas nuevas para hacer con tu novia, que esas horas arañadas sean de provecho.
mepasaaveces.com

En breve espero no tener que tomar una decisión y que la tomen por mí, creo que sea cual sea la consecuencia habrá cambio y choque emocional. Os seguiré informando, para las malpensadas, no tiene que ver con La Moza.

Mi compañero de piso regresa hoy después de un mes de ausencia en su país, lo bien que he estado otra vez viviendo sola, espero adpatarme rápido a su presencia.

De los propósitos de nuevo curso, estoy cumpliendo bastante el de domir más y hacer ejercicio, me hace sentir bien, pero necesito, como he dicho antes, más pluses. Me gustaría por ejemplo participar en charlas sobre la experiencia propia como lesbiana en institutos. Me informaré de qué requisitos son necesarios y si me lo puedo combinar con el trabajo. Recuerdo hace un par de años o así que escuché una charla sobre un chico seropositivo a un grupo de adolescentes, no sé cuántos quedarían "tocados", pero para mí fue un antes y un después. Y es que es tan vital conocer para comprender.

Bueno, sigo a ver si pongo un poco de orden a mi casa, y de paso a mi vida.

6 comentarios:

  1. Lo de dar charlas como lesbiana en institutos me parece una idea genial, me has animado a pensarlo yo también... creo que es muy necesario y que muchos chavales/as lo agradecerían y les haría mucho bien.

    ResponderEliminar
  2. El otoño está dejando los ánimos bastante raros, quizá sea eso, que debemos recuperar las sensaciones sencillas que antes nos hacían felices.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Es cierto que puede que sea algo otoñal... O que el equilibrio puede rozar a lo que llamamos lineal. Y lo líneal, pues es eso...líneal. A veces necesitamos cambios, a veces retroceder a sensaciones pasadas

    ResponderEliminar
  4. El otoño no ayuda a arrancar a nadie... A mí me cuesta hacer cambios en esta época. Me motiva muchísimo más la primavera y el verano.
    La sensación de monotonía, de que todo sigue igual, aunque sea dentro de un equilibrio, puede llevar a la apatía, a la desmotivación. Supongo que de ahí viene ese querer recuperar sentimientos pasados (yo también tengo ganas de comprar minibabybels).

    Pinta muy interesante lo de las charlas en los institutos! Ojalá me hubieran dado una charla de esas en mi adolescencia...
    ¡Ánimos! :)

    ResponderEliminar
  5. Yo me debato diariamente entre el hastío y la mala hostia.

    Hay días en que no me levantaría de la cama y me cojo lloreras idiotas totalmente. De hecho, el otro día una amiga me recomendó ver "Los Hombres de Paco" (menuda novedad, ya podía ser otra cosa más moderna). Y me puse a ver el episodio de la boda de Silvia y Pepa. ¿Tú sabes que manera de llorar? Lo nunca visto, como si estuviera allí.

    También te diré que el otoño está siendo muy raro, en general la gente está embajonada, debe ser la época.

    Pasará, ya verás. Haz lo que te apetece y busca algo que te entretenga, no es que solucione nada, pero ayuda.

    Besos guapa.

    ResponderEliminar

  6. Pues te diré que ando hace 10 días en una noria: ahora arriba, ahora abajo.
    S. me ha planteado seriamente dejar el trabajo, dedicarse al "internes" full time (que le va muy bien, por cierto)e irnos a vivir al sur.
    Yo, que soy conservadora por naturaleza estoy descolocá.

    ResponderEliminar