30 de noviembre de 2014

Por fin estoy en paz

Solemos mirarnos en las personas que admiramos, y aunque no sean "grandes pensadores" o psicólogos o filósofos, podemos aprender de la vida escuchando sus palabras y aplicarlas como dogma de fe, porque son igualmente sabias. El viernes estuve con esa persona, que me preguntó cómo iba todo y atiné a resumir mi estado de los últimos meses como "no muy bien, aburridilla, me ha atrapado la rutina pero intento huir de ella". Me dijo que tuviera cuidado, que eso es síntoma de estar perdiendo el tiempo, y que como pasa muy rápido hay que aprovechar. Sus abrazos aún me tienen hoy en una nube de seguridad y motivación.

Tiene razón. La rutina es no hacer cosas, nuevas, es perder el tiempo. Ayer al ir a dormir fui consciente que había pasado otro día, un día menos que vivir, irrecuperable, hasta mi muerte.


Este finde no está saliendo como habíamos planeado. De vez en cuando se alinean los planetas y conseguimos tener 2 o tres días libres, así que queríamos ir de casa rural, pero el temporal hizo que lo canceláramos y lo pasáramos en casa. Es fiesta mayor, pero también han cancelado el acto principal por la lluvia. ¿Pero es que todo tiene que salir al revés? Esa misma persona también me dijo que si no puedes cambiar las cosas, hay que cambiar la actitud hacia ellas. Así que estoy disfrutando en casa con mi novia y mi perra viendo la lluvia entre sábanas, películas, comida y bebida. Esta tarde iremos al teatro.

Estoy relajada. Hacer cura de sueño también es necesario.
Día a día voy cambiando de actitud en el trabajo aunque no sean las cosas como a mí me gustarían.
Mi madre me ha regalado su ebook y nada que ver con leer en la tablet, hace días que no la cojo y he ganado tiempo para la lectura. Terminé el último de Sandra Barneda (ligerito pero mejor escrito que el primero, que era un poco patata) y sigo con Feminismo para principiantes, para cultivarme un poco. Por lo menos mis ansias por aprender no tienen fin.

La Moza me estuvo contando nuestra primera vez. No recuerdo si mi nivel de alcohol en sangre era muy elevado, pero la verdad es que no recuerdo muchos detalles. Ni de la segunda cita, o la tercera. Le he dicho que hiciera de pluma invitada y lo contara aquí desde su punto de vista, pero no sé si me hará caso. Con lo que me gusta có mo escribía en su blog.

Estamos pensando seriamente en ir a vivir juntas. Apetece y asusta a la vez. Son muchos años sola... habrá que ir haciendo flexible el armazón de mis manías y mis espacios propios.

4 comentarios:

  1. Debe ser que estoy sensible, pero me ha encantado el post! Qué bucólico me parece eso de que te joda la vida el mal tiempo y te tengas que quedar en casa viendo la vida pasar mientras las gotas mojan los cristales.

    Me pasó algo parecido con mi ex una tarde en que me apetecía más subir a gatas el Everest que salir con el frío que hacía. Nos pusimos una peli en el sofá, mantita y así nos pasamos el finde. Y tengo que reconocerte ahora que ha pasado el tiempo, lo repetiría, porque fue de las pocas veces que de verdad sentí que la felicidad me desbordaba. Sentí que estando así con él jamás me podría pasar nada malo, que no me importaba nada más en el mundo que estar tan pegada a él que su respiración me hacía cosquillas en la cara, y notar como me escalofriaba cuando me acariciaba la espalda. Y cómo me quedé dormida respirando ese olor a él que me encantaba.

    En fin, menudo rollo. Resumiendo: si verdad os apetece, lanzaros. Al menos que no os quede nunca la cosa de no haberlo intentado, yo ahora lo pienso así. De hecho estoy pensando nuevas aventuras y... a ver dónde nos deja la vida!

    Espero que la moza se pase algún día a deleitarnos con su pluma entonces.

    Un beso guapa.
    PD. Y me alegro de que la paz haya vuelto a tu vida. :D

    ResponderEliminar
  2. Nosu, mmmmm no recuerdo que te dijera eso el viernes jajajaja ;-) me alegra que te des cuenta que cada día es uno menos.
    Yo he tenido un plan findesemana muy parecido al tuyo. Escribiendo esto reconozco que estoy enomorada y me encantaría vivir con mi amore.
    Cuanto me invitas el gin tonic fotografero?? jajajaj

    ResponderEliminar
  3. Ojalá apetezca más y asuste menos.

    ResponderEliminar
  4. Me alegra mucho leer esto!
    Espero que te lances a la piscina aún si saber cómo hacerlo. Si tiene que funcionar, funcionará ;)

    ResponderEliminar