22 de diciembre de 2014

La visibilidad y la vida privada

Cada vez que alguien sale del armario, se suscita el debate sobre la vida privada. Las que me leéis ya sabéis mi punto de vista y no quisiera extenderme. Se resume en que mi orientación sexual no es mi vida privada y que visibilidad sí pero con "peros".

Vayamos por partes. Mis dos artículos de cabecera para este tema, son dos, uno de Libertad Morán y otro de Raúl Madrid, y poco tengo que añadir. Leedlos por favor.
El motivo de este post es una respuesta a uno de Verdades Edulcoradas y a mi "manía persecutoria por ser bollera". Me explico.

Sandra Barneda lo ha vuelto a hacer. En realidad ya había salido del armario por su boca con su "los que somos gays" aunque hacía años que mucha gente lo sabíamos, pero parece que ahora que ha dicho que su pareja es una mujer, se considera su salida del armario 100% válida. Es la primera (y eso que estamos en 2014 y se supone que en el "Primer mundo") periodista española en decirlo en TV, tiene su mérito y merece un aplauso. Y digo decirlo, por no decir confesar, reconocer, lo que todxs sospechábamos. Si os fijáis, cuando se habla o escribe sobre salidas del armario, se suelen utilizar términos como si ser homosexual fuera un delito. Y ahí es donde se muestra la realidad de que, aunque no debería ser noticia la homosexualidad de alguien porque significaría normalidad, todavía lo es  y tiene que serlo porque se considera algo feo. También es triste que haya noticias sobre violencia sexista, pero es la realidad, y lo único que podemos hacer es intentar cambiar esa realidad sin caer en las trampas del discurso heteronormativo.


Entiendo perfectamente lo que dice Verdades en su post y sé que no pretende ofender, porque ya ha mostrado su opinión sobre este tema en comentarios anteriores, pero estoy segura que mucha gente suscribe lo que dice y me gustaría plantearlo desde otro punto de vista.

Nos escudamos para mantener(nos) ocultos en el "no me importa con quién se acuesta fulanito o menganita", y es cierto que no nos importa (excepto cuando sacamos nuestro lado cotilla intrínseco). Pero en el caso de la heterosexualidad, saberlo viene dado relaciones sociales simples y no vamos censurando con esa frase a nuestras amigas heteros cuando nos dicen que están empezando a salir con un chico o su marido le ha preparado el tupper de macarrones. Ni le falto al respeto a ninguna hetera si le pregunto si tiene novio. Parece que los LGTB no podemos decir o no interesa quién es nuestra pareja porque "a nadie le importa con quién me acuesto o es mi vida privada" o se convierte automáticamente en un alarde de lo gay. Pues no es nuestra vida privada, como bien explican los artículos que enlazo arriba. Si sale en una revista que Pepito se ha casado con Pepita, la noticia es la boda, lo felices que van a ser, no la heterosexualidad de cada uno o que no debería haberse publicado porque no me interesa con quien se acuesta cada cual.

Los LGTB, tenemos que estar en una alerta constante al hablar de nuestro "estilo de vida", y ahora voy a lo de mi "manía persecutoria por ser bollera" y el sí a la visibilidad con "peros". Suelo pensar que actualmente, con que nuestros datos están por todas partes, qué fácil lo tendrían "los malos" si el mundo se volviera loco de nuevo. Qué fácil lo tendrían para ficharnos y liquidarnos.



Aunque a veces me relajo, vivo en una tensión constante por si me pegan una paliza por dar la mano a mi novia por la calle o me esperan en el portal si colgara una bandera arcoiris en el balcón. Que me encantaría ponerla, igual que los demás ponen banderas de su tierra o de su equipo de fútbol, pero velar por mi integridad física me lo impide. Este silencio es el precio que tenemos que pagar cuando hay consecuencias, y es por eso que entiendo que cada cual, sea famoso o no, salga cuando quiera salir, aunque crea es necesario, que no obligatorio. Hay personas que rompe(mos) estos silencios con pequeños o grandes actos, y es por eso que hay que agraceder, ya sea a Sandra o a los que han dado su vida por expresar su afectividad, que podamos escribir en un blog y vivir acorde a lo que somos.




10 comentarios:

  1. He optado por no escribir nada más del tema, porque probablemente hable desde la ignorancia y no quiero que bajo ningún concepto se malinterpreten mis palabras.

    Repito que no solo no pretendía ofender, sino mostrar mi asombro con que siga siendo noticia que alguien diga que es gay/hetero o lo que sea. Y lo digo porque yo soy hetero y no digo que tengo novio o no lo tengo porque no lo considero de interés público, y por ello veo absurdo que la gente lo considere tan importante cuando se trata de gays. Puede ser que sea muy radical y extremista, pero odio que cotilleen sobre mi vida privada. Cuento lo que quiero cuando quiero, y creo que hay aspectos que no tengo porqué revelar, sea lo que sea y haga lo que haga con mi vida. Eso solamente pretendía explicar.

    No sé, con estas cosas pienso que estaría mejor callada.

    ResponderEliminar
  2. Verdades,después de leer a Nosu me fui a tu post. No creo que hayas dicho nada ofensivo. Es más, has expresado tu opinión de una manera de lo más respetuosa.
    Panochita

    ResponderEliminar
  3. Estoy completamente de acuerdo contigo. Si gays, lesbianas y transexuales fuéramos iguales en TODOS los ámbitos a l@s heter@s, no existiría tal cosa como "salir del armario" es decir, hablar abiertamente de aquello que tod@s hablan y que resulta importante para todo el mundo: pareja, familia, pasado y presente sentimental, etc.

    Pero el mundo todavía no es así, aunque quiera aparentarlo. Por eso tenemos que ir ensanchando ese estrecho margen que la tradición nos ha querido dejar, a base de mostrar nuestras convicciones de igualdad, y cómo no, utilizando banderas y demostraciones públicas.

    ResponderEliminar
  4. Verdades, tus palabras no han sido malinterpretadas y por su puesto no ofenden, creo que queda claro en mi post y comentarios, sólo quería que se tuviera en cuenta el punto de vista que en el caso de hablar de la vida sentimental, hay un doble rasero según la orientación sexual y se nos censura o nos censuramos amparándonos en "la vida privada".

    Otro tema es el caso de los (super)famosos, que sí que aunque sean heteros prefieran ser conocidos por su trabajo o pq no les den la brasa los paparazzis y no por quien tienen al lado, en ese caso se amparan también en "la vida privada"

    ResponderEliminar
  5. Y sí que es asombroso que siga siendo noticia, igual que es noticia que una mujer o un hombre negro llegue a ser presidenta de X país. Ojalá algún día cambie (no tengo mucha fe en ello). De momento es de interés público porque faltan referentes de este estilo, que un hetero tenga novio o novia no es de interés público porque es lo habitual.

    ResponderEliminar
  6. A mí me hace gracia que haya gente que diga "sorprende que aún sea noticia" pero no deje de mencionarlo. Y no lo digo por la López (Verdades Edulcoradas), que no lo hace con maldad la probe, pero hay gente que con comentarios tan aprobatorios cae en la misma diferenciación -aunque sea inconsciente- que los homófobos. Aquí me acuerdo de mi amigo Álex, que suele comentar que a él todo esto de la "tolerancia" le rechina, porque no necesita que lo "tolere nadie".

    No sé, a veces se quiere quedar tan bien que se mete la pata igual.

    ¡Encantada, soy Eva!

    ResponderEliminar
  7. Que pereza estos temas! Yo sí que digo que me importa nada con quien nos acostemos cada un@!

    ResponderEliminar
  8. Este tema es como la historia interminable, nunca nadie va a decir la palabra que satisfaga a todos. Hagas lo que hagas, digas lo que digas, dejes de decir lo que dejes de decir, te van a criticar. Habrá quien diga que lo/la miran mal porque hable de su pareja del mismo sexo, y resulta que esa persona que pide tolerancia se escandaliza porque entren heteros en un bar gay (es un ejemplo sin ánimo de generalizar). Yo de todo esto lo que saco en claro es que para que llegue el día en que nadie se escandalice y haya temas que dejen de ser noticia habrá que superar muchos prejuicios, y hoy por hoy no veo que se invierta en una educación con lo que eso sea posible. Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo con Skuld, es un tema que nunca acabará porque aquí cada cual va a tener su opinión dependiendo de sus circunstancias o de cómo haya decidido vivir su vida sentimental o su orientación sexual. el día que la educación cambie dejaremos de hablar de todo esto.

    ResponderEliminar
  10. A mi estos "comentarios de texto" me sacan de mis casillas. ¡ no va por ti, Nosu!, pero es que en mi época universitaria tuve que hacer tantos................. que tomé escritura a cualquier texto al que tuviera que buscarle los tres piés al gato.
    No obstante, el tema no deja de ser curioso e interesante y demuestra como algunos escritores, guionistas, editores, etc., daban vueltas sobre temas prohibidos y lo decían en público, aunque la mayoría de este no lo entendiera en su momento, jejeje.

    ResponderEliminar