5 de abril de 2015

No sé dónde quiero estar

Me siento rara. Será el jet lag, la regla, el resfriado, las pocas ganas de trabajar mañana y volver a la realidad. 7 días de turismo intenso, que dan para mucho que ver, mucho cansancio acumulado y demasiadas pocas caricias. No quiero etar en casa porque es lo de siempre pero tampoco quiero alargar mucho los viajes porque es estar en una alerta constante. Dónde ir, a qué hora hay que estar, dónde están los papeles, dónde estamos nosotras.

Te pasas un montón de tiempo planeando y deseando una cosa y zas, cuando te das cuenta ya ha pasado. Has perdido un objetivo y hay que buscar otros, o ir cumpliendo los acumulados, que son muchos pero con poca ilusión.
Sigo teniendo la sensación que el mundo va muy rápido y yo quiero pararme, estar sin hacer nada, aburrirme. Pero una cosa es querer y otra es poder.

12 comentarios:

  1. Esa es la mierda de tener que trabajar... la obligación no deja opción para disfrutar con calma de los viajes y planificar más tarde el regreso (o ni siquiera planificarlo, sino volver cuando te canses o cando te apetezca, no cuando se acaben los días de vacaciones)... Estamos obligados a cumplir horarios y días de trabajo y no queda tiempo para hacer las cosas bien...

    ResponderEliminar
  2. Y no nos cuentas nada del viaje?
    Para mí es primordial el preparar algunos viajes. Pero no buscando que todo esté milimetrado y salga perfecto sino porque me llena de ilusión. En cierto modo es como escribir la carta a los Reyes Magos cuando éramos pequeñas. Voy viendo fotos, informaciónd e los sitios.... y en mi anterior viaje a NY me di cuenta que si me paso el rato haciendo fotos, pierdo de vivir, de sentir, de ser consciente de que estoy allí. Nos hemos convertido en seres virtuales. Impera el dejar constancia de que has estado, no que sientas que es´tarás, estás y has estado.

    Descansa y deja que la experiencia se pose. Aunque mañana salgas corriendo a trabajar, deja que la experiencia vivida lleve su ritmo y haga su propia labor.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chris :)
      NY muy chulo como siempre, y los puentes siguen estando en su lugar ;) crucé enterito por primera vez el de Brooklyn (y se nos hizo de noche)
      Eso sí, me quejo del estrés de BCN ¡pero en Manhattan la gente está fatal de las prisas!

      Eliminar
  3. Qué difícil es aburrirse hoy en día...

    ResponderEliminar
  4. Qué difícil es aburrirse hoy en día...

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué envidia de tu viaje! Yo me lo paso genial preparándolos.

    ResponderEliminar
  6. Los viajes.. Es lo que tienen que pasan más rápido que lo que tardas en imaginarios, y más el de NY que quieres verlo todo en los pocos días que la economía permite... Tu saca las fotos y vivelas un poco, veras como al final las sensaciones están ahí. Y al curro que le den! Aunque sea solo un poquito.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Bienvenidassssss, quedemos pronto quiero que me cuentes y quiero contarte nuestras semanas santas.
    Guapaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  8. Igual tienes que arreglarte por dentro antes de volver a subirte al mundo.
    Igual digo tonterías... ;P
    Ya sabes dónde estoy! Muaaaaa

    ResponderEliminar
  9. A mí me pasa lo mismo cuando vuelvo de un viaje o de vacaciones. Me paso tanto tiempo preparándolo o soñando con ello, que cuando llega el momento me sabe a poco, y la sensación de vacío al volver es terrible.
    A veces necesitamos tiempo simplemente para perderlo o aburrirnos.
    Ánimos!

    ResponderEliminar
  10. Díficil encontrar el termino medio, si no hacemos nada sentimos que hemos perdido el tiempo y si aprovechamos hasta el último minuto entonces parece que no hemos tenido tiempo de relajarnos y disfrutar. Tomate tu tiempo y trata de hacer lo que te pida el cuerpo en ese instante.
    Muchos ánimos!

    ResponderEliminar
  11. Te entiendo perfectamente, así que párate y que el mundo siga girando si quiere. Un abrazo

    ResponderEliminar