25 de noviembre de 2015

Coincidiendo con el 25N

Hoy en la hora de la comida en el trabajo, no sé porqué, se ha iniciado una conversación entorno al acoso callejero. Éramos unas 10 personas, 8 chicas y 2 chicos. La Presunta ha empezado explicando como una vez de niña un señor le pidió un favor. Acto seguido otra compañera: "pues a mí una vez". Otra: "pues yo un día en el metro...". Y así TODAS, pero TODAS, e inclusive los dos chicos, hemos ido explicando algún episodio (más de uno por persona, en algunos casos) que habíamos sufrido.

Lo triste del caso es que en casi todas las "anécdotas" la reacción eran sonrisas. Del palo "uuh, que fuerte!", "¡qué tonticas éramos! ¡Qué pavas! escandalizándose por esos encuentros sexuales, como cuando un niño oye cacapedoculopis y se ríe. No sé, yo lo veía bastante grave a medida que cada uno iba contando sus historias, de risa ninguna. Cosas que pasaron hace 20, 15,10 años y ayer mismo, en el propio trabajo. Hasta los chicos habían sufrido acoso, a uno incluso, lo llegaron a besar en la boca.

"Es que hay gente que está enferma"

"Están mal de la cabeza".

"Es que ya son mayores, hay cada viejo que..."

Pues no. Como diríamos las feministas, no son enfermos, son hijos sanos del patriarcado.


Me entristece ver que gente joven, con estudios, acceso a la información sigan viendo como normal estos acosos. El machismo está tan interiorizado que hasta nos culpamos. He intentado que se percataran de lo que estaba pasando.

De ahí he pasado a hablar de la ocupación del espacio público, tanto físico (piernas abiertas en el transporte público)  como no ("piropos"), el paternalismo (no me sienta bien que un camarero que no conozco de nada me llame niña, le rebata y aún me explique sus razones sin cabeza ni pies de porqué llama niña a todas las mujeres)....


Como podéis suponer, el debate no ha continuado. Los feminismos siempre se dejan para luego. Total, ¿hay cosas más importantes no?

9 comentarios:

  1. Supongo que te ries, como la mayoría de la gente se ríe de las cosas que le han pasado, y que no han tenido resultados irreparables.

    Yo me río de choques con el coche, o de muchas cosas que en ese momento no me hacen ninguna gracia, lo que no significa que no sea malo lo que me ocurrió, pero es que si cada uno anduviera lamentadose de sus malos momentos o malas situaciones, andaríamos medio locos.

    Yo también he sufrido acoso en algún momento, y no esta bien, pero no por ello, me voy a estar lamentando toda la vida, pues te ríes y ya esta.

    Y ni patriarcado ni matriarcado, el que acosa es un hijo de puta, y si ya viola, pues todavía más hijo de puta, independientemente que sea hombre o mujer.

    Besitos. Fher.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es cierto mque hay que hacer humor para pasar los malos momento, gracias por aportar este punto de vista!

      Eliminar
  2. Muchas veces, cuando salen temas parecidos, y empiezo a hablar de micromachismos, veo que algunos de mis amigos o familia me mira en plan "ya saca el tema feminista... que pesada.." y no lo entiendo! Que se tomen a la ligera estas cosas, y que te digan que tampoco hay que enfadarse porque un hombre te suelte piropos, o te trate con condescendencia, me revienta.

    Que buena la frase "no son enfermos, son hijos sanos del patriarcado".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pero también hay que ver la gravedad de la cosa.

      Yo por ej. soy un poco tartamudo desde que soy chico, y mis amigos cuando van a un bar donde paro yo, pa identificarme, si no cae el camarero a quien se está refiriendo, dicen, el gay que es un poco tartaja, ya saben que soy yo. pues a mi no me molesta pq se q es sin maldad, y que además es verdad, soy gay y soy tartaja. O que la gente mayor me llame niño o hijo, sean hombres o mujeres, y evidentemente no soy su hijo, ni soy un niño pq tengo 37 años, pero no vas a estar molestándome por todo, vamos digo yo. Otra cosa, es que ya algo se salga de madre.

      Eliminar
    2. es también un debate interesando el hecho de apoderarse del insulto para hacernos más fuertes. Mira que me cuesta menos llamarme bollera que lesbiana! Cuando no te importa lo que piensen los demás, qué mas da que te llamen maricón o tartaja, eso sí, si detrás de esas palabra no hay una mala intención

      Eliminar
  3. Opino con Fher. Hay situaciones, acciones o comentarios malintencionados que pueden ofender y hacer daño pero que un camarero me llame niña no me ofende lo más absoluto y es que a veces creo que somos más papistas que el papa.

    ResponderEliminar
  4. Llego tarde al debate pero aquí va mi punto de vista. Cuando entre familia, amigos o gente que me sea cercana me llaman "niña" no pongo ninguna pega. El problema surge cuando ese trato sabes que te lo están dando porque eres mujer y que si fueras hombre no sería así.
    Trabajo en el call center de una entidad bancaria y cuando hablo con clientes, es habitual que se dirijan a mí como bonita, hija, niña... y estamos hablando de temas económicos serios, no del tiempo que va a hacer mañana! A mis compañeros no les dicen bonito, guapo, hijo, niño, ni nada por el estilo... Es lo que me jode, que a las mujeres nos "piropeen" como modo de demostrar que ellos están por encima, que no valemos, en definitiva, que no somos merecedoras de respeto, a pesar de estar en un ámbito laboral en el que esos términos están fuera de lugar. .
    Y lo que más me jode es que mis propias compañeras dicen que es una forma de hablar de la gente. No son conscientes de toda la mierda que tragan a diario...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo el trasfondo del asunto, lo entiendo,. Lo que pasa que yo creo que cada uno debe saber donde está, es decir saber que nadie está por encima de nadie. Pero de todas formas, también te digo que mucha gente mayor, dice niña, niño o joven o hijo o hija, por costumbre, y te aseguro, por los que yo conozco, que no piensan, ni se plantean cuando lo dicen, que están por encima de nadie ni nada parecido.

      Eliminar
  5. Justo eso es lo que quería transmitir Cris.

    ResponderEliminar