24 de enero de 2016

Fin de una semana mierder

Por fin termina una semana en la que ha habido muchas cosas negativas en gente de mi entorno.

El lunes. mi mejor amiga me dice que se ha separado de su mujer, después de más de 10 años de relación.

Paseando por la calle a mitad de semana, mi perra casi muere atragantada (está perfectamente ahora).

Mientras estaba en el veterinario esperando lo peor, mi prima me dice que lo ha dejado con el novio. Un novio que vive conmigo, si ya de normal era callado ahora es como un fantasma.

Ayer presencié un accidente de moto al lado de mi calle. Bueno, ya había pasado y justo llegaba la ambulancia. El chico no se movía y hoy ha salido en las noticias que ha muerto. Tenía 24 años.

Vaya, que voy con un mal rollo en el cuerpo esta semana y con cierto miedo a salir a la calle... cuando se suman los factores pasear con la perra y cruzar la calle ¡qué tensión!

A la Moza la siguen puteando con los horarios y volvemos a vernos tan poco como antes. A veces sufro un poco por ella porque está mucho tiempo sin contestarme y pienso si no le habrá sucedido nada malo. Esto de los wasaps nos tiene esclavizados. Añoro los chats donde por lo menos te despedías con un adiós y no se dejaban las conversaciones a medias.

Por otro lado he tenido dos noches de fiestuki y bebercio y supongo que la resaca (y preregla) me tiene más sensible. Lo he pasado bien, estas noches de fin de semana. La premisa era: ¿Y si hoy es la última noche? Eso nos llevó a un garito bollero en el que sólo sonaba música latina y reguetón, está muy mal el ambiente barcelonés.

El resto de fin de semana lo he pasado haciendo lavadoras y escribiendo, y aún no he hecho la limpieza semanal. Me temo que lo dejaré para mañana...

8 comentarios:

  1. Nosu, Yo me pregunto: salimos de un Bar y os dejamos en la puerta del otro Bar que no tiene reguetón, ¿como pudisteis terminar en un sitio con esa música? jajajaja creo que prefiero no saberlo jajajajaaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. volvimos al otro bar que no tiene reguetón y lo cerramos, la única alternativa era ir a otro que cerrara a las seis y esa música es la que había.. argh

      Eliminar
  2. menuda semanita... parece que hay temporadas en que todo se agolpa y te deja muy malas sensaciones corporales... aunque ya veo que el finde desconectaste a base de bien!

    ResponderEliminar
  3. Vaya, hay que ver lo inclinada que es esta cuesta de enero :(

    ResponderEliminar
  4. si. a mi alrededor también están pasando cosas tristes, pero quiero pensar que lo bueno también tiene que llegar

    ResponderEliminar
  5. Piensa que siempre puede ser (aún) peor. Yo este lunes pasado despedí a mi abuela, que era uno de los pilares de mi vida. Me crió ella y gran parte de lo que soy se lo debo -a ella y mi madre-. Decirle adiós fue una de las cosas más horribles que he hecho, y aunque ha pasado poquísimo tiempo, siento una paz inmensa. No es por deprimirte más, y me imagino que lo habrás pasado fatal, pero supongo que en casos así, hay que relativizarlo todo (o quizá sea yo la que necesite hacerlo).

    No sé Nosu, ella siempre decía que aunque llores, patalees, te enfades, grites o hagas lo que quieras, el mundo no se para. Y es verdad. Yo iba medio zombie pensando que el mundo era un desalmado por no sentir el dolor que yo sentía, y a la vez pensaba que todos los días alguien pasa por lo mismo y yo no lo siento. Y que la vida sigue... a pesar de todo.

    En fin, mejor dejo de ponerme profunda porque a este paso acabamos moqueando las dos. A pesar del mal rato, me alegro de que a la perrina no le haya pasado nada.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Yo siempre pienso que las cosas pasan siempre de tres en tres... sobre todo las que dejan malas sensaciones, pero luego como vinieron se van. No podemos pararnos a pensar demasiado, sino no viviriamos.

    Totalmente de acuerdo con el Whatsapp... increíble y deprimente a la vez...

    ResponderEliminar