23 de diciembre de 2016

Una navidad (sin) más

En general no me gustan las fiestas ni celebraciones (creo que soy un poco vaga para eso): ni preparar cumpleaños, ni disfrazarme por carnaval... así que imaginaos las Navidades. A ellas se les suma la pérdida de la sensación de cuando éramos niños y de todos los que no están. En fin, un asco. Así que éstas pasarán sin más. No regalos, no nada. Por lo menos me siento con la libertad de no tener que ir a comprar "porque sí" y participar del estrés de la mayoría de personas. A la vez por eso, me siento un poco excluida y me da envidia la gente que lo pasa bien en las celebraciones populares, así de grande es la presión social, porque de pequeños las celebrábamos a full. Da rabia ir perdiendo las ilusiones a medida que se crece.

Intentaré aprovechar estos seis días de fiesta que tengo. Intentando cerrar obligaciones pendientes, aunque sólo quiera estar tirada en el sofá. Hay que activarse, sino contra menos se hace menos ganas se tiene de hacer nada.

Estos últimos días he pensado en la muerte. En lo que queda de nosotros después que nos vayamos. Recuerdos, al final, en las personas que nos han conocido, porque todos los objetos y obras, a no ser que seas alguien sumamente destacado, se pierden al poco tiempo. Los que no vamos a tener hijos duraremos un poco menos. Como mucho estaremos en el recuerdo de los amigos que nos sobrevivan. Y luego, nada más.


6 comentarios:

  1. Vaya animo!!! Llevo una semana de vacaciones, quedemos a tomar un buen vermut :-) y darnos la FELIZ NAVIDAD jajaja. muack

    ResponderEliminar
  2. Yo reconozco que soy Grinch total. Quizá por lo que dices de que con el paso de los años vamos perdiendo la magia de cuando somos niños y ya no vemos estas fiestas con la misma ilusión, pero bueno, es lo que hay. Mientras no las borren del calendario es lo que toca, aguantase.

    Seguro que cuando nos demos cuenta ya se acaba toda la parafernalia y cambia la época esta tan rara, ya verás. Yo me debato entre volver a Blogger, no hacerlo.. bah. Como diría Sócrates: solo sé que no sé nada.

    A pesar de todo, felices fiestas!

    ResponderEliminar
  3. Como dice el villancio... "recordar tu infancia podrás, al llegar la blanca Navidad" (esta canción me pone tan nostágica que la odio!). Yo ya sabes que estoy en modo "quiero volver a tener 8 años", así viviría estas fiestas con una ilusión auténtica.
    Pero lo peor es lo que viene después de Reyes... invierno, frío, días y días de frío, más invierno... Y la primavera nos espera ahí, lejos, después de cruzar ese desierto de días fríos (sí, ya sé que no paro de repetir la palabra "frío", pero es que no lo soporto!).

    La cuestión es activarse e ir buscanco distracciones...
    Arriba esos ánimos!! :)

    ResponderEliminar
  4. entre el comentario desalentador del frio de Hiro y mi familia en la comida de ayer hablando sobre qué hacer con su cuerpo cuando mueran, y yo pensar "coño! y conmigo qué harán si no tengo hijos ni nadie que se cuide de mi cuerpo?", yo estoy por hibernar hasta el día de mi cumpleaños

    ResponderEliminar
  5. YA se que esta época es, en muchos casos, deprimente. Sobre todo cuando nos hacemos adultos y no vivimos la ilusión de la navidad. Pero hay que animarse, mandar a tomar por saco las obligaciones sociales de la época, que no pase nada por ser un grinch. Pensar que el frío es mas fácil de combatir que el calor. Que la muerte nos llegara a todos, y puede que a algunos les recuerden mas que a otros. Pero francamente lo que importa es vivir, el tiempo que estamos vivos, vivirlo bien y a gusto con nosotros mismos.
    Venga va! Hei, Hiro, Nosu! Arriba ese animo! Se que cuesta, lo se, pero la recompensa es grande y os la mereceis!

    ResponderEliminar
  6. Ay! Que mal cuerpo se me queda después de leer el último párrafo!!! Que yo tampoco voy a tener hijos pero coño! Que alguien me recuerde no???

    ResponderEliminar