1 de julio de 2017

No estoy orgullosa de mí

No estoy orgullosa de mí, que no es lo mismo que no estar orgullosa de quién soy. Siempre que puedo voy a Madrid para el orgullo.

Este año no ha podido ser porque tengo una heteroboda. Mira que hay días al año... pero bueno, esto tiene algunas ventajas:

- Este año no tendré que enfrentarme al miedo de coger un avión o que nos peguen un bombazo al ritmo de "a quién le importa".
- Fui a un acto que conmemoraba los 40 años de la primera mani para la liberación LGTBI de España, que se organizó aquí, en BCN. Esto volvió a despertar mi vena activista y me hizo replantear algunas acciones que he querido hacer pero no he terminado de completar: encontrar alguna asociación donde hagan voluntariado en institutos para charlar con los jóvenes sobre la realidad LGTBIQ+ (ya no sé como escribirlo para intentar que todos tengamos cabida).
- Replantearme la asistencia a orgullos gaypitalistas, que les llaman, y orgullos reivindicativos. Que ese replanteamiento se deba a mis convicciones y no por lo que me dijo EsaChica el año pasado.



Y desventajas:
- Me pondré un vestido y me disfrazaré de hetero, pero sólo un poco, porque no pienso maquillarme ni peinarme de peluquería.  Hace demasiado calor para el traje-chaqueta.
- Intentaré no comerme la olla y controlar el alcohol para que no me dé el bajón entre tant exaltación del amor y paripés varios.
- Quedaré supermona en el metro con mi vestido y una bolsa de ikea bajo el brazo con el regalo de bodas.



Y no estoy orgullosa de mí porque he estado de bajón y en lugar de enfrentarme lo he escondido un poco bajo la alfombra. En algún momento tendré que hacerlo, porque me corroe saber que hay algo ahí pendiente. He dejado que se me coma el día a día y no me he escuchado. He vuelto a engancharme a internet y a las birras.

Ahora que ya he aprobado el B2 de inglés, me he matriculado para el año que viene en el máster y he terminado el curso de educación emocional, no tengo excusa para ponerme las pilas a partir del lunes (que mañana tendré resaca).



5 comentarios:

  1. Que sepas que yo sí estoy orgullosa de ti, a pesar de los pesares ;-)
    Guapaaa, te vienes conmigo a the waaaallll jajajaja risa infinita jajaja vamooosss

    ResponderEliminar
  2. ¿Te tienes que disfrazar de hetero? Jaaajaja. La última vez que me puse una camisa a cuadros fue en los años 90, que se llevaba tanto. Sólo he estado una vez en una manifestación del orgullo gay y me dio tanto asco la utilización partidista de la caravana, con esas carrozas del PP de Ciutadans y de toda esa gente que saca carroza, pero que está en contra de equipararnos de igual a igual con las ventajas sociales del matrimonio que les di la espalda. ¿Qué mierda era eso? Ya puedes sentirse orgullosa de ti, como se siente Blau, por tu día a día y los paripés carnavalescos para hacer caja, al que le guste.

    ResponderEliminar
  3. Hace unos tres años también me perdí el Orgullo por una heteroboda. Y este año me he perdido el acto conmemorativo de los 40 años, la mani reivindicativa de este sábado y el Pride gaycapitalista del próximo sábado porque me toca trabajar U_U
    Aunque esta última no me da tanta pena porque prefería ir a la mani reinvindicativa.

    Pues yo creo que debes sentirte orgullosa! (no le hagas caso a ese bajón). Has aprobado inglés y tienes ese máster esperándote en el horizonte.
    Molts ànims guapa!! :D

    ResponderEliminar
  4. ¡Nosu! Me quedo con tu frase del principio: "no estoy orgullosa de mí, que no es lo mismo que no estar orgullosa de quién soy". Y me quedo con ella porque su significado me parece precioso. Puede que pases malas rachas y sepas que podrías haber actuado de otra forma distinta, pero esencialmente te quieres y te sientes bien contigo misma. ¡Te felicito por ello! ¿Te puedo preguntar qué tal fue la boda hetero? ¿Finalmente pudiste no sucumbir al alcohol ante tanto amor/forever/príncipe/princesa? Lo del metro no te lo pregunto porque tengo el convencimiento de que sí, estabas súper mona con tu vestido y tu bolsa del Ikea. ¡Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola desbordamientos! Pues la boda fue bien, no fue un desfase de diversión como otras pero no lo pasé mal, que ya es mucho jaja. Había mucha gente mayor y con niños y pocos quedamos en la fiesta, suerte que iba con amigos sino hubiera sido mortal.

      Controlando el alcohol y sin bajón, eso sí, el cuerpo ya no es lo que era..
      gracias por lo de la frase. :)

      Eliminar