7 de enero de 2018

Hoy hace catorce años

Hoy ha sido una de esas mañanas raras: me he despertado a las 9:30, no tenía más sueño pero parecían las 6 de la mañana. Oscuridad en la calle, silencio en la calle, silencio en la casa. Así que me he negado a creer al depertador y he continuado dormitando. Cuando sueño cosas agradables, o simplemente que me gustaría que sucedieran o encajan con mi realidad, intento alargar el sueño. Bueno, yo creo que más bien es para no enfrentarme a la realidad del día por delante, aunque hoy no tenga nada desagradable que hacer, simplemente mi último día de fiesta paro antes de volver a la rutina.
De repente hago un repaso mental de qué día es hoy, no sea que me haya equivocado y me estén esperando en el trabajo. 7 de enero.

7.

El número de mi camiseta de básquet de toda la vida.

Y hace catorce años, el primer día que me enamoré. Y esa persona era una mujer. Es imposible determinar el día en que te enamoras, así que el 7 de enero de hace ya catorce años fue nuestra primera cita.

Me acuerdo perfectamente donde fuimos y qué tomamos. Me acuerdo de cómo iba vestida ella. Me acuerdo que era un día esperado porque eran vacaciones de Navidad y era el día que volvía de su pueblo, aunque habíamos estado coqueteando por messenger sin decírnoslo directamente (los cambios de estado eran una conversación paralela). Me acuerdo que le dije que le iba a coger la mano yendo hacia donde se alojaba porque me moría por tocarla. Me acuerdo que nos respetábamos tanto o teníamos tanto miedo, que ni nos besamos en esa primera cita. A partir de ahí empezó una historia de amor y de construcción de identidades y salidas del armario donde hubo felicidad y dolor a partes iguales.

Y hasta aquí hemos llegado. Una mujer hecha y derecha. He aprendido muchísimo desde entonces.

Nunca suelo hacer balances el 1 de enero, porque en realidad, nuestros calendarios no empiezan el 1 de enero. Cogemos la fecha de una ruptura, de alguna muerte, de cuando empieza el curso, de algún evento importante. Hoy he cogido el 7 de enero, cuando hasta ahora escogía el 1 de agosto, el día que me dejó.

14 años. Mucho tiempo.
Ahora cuento mi calendario siguiendo otras fechas. Ojalá pueda olvidarlas algún día, pero me temo que no. Sólo espero que no tengan que pasar tantos años para poder volver a ver fotos de esas personas o situaciones y sentir paz, en lugar de dolor o tristeza.

Está nublado, es domingo y llueve. Es el día ideal para hacer introspección.


 

18 comentarios:

  1. Yo, que recordaba hasta 15 decimales del número Pi, también he olvidado la mayoría de las fechas y sobre todo los años y la nemotecnia que utilizaba para recordar esas ocasiones importantes. Ahora, lo apunto casi todo, por no decir todo, pero me empieza a dar lo mismo. Vuelta de todo, se llama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo como una obsesión por apuntarlo todo, tener recuerdos guardados. De hecho, estoy subiendo todas mis fotos a la nube por si algún día me entran a robar a casa y se llevan el ordenador o discos duros. Si me quedara sin fotos, creo que perdería una parte de mí. Suena patológico, pero así es.

      Eliminar
  2. Qué recuerdo tan hermoso. Eso del respeto y del miedo hasta a dar un beso me resulta de un familiar. Jaaaajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién iba a decirme que algo tan doloroso en su momento podría volver a revivirlo de manera hermosa

      Eliminar
  3. Yo tambien soy de las que alarga el sueño cuando me gusta lo que sueño/pienso/imagino.. ahora tengo entre semana al despertador y los findes a mi hijo de 3 años que hace que me despierte siempre antes de lo que me gustaria.. (otra de las cosas que pierdes al tener un hijo/a).
    Yo odio y amo a la misma vez a mi memoria.. tiene una capacidad de guardar fechas.. ropa.. olores.. imagenes que no se olvidan nunca..
    Uufs lo de la nube es genial.. yo le dí un minigolpe al disco duro y perdí todas las fotos de cuando conocí a mi mujer.. de las primeras escapadas y los primeros momentos y me dolió en el Alma.. aun lo tengo guardado en un armario por si en el futuro tiene solucion..
    Ahora tengo 2 discos duros.. uno que esta entre algodones y el otro que es el de batalla por si se rompe tener otra copia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, esa es una de mis razones para no tener hijos... jeje
      Los olores, para mí, los recuerdos más poderosos...
      Lleva el disco a alguna tienda especializada, aunqu te cobren unapasta seguramente tenga salvación
      Yo tengo un disco duro en casa y otro en casa de mis padres por si hay una hecatombe jaja

      Eliminar
    2. Eres peor que yo jaja!!! Dejando a banda el disco duro que es muy valioso otra cosa que me obsesiona es que si alguna vez pasase algo (en plan guerra.. o algo aun peor) tengo concretado un punto de encuentro para mi mujer.. si pasase cualquier cosa nosotras ya sabemos donde acudir si nos pilla separadas... demasiadas pelis 🤔😂

      Eliminar
  4. Pocas cosas me dan más rabia que despertarme cuando estoy soñando alguien que me gusta o algo que me gustaría que fuera real. El otro día me pasó, cuando soñaba con la chica que me lo remueve todo ahora mismo, y sonó el timbre. No me levanté a abrir, pero me cagué en el ladrón de mi sueño.

    Yo no puedo dejar de hacer introspección. Un ejercicio recomendable, pero tremendamente cansino cuando es diario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que yo nunca puedo continuar el sueño.. malditos!

      Espero no dejar de hacer instrospeccion cuando ya no tenga que pasar cuentas a mi terapeuta. Intentaré encontrar el balance para que no se me vuelva cansino, pero la verdad es que sí absorbe mucho

      Eliminar
  5. ¡Vaya! Tengo un compi de curro que también jugaba a básquet con el número 7.

    Los balances son necesarios independientemente de la fecha, las fechas son solo excusas para retomar un poco el control de nuestras vidas. Yo tengo muy mala memoria, me acuerdo más por meses o estaciones de los eventos, tampoco de los años. Pero por lo que te leo es todo bastante positivo. ¡Me alegra que te hayas encontrado!

    Yo normalmente hago la introspección más profunda del año alrededor de mi fecha de cumpleaños, otoño, una época que incita mucho a ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, sigo buscándome. Lo que me da más miedo es volverme a perder. Ja vorem

      Eliminar
    2. Perderse conscientemente no es lo mismo que perderse inconscientemente ;)

      Eliminar
  6. Yo tengo un Blog para eso. Me sirve de apuntador de momentos/fechas. Todo son ventajas en los Blogs jajajaja
    Muack

    ResponderEliminar
  7. És un record alhora maco i trist.
    La història que expliques em recorda molt a la meva amb l'Id. També vam començar escrivint-nos mails i el dia de la primera cita, en la que tampoc va haver-hi petó per respecte o por, el recordo perfectament com si fos ahir. De fet, és el dia que celebrem el nostre aniversari de parella.

    Fer introspecció, de tant en tant, va bé per situar-nos i tirar endavant.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. quines coses fa la ment eh? Per molt que passin els anys, algunes coses queden gravades a foc

      Eliminar