28 de marzo de 2011

El tiempo que perdimos (post profundo)

Últimamente estoy celebrando mucho que un amigo haya salido del armario y empiece a vivir en consonancia a quien es, por fin (supera la treintena). Como tenemos bastantes amigos comunes, veo la evolución de las palabras que usó las primeras veces (estoy asumiendo mi condición), y cómo lo dice ahora: soy homosexual. Sin duda decirlo en voz alta te reafirma en tus sentimientos. Yo tardé bastantes meses en decirlo de mí misma, de hecho, a veces aún me cuesta decir "soy lesbiana". Bollera me parece menos solemne, me es más fácil, en fin, manías de una.

Bueno, volvamos a él. Lamenta por una parte, aunque le busca el lado positivo, el tiempo perdido, todo lo que ha "perdido" estos años por no dar el paso. Y me hace "gracia" ver como se comporta como un chiquillo de 15 años que descubre el amor por primera o segunda vez. A sus treintaipico tacos. Y me hace gracia porque a mí, en mayor o menor medida me ha pasado lo mismo, como a muchas de vosotras. Esas que nos "dimos cuenta" ya casi más cerca de los 30 que de los 14, nos encontramos ya creciditas enamorándonos de verdad por primera vez, descubriendo el sexo de verdad por primera vez, empatizando con las canciones de amor por primera vez, haciendo las gilipolleces propias de los quinceañeros enamorados con veintitantos por primera vez. Que habrá heteros que también sientan esas cosas más tarde que en la adolescencia, pero creo que nosotros somos más por esa razón.

Adoro Dalí

Yo siempre digo que en ese sentido, tuve una segunda adolescencia a los 24, pero por ello creo que la pude disfrutar o valorar más que si hubiera sido una adolescente hormonada. No lo fui porque buscaba lo que no tenía que buscar y paradójicamente lo que tenía alrededor (un mundo totalmente femenino) no me despertó nada hasta que abrí los ojos bastante tarde.

Así que a veces también me veo en mis taitantos haciendo o sintiendo cosas que teóricamente deberían haberme sucedido a los 15, y me pasan ahora por primera vez. Pero gracias a ello me siento rejuvenecida, viva, aunque me diga a veces: joder Nosu, ¡deja de hacer la gilipollas que no tienes 15 años!

17 comentarios:

  1. Pues a mí mi despertar "homo" sexual me pilló más cerca de los 15 que de los 30 xD Se vale igual,¿no? Mi madre siempre dijo que era muy espabilada...
    Por cierto Nosu, tú que sabes tanto de esto, ilumíname... ¿es verdad que Dalí les suele gustar a las lesbianas (bueno vale, a las bolleras, que veo que te sientes más cómoda :p)? Es que un día me dijeron que era tan mítico como las camisas de cuadros y así me quedé yo.
    Bueno, que yo también adoro a Dalí, su museo en Cadaqués me pareció increíble. ¿Has ido?

    ResponderEliminar
  2. osti, pues no tenía ni idea que Dalí fuera un icono lésbico, es la primera vez que lo oigo. Como no sea por sus pinturas de tías...

    Sí que fui hace muchos años (cuando era hetera jaja) aunque salí un poco decepcionada la verdad, muchas de las obras eran réplicas y no originales... demasiado boceto... y las más importantes del museo estaban en una expo itinerante en japón.
    habrá que volver.

    ResponderEliminar
  3. BUfff! qué bien te entiendo! yo ahora me siento una quinceañera, hay que volver a aprender a hablar, ligar, descubrir las señales que te indican si le gustas o no a la otra persona, conociendo gente... lo mismo que cuando estás en la adolescencia y empiezas a salir y a relacionarte...

    ResponderEliminar
  4. Pues yo creo que no he medurado lo suficiente. Y eso que lo mio fue a los 18, vamos que lo llevé a la par que las hormonas y demás circunstancias propias de la edad. Pero de todas maneras... cada vez que me "enamoro" (es que me cuesta un montón decir eso) me comporto como una idiota.
    Voy a ser una niña hasta que la palme.

    ResponderEliminar
  5. A mi me paso algo parecido, o peor.

    Ya q yo con 15 años sabia que como minimo era bisexual, y yo me olia que mas bien era gay, pero me empeñaba en negarlo, hasta tuve novia cinco años en la facultad.

    Hasta que ya a los 30 decidi que preferia ser feliz siendo como era aunque hubiera gente que me dejara de lado, que seguir negando una parte de mi. Pq efectivamente, de bisexual nada, gay gay

    Y al final no paso nada grave, mis hermanos lo entendieron, mi madre tb, mi padre lo lleva un poco peor y mis amigos tb.

    Con lo cual me quede con la sensacion de haber perdido el tiempo, por no haberle echado huevos mucho antes, pq lo mio es q lo sabia pero me negaba a aceptarlo, pero como yo digo, mejor tarde que nunca.

    Besitos. Fher.

    ResponderEliminar
  6. Lo mio es que se tarda hasta en explicarlo, ya si eso, te lo escribo a tu mail un diita.

    ResponderEliminar
  7. Pues en mi caso fue a los 22. Aunque si es verdad que ya lo sabía de antes no actué en consecuencia con mis pensamientos hasta los 22. No considero que tardase mucho porque a los 15 tampoco hubiese hecho nada. Ya con la edad he ido perdiendo la timidez y a los 26 que tengo ahora no me queda ya ni el rastro, pero de adolescente era una tímida patológica. Así que llegó cuando tenía que llegar. Y no considero que haya perdido el tiempo. Tampoco he tenido tiempo de perder el tiempo. Yo conocí a mi novia antes de poner el primer pie fuera del armario xD

    ResponderEliminar
  8. Al final somos afortunadas! aun habiéndolo descuebierto tarde, mira todas esas personas que sgeuro lo son y se reprimen y demás...quita quita...

    Mas vale tarde que nunca jajajajajajajjajaja además en la treintena...un chavalín!!! jajajaja

    ResponderEliminar
  9. Y no fui hetero nunca, fui una especia de ameba hasta los veintipocos, y eso que me pasé toda la carrera de educación física rodeada de bolleras, y yo sin darme cuenta! Ahora, más clarito no lo puedo tener. No es tiempo perdido, cada uno tiene sus tiempos, y hay que disfrutarlos como vienen!

    ResponderEliminar
  10. BeaTriz, pero mola esa sensación no? jeje. Yo es que de ligar, nunca he tenido ni idea! siempre ha sido incosnciente

    Jo, sí, supongo que cada vez que nos enamoramos cometemos las mismas gilipolleces, pero no las vivimos igual a los 15 que a los 30... sino malo!

    Fher, hace siglos que no actualizas el blog o es que te has cambiado de nuevo de dirección? Pues mi aigo le pasa algo similar, siempre lo ha sabido pero nunca ha tenido el valor hasta ahora. Cada X tiempo se autoconvencía de que tal chica o la otra le gustaba. Cada uno necesita su tiempo y sus circunstancias!

    Truca, yo también era tímida patológica... tienes razón, fuera hetero o ya habiendo sabido q soy les, no sé si me hubiera atrevido a salir a ligar jaja.

    Tanais, sí, más vale tarde que nunca.. además tampoco es tan tarde!

    Hormiga, pues yo igual, ameba total a pesar de ir a cole de tías... tenía que llegar la que nos despertara de nuestro amebismo, no? jaja

    Blau, sí sí, heteríiisima eres tú jaja. Se avecina la openhouse

    ResponderEliminar
  11. :) que bien!! A disfrutar la vida con tu amigo! Beso

    ResponderEliminar
  12. ¿Deja ya de hacer el gilipollas? ¡Anda ya! ¡Hazlo! Mola... ;D

    ResponderEliminar
  13. es q el blog lo deje ya?, sigue ahi pq es la direccion de google.

    Y si, yo era como tu amigo, autoconvenciendome de que no podia ser gay, hasta que la vida te obliga a afrontarlo, y no se tu amigo, pero yo senti una gran liberacion, y desde entonces soy mucho mas feliz.

    Besitos.Fher.

    ResponderEliminar
  14. Pues yo fui una adolescente hormonada, me pasé de los 23 a los 28 aprox en sequía voluntaria por decepciones varias, a los 28-29 empecé a despertar y a mis recién cumplidos 31 parezco una quinceañera, llenando el muro de un niño de tejas y tirandole besitos por teléfono, emocionandome cuando me manda un sms a las dos de la madrugada para desearme felices sueños... no hace falta salir del armario (ni estar dentro) para comportarse como una adolescente encoñada XDD

    ResponderEliminar