28 de enero de 2012

Mi vida surrealista

Ya echaba yo de menos esas cosas raras que me pasan y dan vidilla al blog...
Ayer por la tarde, antes de ir de birras, tenía que ir al Decathlon pero antes me desvié... no me preguntéis por qué, pero estaba yo saliendo de un sex-shop y me empieza a hablar un marroquí con una bolsa. Shit.

Yo me quiero hacer la moderna yendo sola a estos sitios, pero ya es la segunda vez que los hombres me "asaltan" saliendo de una tienda de éstas. No se puede ser tan guapa. Hace años uno me ofreció hacer intercambio de parejas, se ve que no tenía clara la definición de lesbiana.

El señor (porque ya superaba los 40) me empieza a encuestar en un casi perfecto castellano de por qué iba ahí, si buscaba productos de calidad, de marca.
- Sí sí, claro, de marca, pero no había lo que busco, ala, adiós
- Tú quieres calidad, seguridad, marca, marca buena.
- Pues claro, adiós.

Yo ya pensaba que de su bolsa iba a sacar una colección de vibradores de imitación a mitad de precio, visualicé mi cadáver electrocutado en la cama después de utilizarlos, así que empecé a subir calle arriba pero no hubo manera de zafarse. Yo no sé por qué me hago la amable, cuando tengo fama de borde. Pero vaya, si se me acercan a hablar en un tono normal, lo lógico es responder. A partir de ahí me empezó a contar su vida, que aquí hay más libertad que en Marruecos, que hasta un día quedó con dos chicas y se empezaron a besar delante suyo.
- Ya, bueno, ¿Y qué?
- ¿Cómo que y qué? ¿Tú también?
- Nooo, yo no, qué va, qué va (espero que no sepas qué significa mi bolso de colorido arcoiris) pero si ellas sí, qué?
- Nada nada, hay que probar todo, aquí la mujer más libertad!

Y seguimos hablando de lo divino y humano, que le recomendara bares o pubs donde hubiera chicas guapas, pero que no fueran putas, "paja mejor que puta!"
- Uy, no lo sé, es que yo no voy buscando chicas guapas! (Claaaaaaaaro).
- Ya, tú sales con tu novio, pero eres de aquí, alguno sabrás.
- Sí pero no dejan entrar hombres

Total, que tras rechazar tomar algo con él ni darle mi número para que me trajera un regalo de Marruecos (a ver, que tampoco he nacido ayer) después de un cuarto de hora por fin llegué, sin haber comprado nada, al bar donde estaban mis colegas.

Moraleja: no vayais solas a los sexshops.

12 comentarios:

  1. Jodo petaca. Prefiero el metodo de la nota, que aunque también es un poco de psiópatas al menos lo tienes lejos y te echas unas risas XD

    ResponderEliminar
  2. Nosu, estas loca o qué? como se te ocurre hacer conversación...ainssss.... donde estaba la mozamozamozaaaa

    ResponderEliminar
  3. Yo me hubiera echado unas risas, y me imagino su cara si le hubieras dicho que eres lesbiana.

    Belén.

    ResponderEliminar
  4. Yo me cago de miedo si voy sola soy una desconfiada xD

    ResponderEliminar
  5. Jaaaaajajaja. Está claro que no se puede ser amable con los desconocidos, que si no al rato los tienes pidiéndote una copia de la llave de tu casa para relación formal....:P

    ResponderEliminar
  6. A mi me pasa lo mismo que a ti, parezco un punto de informacion andante, se me acerca to' Dios y claro... aunque les intentes cortar, te dan conversacion y al final no sabes cómo, acaban contandote su vida ¬¬

    ResponderEliminar
  7. Yo por suerte siempre consigo escaquearme bien en esas situaciones :)

    ResponderEliminar
  8. A mí esa gente me huye.Les hago creer q doy religiosa y les intento evangelizar.No falla.Huyen.Besos

    ResponderEliminar
  9. Juas...eres una valiente!! Ir sola me da apuro... :P
    Bsoss

    ResponderEliminar
  10. Si te sirve de consuelo la última vez que viajé sola por Italia sufrí el "asalto" en 3 ciudades diferentes. No se puede ser buena pq sinó después no hay quien se los quite de encima así que en Roma ya me inventé un novio y le dí esquinazo.

    ResponderEliminar
  11. El otro día le dí palique al taxista que me llevaba a casa y la de veces que me pidió el teléfono para quedar a tres, diossss, qué asco, y que cuanto más cerdos y desesperados están, menos se dan por aludidos cuando les mandas a la mierda.

    ResponderEliminar