20 de abril de 2012

Y de repente, zas

Acabo de entrar un poco en shock porque me ha llegado un privado de una chica que fue conmigo a clase. No tenemos contacto desde hace 18 años, simplemente estamos como amigas en facebook y ya, aunque últimamente hablábamos más porque vamos a ir juntas a un concierto y aún me debe la entrada... que no es barata precisamente.
Pero cuando justo pensaba mandarle un privao de "págame que hace 3 meses que te adelanté el dinero", me dice que le acaban de diagnosticar cáncer.. me he quedao de piedra, porque ok que el cáncer puede aparecer a cualquier edad aunque si eres joven menos probabilidad, pero joer... Lo releo y sigo sin creérmelo, y ya os digo, no tengo una relación estrecha con esta chica, no quiero ni pensar qué pasaría si fuera un ser querido, porque cuando lo viví, no era tan consciente como ahora.

Y me hace volver a pensar en lo afortunada que soy.


9 comentarios:

  1. Qué palo, ¿es muy joven?, ¿qué tipo de cáncer es?.
    Desgraciadamente yo también estoy pasando eso mismo pero con una hija de 36 años: Linfoma de Hodkings, pero este es "bueno": hay un 93% de curación si se sigue el tratamiento de quimio y casi ninguna recaida.
    En fin, que hay veces que esta vida es un asco.

    ResponderEliminar
  2. ella tiene 31 y cáncer de duodeno

    lo siento Isa, ojalá tu hija aumente esa estadística! seguro así será :)

    ResponderEliminar
  3. Yo nunca sé cómo reaccionar ante esas situaciones, pero como bien dices somos afortunados y podemos ayudar al otro trasmitiéndole ese sentimiento para que lo vea con optimismo, aunque es difícil.

    ResponderEliminar
  4. pues a apoyarla y animarla, y efectivamente, gracias a la vida...

    ResponderEliminar
  5. Nosu..nosu, animo a las dos. El cáncer es una enfermedad que afecta no solo al que la padece, abarca a la familia, amigos y conocidos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. y ahora me acabo de enterar que se ha muerto la abuela de una de mis mejores amigas.. qué racha!

    ResponderEliminar
  7. Últimamente este nombre aparece demasiado, ojalá vaya todo bien.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. pues sí, el zarpazo siempre pilla por sorpresa. Por eso hay que vivir y aprovechar la vida, qué otra cosa se puede hacer.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Lo malo de las rachas es que cuando empiezan, parecen no pasar.
    Mis abuelos murieron de cancer y al menos pudieron luchar. Mi madre murio y aun a dia de hoy, seguimos sin saber de que, los medicos no descubrieron la enfermedad.
    Mucho animo para tu amiga!

    ResponderEliminar