12 de septiembre de 2012

De banderas

Alguna vez he pensado que la gente puede poner, y algunos la dejan siempre puesta, banderas en su balcón, no sólo en días señalados como hoy. He buscado por internet las que más se ven por mi zona.





Y pienso... me jode que la gente pueda poner este tipo de señales y a mi me dé MIEDO poner una como ésta incluso el día del Orgullo.


De hecho, esta foto es mía de un orgullo pasado, porque haciendo una búsqueda rápida en google no he encontrado fotos de banderas arcoiris en balcones que no fueran ayuntamientos.

No es que yo sea mucho de banderas y escudos, pero el hecho que poner un símbolo de estos me lleve a pensar que un día picaran a mi puerta para darme una paliza me da mucho que pensar, por mucho siglo 21 que sea.

8 comentarios:


  1. Pues digo que tienes toda la razón del mundo. Yo pondría la bandera de España en mi casa, al estilo de cómo se ven en las de EEUU, y nunca me decido porque también me da un poco de miedito.
    Hoy dia creo que ya no tanto, pero en general los fachoides se han apropiado de la bandera española y no quiero que me confundan con uno de ellos¡¡¡¡.
    Contaré que en El Rocío me compré varias pulseras con motivos de la bandera española (allí se llevan mucho, pero no por temas políticos) y una vez que me las puse todas juntas(molan mazo, que dirian algunos) un compañero de trabajo me dijo con guasa (menos mal porque si no me lo cargo), "... llevar TU esas pulseras es una provocación".
    La discusión que siguió te la ahorro, era como hablar con un besugo.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí me da pereza poner banderas. Y me siento muy identificada con la tierra de donde soy y creo en ella casi como una religión, pero, afortunadamente para mí, el día de mi patria siempre es domingo de resurrección y nunca estoy en casa para poner la ikurrina que mi madre bordó en épocas en la que estaba prohibida. Així m'estalvio l'esforç. Ahir va ser increíble. Dos millions de persones demanant la independència!! Casi un orgasmo. Jaaaajajajaja.

    ResponderEliminar
  3. Uff pues sí, es una pena que todavía se pueda tener miedo por algo así :(

    ResponderEliminar
  4. Vivo en un primero. Con esto de la Eurocopa, igual que en el mundial, mi madre colocó una bandera de España atada a un palo de fregona (muy propia mi madre, lo sé.) Se subieron una noche y nos la robaron (con to y palo). Si se subieron por la ventana del bajo hasta el primero para robarme una bandera pestosa de los chinos, no me quiero imaginar de qué serán capaces si pongo la del arcoiris. Que lo mismo no pasa nada, pero no sé, que me rayen el coche o algo de eso no me apetece, la verdad, que estoy en paro ahora como para hacerle chapa y pintura... *frivolizando*

    ResponderEliminar
  5. Las banderas de "España" desde el triunfo del mundial al menos por aquí sigue ondeando por millones de balcones y no pasa nada. Pero te comprendo, yo también siento cierto miedo de poner la del Orgullo por ejemplo, pero no sólo eso, también la de la República, conozco a gente que ha tenido "problemas" por eso. Sí, mucho siglo XXI, pero pensamientos y actuaciones cuanto menos neandertales.

    ResponderEliminar
  6. Yo también vivo en un primero y no pongo la arcoiris... ¡porque me la roban! Por la calle la luzco sin problemas. :)

    En cuanto a la nacional, soy más de la tricolor, aunque tampoco la pondría en mi casa.

    ...No sé, siempre me ha dado la sensación de que las banderas separan más que unen. Al fin y al cabo, representan fronteras.

    ResponderEliminar
  7. El bloque donde viven mis padres es el que mas banderas españolas tiene ondeando en los balcones del pueblo... Me atrevería a colgar la del arcoiris pero nunca la estelada catalana (fijo que me tiran huevos en la puerta)

    TRUE o.O

    ResponderEliminar
  8. Llamadme loca pero creo que si pusiera una bandera del orgullo en la ventana de cualquier casa, por norma general, no pasaría nada (como mucho que me la robarían) En mi caso la tengo en mi habitación porque vivo en un 6º y una calle pequeñita y no se vería mucho.

    ResponderEliminar