3 de noviembre de 2013

¿Me quieres?

A veces me sale con esta pregunta. Claro, que a veces me deja más de piedra con preguntas del tipo "¿Te acostarías con Mónica Naranjo por dinero?"

Muchas veces hemos tenido conversaciones de que el querer no se puede medir, que cada una quiere de forma distinta, no significa ni más ni menos, una necesita decirlo muchas veces, otra no tanto... para mí son mejores los detalles del día a día que demuestren eso (no necesariamente materiales). Así que como yo lo digo menos (quizá por miedo a vaciar de significado la expresión), me la meto en el bote (nunca mejor dicho) así: 

Sí, fui a lo fácil y tiré de un detalle material, los otros no se pueden contar

Y con otro con su nombre. Ahora tengo la tentación de dos botes de nutella en casa y ella rendidita a mis pies.

O eso me gusta pensar, porque tenemos nuestros encontronazos, claro. Suelen versar sobre lo poco que nos vemos debido a nuestros (sus) horarios. Ya no sólo que a veces sean intempestivos, sino que no respeten sus días de descanso (con lo que nuestras posibilidades de planes de más de un día o una tarde se reducen).

A ella que es la que lo sufre, le cabrea, yo que lo sufro de rebote, me cabrea también, y a veces yo opto por callarme (con lo que me voy hinchaaando, hinchaaando -los ovarios-) y ella también, o se calla y se lo come solita, o me miente sobre sus horas de salido o que ha ido a otro sitio cuando en realidad sigue allí encerrada (y se va hinchaaando, hinchaaando). Expresamos nuestro cabreo por una situación, lo que no quiero es que lo acabemos personalizando echando las culpas la una a la otra, aunque sé que a veces sueno así. Causa un malestar mutuo, ella se siente mal por no poder compartir más tiempo conmigo y me pide incluso perdón, yo me siento mal por reprochárselo aunque tenga heridas en la lengua de tanto mordérmela, y nos quedamos tal que así:




Esto no es para nada bueno. Lo más factible es obviar el tema, aunque yo creo que las cosas hay que hablarlas. Aprovechar el máximo las horas que podemos estar juntas. ¿Pero cuanto tiempo más podremos obviarlo? 
¿Cuándo podremos acompasar nuestros ritmos?


Ni idea.


Lo que sí tengo claro es que una relación no se puede basar enn los silencios y las mentiras, aunque sean piadosas. Hay que coger la vaca por los cuernos.

7 comentarios:

  1. Feliz domingo Nosu! anoche vimos la película y tenias razón, hoy no me apetece nada salir :-) hoy daré mi opinión sobre la obra maestra.

    ResponderEliminar
  2. Yo también soy más de hechos que de palabras. Hace tiempo que le quiero hacer la misma sorpresa con la etiqueta de nutella a mi novia :D

    Yo también pienso que las cosas es mejor hablarlas que guardártelas a dentro.
    Es "molt fotut" cuando el tema laboral se mezcla en una relación. Espero que podáis encontrar una solución pronto! :)

    ResponderEliminar
  3. Es tan complicado cuando algo externo interfiere en una relación por lo difícil que resulta sobrellevarlo.
    A ver si llegan pronto las vacaciones de la Moza y por lo menos os dan un respiro para poder pasar más tiempo juntas.
    Para el resto mucha paciencia y tal y como dices mejor hablarlo q guardarlo pq acaba siendo peor.
    Feliz semana!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bonitos esos detalles! (los de Nutella), seguro que le gustan.
    Y sobre lo otro que comentas... Yo no sé a qué se dedica tu novia, pero podríais plantearos la opción (a medio o largo plazo) de que cambie de trabajo, ahora la cosa está muy mal como para rechazar un puesto, pero supongo que en algún momento la crisis irá desapareciendo y yo si fuese ella, lucharía por hacer otra cosa. Desde mi punto de vista, el tiempo, los días, deben proporcionarnos espacios para el amor, el ocio... De lo contrario no nos vale de nada sacrificarnos en el trabajo.
    Así que podéis plantear posibles alternativas, aunque no sean inmediatas (o si).
    Se percibe que os queréis muchísimo, y seguro que todo termina saliendo bien.
    Un abrazo
    caminosdelespejo.wordpress.com

    ResponderEliminar
  5. Verdad, aunque duela.
    Aceptación y paciencia, aunque canse.
    Calidad, en el tiempo juntas.

    ResponderEliminar
  6. Uff yo soy de hablar las cosas pero YA, que luego salen demasiadas acumuladas y me rallo/rayo!

    En cuanto a la nutella... no se me ocurrió ese mensajito! Y la promo ya ha terminado :-( aunque pedí una que decía "jochi&cati" que tenemos pegada en la nevera (porque el bote de nutella ya nos lo zampamos jeje!)

    ResponderEliminar
  7. Yo me aguanto y aguanto... y así me pasa que cuando estallo, la armo pero bien. Siempre aconsejo hablar las cosas en su momento pero reconozco que yo no soy capaz de hacerlo... Así que tu no te arrugues, que luego arreglar las cosas es mucho mas difícil.

    En cuanto a la Nutela.... ni me había enterado de que existía esa promo....O_O. que fuera del mundo normal estoy....

    ResponderEliminar