28 de octubre de 2014

Voy a buscar trabajo

Basta ya. Cada día una putadilla nueva. No hay día en que entre y salga contenta del trabajo. Una pena, pues es el sitio donde he pasado los mejores años de mi vida laboral. No quiero que se conviertan en los peores, y se están estropeando a pasos agigantados. Hacer cosas porque hay que hacerlas, sin poder negociar un modo mejor por amabas partes y tener que quedarse con "es lo que hay" tiene un límite en el tiempo. Ver compañeros a los que tengo que dar los buenos días cuando les escupiría en la cara. Así que iré buscando otra cosa para oxigenarme. Sin prisa, aunque sea para cogerme una excedencia y estar algunos meses respirando otros aires. Yo, como las ratas, si el barco se va a hundir, o se hunde para mí, la primera en pirarme, que bastante mierda he comido ya.

Del resto que puedo controlar, lo que más estoy cumpliendo es haber vuelto al deporte. Quizá no cada día, o cada dos días, pero me he sumado a esto que está tan de moda que es salir a correr, que combino con la bici (que me gusta más). Me ayuda a no sentirme tan cansada y empiezo a notar eso del enganche, la necesidad de salir a superarse. Todo sea por tener más registros en el Runtastic que los demás jaja.

Me gustaría encontrar más tiempo para escribir más. En mi libreta de sueños: los últimos usos que le di eran para plasmar pesadillas, para ver si no se repetían, debería volver a hacerlo porque cada noche tengo desde hace meses y es bastante desagradable.
Escribir también en mi libreta de recuerdos, una especie de memorias que me vienen al azar de cuendo era pequeña.
O en un diario personal, poner todo lo que ya no pongo aquí y no quiero que nadie lea.

En fin, mil cosas.
Desterrar lo que me hace infeliz y acoger la que me hace feliz.




Me imagino que estás volviendo a casa 
Después de un día largo … 
Que abres la puerta, y yo me quedo quieta … 
Tú me preparas la cena. 

Y es que no se puede más. No se puede más. No se puede más. 
De estar aquí “sentá” en el sofá 
Dando vueltas al tarro 
Y venga a desviarme y la puerta no se abre. 
Y es que no se puede más, no se puede más

5 comentarios:

  1. Nosu, buena suerte, estoy segura que encontrarás algo estupendo. Que bueno lo del deporte, yo siempre lo digo, pero me quedo sentada en el sofá jajajaja montemos un torneo light de algo :-P

    ResponderEliminar
  2. Los cambios siempre son muy buenos. Movimiento interno y externo que nos enseña y nos ayuda a sentirnos vivos.

    :-)

    ResponderEliminar
  3. Pesadillas y trabajo seguro que están unidos. A ver si me engancho del todo a la bici...

    ResponderEliminar
  4. El trabajo es un bien escaso, y hay que aguantar carros y carretas...mi táctica ha sido siempre no volcarme demasiado, hacer lo que se espera de mi, pero sin ninguna implicación emocional, asi no me llevo disgustos!!!

    ResponderEliminar
  5. Hay que echar lo malo "pa fuera" y me parece muy bien lo de ir buscando algo .....aparecerá seguro. Es una pena perder la ilusión ( en cualquier faceta de la vida). Eso de ir al trabajo sin ganas, pensando... ¿ qué me encontraré hoy? , va minando a la persona. Así que aquí va todo mi ánimo para esa búsqueda y para que relativices lo máximo posible, cada situación negativa de tu curro.
    Escribir.....tanto escribí en mis años mozos....Ahora con casicuarenta y tres niñas, sólo lo hago en mi humilde blog, y muy de vez en cuando. Leo más que escribo, pero hay otras prioridades.
    Abrazos de miércoles :)

    ResponderEliminar