16 de enero de 2015

Tener mucho o no tener

¡Quien mucho abarca poco aprieta!

Muchas veces pienso que no le sacamos el jugo a las cosas, ahora que tenemos más (materialmente hablando) que cuando éramos pequeñas muchas de nosotras.
Internet tiene gran parte de culpa, claro. Quién más quien menos tenemos esa ansiedad de no poder abarcar lo que tenemos a nuestro alcance. No hay suficiente vida para leer todos los libros, blogs, feeds que queremos leer, ni para todas las pelis y series que queremos ver, ni toda la música que queremoes escuchar, ni a todos los sitios del mundo a los que queremos ir.

En cambio antes, tenías tres o cuatro cassettes, algunos más libros, con suerte dos videojuegos distintos, la misma cinta beta grabada y regrabada y los exprimías a tope, una y mil veces, los disfrutábamos mucho. Y es que no había más. Pones ahora por ejemplo el primer disco o cinta que tuviste y seeguro que te lo sabes de pe a pa aunque haga 20 años que no lo escuchabas.


En cambio ahora picoteamos de tantos sitios, que a duras penas me acuerdo de lo que hice ayer o me cuesta concentrarme en la lectura porque ¡ey! ¡Internet está tan lleno de artículos interesantes! ¡Hasta te puedes enterar de cosas leyendo menos de 140 caracteres!

Y ahí ando buscando el equilibrio,

¿cuándo empieza a ser demasiado para convertir la felicidad en infelicidad?

8 comentarios:

  1. Tienes razón, antes teníamos 4 cassettes, 4 libros, 2 pelis y nos los sabíamos de memoria porque no teníamos más para elegir, así que los exprimíamos y disfrutábamos al máximo. Ahora, en cambio, tenemos tanta información a nuestro alcance que somos incapaces de abarcar tanta abundancia. Y es que cuanto más tenemos para escoger más crece la ansiedad de elegir.

    ResponderEliminar
  2. Ahora no damos abasto con la cantidad de constantes cosas nuevas que salen. Me siento como Paco Martínez Soria viniendo del pueblo con la cesta de la matanza y las gallinas atadas con un cordel.

    ResponderEliminar
  3. Y esa sensación de que no sabes nada...

    ResponderEliminar
  4. Ese cassette de... Verano' 92!! Dios que nostalgia de los viejos tiempos....

    ResponderEliminar
  5. yo también tengo ese cassette. qué razón tienes en lo que dices . yo tengo ni sé cuantos capítulos grabados de las series que me gustan en Imagenio. no sé cuando terminaré de verlos, quizás nunca. y pelis que he comprado, y libros...ufff.

    ResponderEliminar
  6. Yo de pequeña ya iba a la biblioteca y aspiraba leerme todas las novelas que tenían, que ocupaban toda una pared. Era una estantería enorme, llena de libros apetecibles. Era un sueño inalcanzable... Para mí Internet no ha hecho más que agrandar la estantería...

    ResponderEliminar
  7. Y luego llega un día en que descubres que la misma felicidad contiene infelicidad y los esquemas se rompen para mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  8. Y luego llega un día en que descubres que la misma felicidad contiene infelicidad y los esquemas se rompen para mucho tiempo.

    ResponderEliminar