21 de enero de 2017

Los rescatadores


Por fin ha terminado la semana. Digo por fin, porque cada mañana, justo al despertar sólo tenía ganas de volver a casa y el hecho de enfrentarse al día me dejaba agotada.
Esta semana he comido poco y mal, con lo que tampoco he tenido mucha energía, que gran parte se la llevaba el cerebro que no para, no para de dar vueltas. Justo al día siguiente del post anterior hablé con ella y sólo sirvió para reprimirme más y hacerme más películas en mi cabeza, aunque por otra parte me quedé más tranquila.

Esta tarde ha sido de médicos, aprovechando que me miraba otras cosas le he comentado sobre la ansiedad y me ha dado un jarabe de hierbas varias a ver si me relajo un poco y duermo mejor. El resto, trabajo mío mental, lo sé. Intento controlarlo, lucho contra ello cada puto día. Es muy difícil dejar de pensar, ayer me tuve que decir BASTA.

Estos días se alivian con amigos simplemente pasando el rato, como hoy, o con terapia gratis con amiga(s), como el miércoles. La verdad es que tuve bastantes revelaciones, con poner diferentes palabras a ideas que me rondaban por la cabeza pero que en boca de otra persona toman más fuerza. Fue genial, a decir verdad. Abrí más los ojos y sentí tener un poco más de poder aunque mi cuerpo diga lo contrario. ¡BIEN!

Toda la vida pensando que era una víctima cuando soy un rescatador. Y es cierto, he jugado ese rol dentro de las parejas a pesar de que en algunos casos yo está igual de rota o perdida que la otra persona y creía que era la salvada. Pero no. Y al parecer sigo haciendo lo mismo. De eso nunca había sido consciente, de la dependencia emocional sí, y a pesar de todo, sigo repititiendo patrones. Y  también repito otros que no me gustaría: cuando me siento muy mal leo a trozos un libro que me ha dejado mi madre sobre la ansiedad. Resulta que los apartados que tiene marcados y subrayados son los mismos que actualmente subrayaría yo. Siempre bromeo con que tengo buenos genes, qué guapa, qué lista, sin enfermedades importantes o crónicas, pero por la parte sistema nervioso he salido a mi madre y a mi abuelo. Penica.

18 comentarios:

  1. ajajajaja muy fan de la foto de Heidi y Clara!
    repetimos cuando quieras! Para mí fue genial también!
    muaaaaaa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que venía como anillo al dedo jajaja

      Eliminar
  2. Piensa que en nada llega la primavera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. qué ganas de solecito, por dios... no te lo puedes ni imaginar

      Eliminar
  3. La ansiedad es difícil de controlar, date tiempo y ve dando pasitos, aunque te parezcan pequeños en realidad son más importantes de lo que parecen. Yo ahí estoy con mi madre y no es nada fácil, toda la paciencia del mundo es poca, pero bueno, ye lo que hay.

    Al menos me alegro de que poco a poco se vayan aclarando las ideas. Ánimo Nosu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es una putada, pero intento que no se me descontrole si no es muy complicado salir. Paciencia con tu mami.

      Ya se va aclarando un poco la cosa, visto desde la distancia no han cambiado tanto las cosas, intentaré recuperar la paz mental del principio e intentar disfrutar.

      Gracias

      Eliminar
  4. Roles, mmm nunca había pensado en eso. Que opinas del Yoga?? llevo varios días pensando que debería probarlo, quizás nos ayude a canalizar nuestras emociones.
    Enero ya se fue, en nada Febrero y el carnaval.
    Muack

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he pensado pero no seriamente. Yo creo que estoy más de psicólogo jaja, pero siempre he sido de deportes más activos, que el subidón de adrenalina luego me deje relajada. Pero algo que haga parar la cabeza, no estaría nada mal. Ella dice que le va genial.
      Tengo que colver a correr. Seguro que me ayuda, después de este mes de diciembre y enero de inactividad y enfermedad.

      Eliminar
    2. Yo llevo un año haciendo pilates, yo.. que soy de las de deportes de contacto y mas brutita que un arado. Y si le coges el punto esta muy bien (supongo que pasa algo parecido en el yoga, pero mas profundo) hay que aprender a relajarse sin pensar, a concentrarse, a respirar y sentir... a dia de hoy soy capaz de controlar mi cuerpo en posturas que ni de adolescente....

      Eliminar
  5. ¡Maldita ansiedad! a mí me costó la vida aprender a medio controlarla, y claro, va por épocas. Pero ánimo, que podemos con ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, me cuesta horrores, cuando el cuerpo responde solo no sé cómo hacerlo...

      Eliminar
  6. Nosu, te recomiendo un escape room. Deducciones, claves matemáticas, diversión, adrenalina, te hace sentir viva y bien. 60 minutos para conseguir el objetivo y salir de la habitación donde estás encerrada. Prueba uno, ya me dirás. Supera en creces al chocolate y a la autocompasión. ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He hecho un par y me encantan! Muy divertido, la cabeza distraída todo el rato. Me encantó el del psiquiátrico de chikenbanana!

      Eliminar
    2. Ese no lo he hecho. Te aconsejo el de Gironella, Hostal 83, es de miedo psicológico. Además, te haces una excursión y se pasa el día fuera. El de Badalona, Abduction, también está muy bien.

      Eliminar
  7. creo que ya te han dado buenos consejos quienes han comentados antes que yo así que poco a poco haciendo para poder estar bien. Animo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. con saber que estáis aquí y dejar huella, es suficiente :)

      Eliminar
  8. Ufs, niña. Yo mejor no te doy consejos porque ni me imagino por lo que pasas (Ventajas de ser insustancial). Ánimo que de todo se sale y de este bache también. Apóyate en las amistades, que es la mejor terapia del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ay, cómo me gustaría ser una insustancial a veces jaja. Pues nada, cuando el cuerpo no responde a lo que quiere la mente es unan putada. Pero sí, ya estoy haciendo terapia amiguística, que es más barata que el psicólogo y mejor :)

      Eliminar