27 de marzo de 2017

Recuperar mi vida

Poco a poco voy viendo la luz. Quiero recuperar la vida que tenía hace muchísimos años, no sé cuando me perdí y no me quise dar cuenta.

La verdad, no sé como se hace. Quizá estableciéndose pequeñas metas y cerrar cosas pendientes de hacía muuucho tiempo, aunque sean chorradas del día a día.

Quizá el secreto está en moverse, pero no demasiado. Hubo un tiempo que ocupaba casi todo mi tiempo en hacer muchas cosas, no dejar escapar ninguna oportunidad de ocio, imponiéndome otras obligaciones aunque no me apeteciera mucho. Sólo para "hacer cosas". Al final me saturé, claro. Lo que me gustaba pasó a ser indiferente, y entonces caí en la inmovilidad. Cada vez hacía menos, y lo que tenía que hacer, eran obligaciones. Ir a trabajar, ir a inglés, ir a básquet, quedar porque sí.

Una de las cosas que tengo pendiente desde hace muchos años es dedicar menos horas a internet. La verdad es que este último mes que me he dedicado más a escucharme a mí misma, analizarme (a veces hasta la extenuación)  y en definitiva, en volver a ser autosuficiente, no he estado tanto en las redes sociales, aunque aún espero reducir más. No tener que conectarme cada día a Facebook, sólo para distraerme o interactuar con alguien, sintiéndome más vacía después.

Mi madre me ha dicho que mire lo positivo de las cosas. Pero la verdad es que nadie me enseñó nunca. Me cuesta adaptarme a los cambios impuestos, así que podreis imaginar que crearlos yo es algo que no suelo hacer. Ahora estoy haciendo cambios, aunque sean pequeños, por lo menos mentales.

A ver que pasa.


7 comentarios:

  1. El propósito ya lo tienes, y lo estás cumpliendo. Cada vez irá mejor, lo verás. Ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Te deseo lo mejor en este proceso de cambio que inicias, aunque, tal y como lo describes, quizá no se trate tanto de un cambio como de un reencuentro. A lo mejor psicológicamente te ayuda la idea de que no tienes que cambiar, sino reencontrar lo que ya eras y volver a conectar con tu autenticidad. Aunque entiendo que esto exija ciertas modificaciones en tu rutina que, sí, se pueden interpretar como cambios. Sea como sea, muchísimo ánimo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Si,hay que ir adaptandose a las distintas fases por las que pasamos a lo largo de nuestra vida, es como si estuvieramos en una continua readaptación,pero cada persona lo pasa,lo vive y lo siente de diferentes maneras
    Quierete mucho , besos

    ResponderEliminar
  4. Ya sabes lo que dice el refrán: "a poc a poc i bona lletra". No creo en las cambios radicales, funciono mejor a base de pequeñas modificaciones que, aunque a simple vista no lo parecen, van generando cambios ("Els petits canvis son poderosos", deia el Capità Enciam).

    Yo también estoy intentando abandonar un poco las redes sociales e internet, en pro de la lectura y lo estoy disfrutanto mucho.

    Una abraçada gegant!

    ResponderEliminar
  5. Cerrando pequeñas cosas conseguirás tu objetivo final. Ánimo bonita!

    ResponderEliminar
  6. Adaptarse a los cambios no es fácil si somos nosotros cuando los buscamos, imagínate si ya nos vienen impuestos.
    Una de mis mejores amigas acaba de instalarse en Madrid para vivir porque se ha sacado la plaza después de años de lucha, y fíjate, llevaba años esperando su sueño y ahora que lo tiene es.... raro.

    Pero para nuestra suerte, la vida es cambio. Todo va cambiando igual que lo hacemos nosotros. Mira yo, era lo más cenizo que pisaba la tierra y resulta que de repente me viene una putada mayúscula y creo que jamás he sido tan optimista como lo soy ahora. No fue un cambio aceptado, claro, pero es lo que hay. O te adaptas, o te adaptas.

    Te mando mucho ánimo y energía, verás que poco a poco esa luz se acerca más y ves las cosas de otra manera. Un besin.

    ResponderEliminar
  7. Pero, si se perdió hace tantos años, ¿merece la pena el recuperarlo? Quizá lo mejor sea ocupar ese espacio con algo nuevo, actual, no digo que mejor, sino diferente...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar