7 de julio de 2019

Cuando un círculo se cierra

En 2012 escribía esto:

"Por la vida te vas encontrando con personas interesantes que no tienen ni idea de la marca que dejan en los demás y somos tan estúpidos que para seguir no sé qué tipo de código moral callamos cobardes y no se lo hacemos saber".

Todo venía porque la Presunta2, la chica que sin saberlo me hizo recuperar la fe en el amor después de mi primer palo gordo, se iba fuera de España y di por asumido que no la vería nunca más, ya que no habíamos entablado una amistad-amistad. Evidentemente, nunca le dije que (creo que) me enamoré de ella.

5 años después pasó lo inesperado, la Presunta2 volvió a España y a mi vida. Tenía una segunda oportunidad para ser amigas, porque relación ya tengo claro que no (y ya no siento eso por ella).

No hemos ido quedado asiduamente, tengo claro que no estoy al nivel de una relación estrecha, por eso me sorprendió que me invitara a una celebración de vida, de su vida, tras un proceso de encontrarse a sí misma, depresiones, ansiedad y otros detalles en los que no entraré por respeto a ella.

Confieso que me costó un poco, porque suponía también enfrentarme a mierdas mías de salir de mi zona de confort. Pero me puse el único vestido que tengo en mi armario, me subía al coche de dos desconocidas rumbo a una casa aislada a hora y media de mi ciudad junto a 50 personas más desconocidas (amigos y familia suya). 

Durante el evento, se abrió totalmente, nos leyó un discurso que había estado preparando durante estos 5 años (que han resultado los más oscuros de su vida) y tuvo una dedicatoria personalizada para todos los allí presentes. Fue todo muy emocionante, la verdad. 


Y lo vi claro. Vi claro que era el momento de decirle, aunque fuera en el "libro de visitas", que gracias a ella, a su simple existencia, mejoré como persona y salí un poco del pozo oscuro en el que estaba yo en ese momento. Eso que en 2012 me quedé guardado, por fin me ateví a decirlo (un poco maquillado, no le declaré mi amor obviously) y sentí que estaba cerrando otro círculo, que me quedé en paz. 

Y que dejar cosas pendientes de decir, sobre todo si son bonitas (aunque nos parezcan avergonzantes en su momento) puede incluso llegar a salvar vidas. 

Me alegro de no haber llegado tarde y haberlo podido expresar.

2 comentarios:

  1. Nosu, que bonito y que suerte poder cerrar ese círculo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Un día me dijeron "cierra círculos y abre cuadrados". Otra persona me dijo "el Universo pone todo en su sitio". Alguien iluminó mi saber con "a enemigo que huye, puente de plata".
    La verdad es que toda este conocimiento popular está muy bien, pero si una misma, personalmente y consigo misma no hace un trabajo interior utilizando su resiliencia y sus propias herramientas (o en algunos casos, prestadas) no se llega a nada.
    Yo prefiero decir: "¡Qué la fuerza te acompañe!"

    ResponderEliminar