11 de junio de 2009

Crisis existencial

No sé qué me pasa esta semana que estoy bajo mínimos. Desde el martes que me levanto pensando (y necesitando) que es viernes y se me cae el mundo encima cuando me he percatado que no.

Las horas en el trabajo, interminables. Ya no sabía qué más hacer para fingir que trabajaba, cuando en 3 horas hacía la faena de media, pero es que no tenía mucho que hacer (ni ganas).

Y a pesar de dormir una media de siete horas, camino a las ansiadas 8, estoy agotada. Parece que mi cuerpo ya empieza a adaptarse a un ritmo normal, después de meses funcionando a 6 horas diarias o menos. Así que es normal que me despierte por la noche o me cueste conciliar el sueño.

El carácter? Irascible y asocial. Si apenas me he metido en internet, ¡yo! yo que me puedo tirar un día entero... pero no he tenido ni ganas de escribir. Ahora tampoco, pero digo, vamos a dar señales de vida y a ordenarme un poco la cabeza. Pero de repente me vienen ganas de hacer un montón de cosas, salir a pasear, a otros pueblos, por el bosque, por la playa, pero no me llena del todo hacerlo con amigos. Ni sola claro. Me falta algo. Es como si no compartiera del todo esos breves momentos de felicidad y se me pudrieran dentro, causándome tristeza.



Sucede que llega un punto que te gustaría parar el mundo. Hacer un pause, tomar aire, que las cosas dejaran de avanzar a tu alrededor para poder adaptarte al ritmo que llevan. Poder reflexionarlas, paladearlas. Pero no paran. Si no sigues viviendo a tope, pasan por tu lado y ni te enteras. Por mucho que quieras esconder la cabeza bajo el ala, tu abuela se seguirá haciendo más vieja cada día, llegará el día de un examen, o proseguirá un embarazo, tendrás que hacer esa gestión antes que termine el plazo. ¡Y necesito un respiro! Basta de trabajar, basta de estar pendiente de mil contactos y amigos, basta de intentar tomar el control de una vida que se me va por donde ella quiere. Se avecinan además en pocos días varios acontecimientos que me suponen un esfuerzo afrontarlos. Estoy perdiendo de manera alarmante la motivación de asumir mis responsabilidades en todos los aspectos de la vida.

Hace tanto que no tengo ganas de rendir cuentas a nadie, y esto de vivir con 3 personas más asfixia. ¿Por qué no saldrá ya un puto piso en el barrio que me pueda pagar?

¿Qué coño hago? Sigo haciendo cosas a desgana sólo para estar "distraída" o porque "te irá bien"? Siento que voy a petar, como una máquina que va a mil pero que le falta engrase.

Deseo desaparecer, irme al monte sin nadie, sin teléfono, sin libros, sin mp3, sin ordenador... sin nada. Tengo un finde por delante para encauzarme un poco. ¿Una casa rural? ¿Un hotel? ¿Tapones en los oídos y un pestillo en mi habitación? Tengo tan claro que si algún día puedo elegir viviré en la montaña...

Madre mía cómo estoy.

21 comentarios:

  1. Seguro que después de escribir todo eso al menos te sientes un poco mejor.
    No te desanimes, piensa en el billón de momentos felices que tienes por delante.
    Ánimo

    ResponderEliminar
  2. Bien no... Eso seguro... Y me fastidia que sea así... Podría decirte que respirases hondo, que tomases aire y te lanzases a la vida... Sí, claro... podría decirte muchas cosas... Pero ¿sabes qué? Que la única que tiene algo que decir eres tú... Haz lo que te venga en gana cuando te venga en gana. Intenta mantener un mínimo de responsabilidades, pero por lo demás... Haz lo que te apetezca en cada momento... Y si tiene que ser sola... Que sea sola... Pero haz.

    Biquiños, chiquilla. Y ánimo.

    ResponderEliminar
  3. Así, así, sácalo todo que viene de miedo. Pues haz lo que te apetezca y no pienses en nada.

    Hace tiempo estaba como tu y de repente desperté un día y se había ido todo :)

    ResponderEliminar
  4. A mí me pasó. He aquí lo que hice: fui al médico y cogí la baja por depresión y ansiedad. Luego, me largué a Atenas. Mi ilusión es que, cuando la empresa se harte de pagarme sin verme el pelo, por fin me echarán a la puta calle.
    Un (b)eso y fuerza

    ResponderEliminar
  5. Calla mentirosa, que el sábado has quedado con nosotras! :D

    Te animaré porque ayer fue el último antibiótico que me tomé uahahahahaha

    ResponderEliminar
  6. Estoy con Cris, es mejor que todo esto lo vayas sacando.

    Te falta algo, hay ciertas cosas que no te apetece hacerlas con amigos... Nos entendemos. ¿Pero qué le vamos a hacer? Para seguir los que están ahí son precisamente ellos, los amigos. Algunas cosas joden, y cuestan, pero hay que salir y pegarse unas risas.

    Sería impresionante parar el ritmo de la vida para poder adaptarse.

    Tú dedícate tiempo, ves al campo, o donde quieras, y que te de el aire ;)

    Un besote y fuerza

    ResponderEliminar
  7. mojito en mi terraza con vistas al mar el sábado.

    es todo lo que tengo que decir :)

    ResponderEliminar
  8. Hola, lena tengo una encuesta en mi blog ¿te importaría pasarte y responder una preguntita? ¡gracias!

    ResponderEliminar
  9. el "madre mía cómo estoy" del final, me tranquiliza porque todo esto que cuentas está muy bien que lo sueltes, pero eres consciente de todo, lo tienes controlado, así que no problem, palante y a pasarlo bien el sábado y olvidarte de las ralladuras de tarro!

    ResponderEliminar
  10. Pues yo me voy al monte contigo a ver si me animo tambien. Besos...

    ResponderEliminar
  11. Es muy normal lo que te pasa.
    No pienses en que haces mal por "obligarte" a hacer cosas para distraerte, creo que sería peor el que te encerraras y decidieras no hacer nada, porque te llevaría a poco a poco dejarte más y más, hasta que quieras salir y no sepas cómo.
    También entiendo que quieras desaparecer por unos días (o el tiempo que sea) y si puedes hacerlo, hazlo que te vendrá muy bien.
    Besote y ánimos!

    ResponderEliminar
  12. son fases, y jodidas, pero cuando pasan, cuando sientes que estás en el momento de que todo va a su ritmo te sentirás bien, estás saturada, ais, no sé que decirte por que yo hace que pase por algo así y bueno me pille una baja por depresión pq se me junto un montón de cosas, uf, que decirte salvo un ANIMO!!!!!!
    besos

    ResponderEliminar
  13. vete a pasear, y asi tomas aire chata que te ira bien eh!!!
    ai...

    venga un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hum...Haz un esfuerzo, mujé, y sal mañana. Q a mi me han dado un regalito pa ti y no voy a poder cumplir mi misión...

    ResponderEliminar
  15. animos, seguro que se pasa, antes o después. pero se pasará

    ResponderEliminar
  16. chiquita ya es el findesemana que los disfrutes y despejes esa cabezita... que lo necesitas mucho pero si sales desconectate del todo...
    besos

    ResponderEliminar
  17. eso no seas perraaa!! (que se me habia olvidado!!!) que la desgra tiene una cosa para ti!!!! asi que, has de salir!!!

    ResponderEliminar
  18. El abuelo de Heidi no parecía muy feliz. No creo que esté ahí la cuestión.
    Déjate llevar, y hazle un corte de mangas a la presión.
    Todos necesitamos encontrar esa paz interior, pero en eso nos va la vida...

    Un saludo guapetona.

    ResponderEliminar
  19. Sólo tú tienes la llave de la escapada y sólo tú la decisión.

    Estoy de acuerdo con algún comentario, vendrán tiempos mejores, ahora toca esperar.

    Y sí, también es cierto, tener tu propia casa ayuda, pero a veces se puede convertir en caserón. En eso también te toca esperar.

    Ánimo.

    ResponderEliminar
  20. No quería dejar pasar esta entrada... Espero que ya hayas cambiado el chip, con tu cumpleaños y demás.. Supongo que llevamos vidas muy diferentes, al menos distintas, pero me siento muy identificada con muchas líneas de este post, con muchas palabras, con muchos sentimientos.. pero sabes que te digo, que no podemos doblegar, ni rendir que hay que coger fuerzas y si, dedicarse tiempo a una misma, en el monte, en el mar, tomando cañas, no tomándolas, haciendo el pino...lo que sea y en donde sea... No sentirse obligada por lo que el mundo imponga (contactos amigos...) Viva el hacer lo que a una le da la gana... basta de compromisos con los demás, y los compromisos con una misma? Responsabilidades? Pues ahí están.. no queda otra, el mundo adulto es así, pero no pierdas tampoco la motivación por ellas..es algo contradictorio pero hay que seguir por lo menos hasta decidir o estar segura de “quitarlas de en medio”.
    A veces lo difícil es tener las cosas claras, saber qué es exactamente aquello que te hará feliz, y así ir a por ello: una casa, un trabajo, estudiar, saber más, salir de copas las 24 horas, saltar en paracaídas.. pero no debemos dejar la felicidad tampoco para metas muy lejanas a conseguir, eso me lo aplico a mí misma. La felicidad no es una meta, es un camino. (o eso leí en algún lado)
    Bueno estoy segura, que se te habrá pasado esto, o por lo menos eso deseo, aunque estas cosas duran.... pero no hay que rendirse, porque quien sabe si dentro de unas semanas, unos meses cambia la cosa y todo da un giro de 180º para bien... hay que ver las cosas buenas también que seguro que tienes muchas a tu alrededor y en ti misma, por lo que te “conozco” creo que tú, tienes un montón cualidades y de cosas buenas para ser feliz, así que adelante! Y que conste que no es por hacer la pelota eh? ejeje ;)

    ResponderEliminar
  21. se que es tarde, pero recuerdo ese dia. Llamaste para decir que no venias, que tenias una crisis existencial...yo no dije nada, pero en el fondo entendia que pasaba.
    La semana que cuentas en este post, resume casi a la perfeccion mi semana!

    mecagoenlacrisis! xD

    ResponderEliminar