18 de marzo de 2010

Crónica parisien

Después de una semana haciendo de maruja y durmiendo poco, no me queda más remedio que actualizar con lo más destacado, que fue una escapada a París.

O de cómo 4 que no tienen ni idea de francés terminan hablando con todas las palabras terminadas en E, porque en francés todo termina en É, como es sabido que el catalán es como el castellano quitando la letra del final de las palabras.

Día 1: llegamos por la noche. Vamos a un cuarto, que para entrar hay que poner una contraseña. Una vez dentro, otra contraseña nos abre una caja fuerte con una llave . Yo pensaba que estaba en el 1, 2, 3 o algo así y Mayra Gómez-Kemp (creo que fue mi primer ídolo) nos anunciaba que habíamos ganado un apartamento en Torrevieja. Pero no, era la llave del apartamento de París. Nos vamos a otro portal, y mediante introducción de otro código, podemos acceder al portal. Desde luego, qué sistema tienen montao para ahorrarse el suelo de un recepcionista.

Día 2: Nublado y frío. Nos gastamos más dinero en alcohol que en comida para llenar la nevera y pateada mortal en la que nos pulimos el 90% de los principales atractivos turísticos de París, haciendo caso omiso a la tentación de comprar 5 torres eiffel doradas y plateadas por un euro, amigo. Estuve a punto de romperme el tabique y la mandíbula superior con una ventana mientras paseaba, pero mi sexto sentido me ha permitido conservar mi belleza rostral natural.
Llegamos tarde para subir a notre dame, porque aquí lo cierran todo prontísimo. Así que nos quedamos en misa. Como lo oís. No voy desde el cole, y me voy a escuchar una misa en francés. No estuvo mal del todo (te dejan sentar, y encima es gratis). Para multiplicar el colocón de incienso,  nos vamos de birras, mientras ElGaycico y LaPresunta suspiran por los cuerpazos de los jugadores de rugby de la tele y yo suspiro por el escote de la Presunta, invisible bajo miles de capas de ropa. Terminamos la noche en un antro, donde la juventud parisina, tan calmados aparentemente, lleva una cogorza descomunal a las 12 de la noche y se arrancan por sevillanas cuando suena una guitarra española en una canción cantada en francés. Muy chunga la música actual francesa, por cierto.


Día 3: Ya más relajaos por haberlo visto todo, exploramos lo que nos falta a fondo. Por la tarde me separo del grupo y voy a ver lo que me apetece a mi aire, soy la dueña del metro parisien! Llego TRES minutos tarde al museo de Orsay, pero le enseño una teta al segurata y me deja pasar. OK, en realidad le dije que quería ir a la tienda, me abrió la puerta y aproveché para colarme sin pagar. Quemamos la noche tumbados en el sofá, viendo la infumable el motorista fantasma en francés sin entender ni papa (por lo menos Eva Mendes está un poco buena) y pelis porno de los 80 (esas en que lo máximo que se ve son tetas y culos, se conoce que en esa época no había pollas ni coños y follaban por el ombligo, a juzgar por la altura a la que se ponía el hombre).

Día 4: Hace sol! Eso significa: escote de LaPresunta a la vista. Nos vamos a un mercadillo famoso (hace falta ir a París para ir a un rastro? Pos no, pero es lo que tiene viajar en grupo) y por la tarde repetimos Notre Dame, ahora que sabemos los horarios. Llegamos justo en el momento que cierran la cola. Nuestra desesperación es tal, que la Presunta enseña una teta (nótese la metáfora) y de nuevo nos dejan pasar. Es que a veces es una ventaja ser mujer. Sin más dilación nos dirigimos al aeropuerto, donde nos tenemos que beber los litros de cerveza que nos habían sobrado. Así que subimos al aparato con una tontería considerable y los azafatos terminan preguntándonos cómo se hace la sangría. En un ataque de desesperación por la abstinencia obligada, termino con la bajeza de robar una foto del escote de la presunta, que no voy a publicar.

Conclusiones del viaje:
- Los franceses están buenos y las francesas no. Imposible rascar algo.
- La música en francés sucks y cada día ponían los mismos videoclips en la tele.
- LaPresunta es una hetero enamorada de Gaycico y yo una enamorada de las heterotetas de la presunta. Imposible rascar algo.
- Aún quedan aviones donde te dan comida incomible... pero te dan comida! Sin cobrártela aparte!

8 comentarios:

  1. NO tiene desperdicio tu crónica.. ay.. lo que es viajar sin saber.. con lo divertido que es Paris gay en la Riviere gauche, ... pero bueno, ya que fuieste a todos los tópicos te faltó ir con la enamorada..jajaj..es que eso de ir en grupo es un rollo..
    Por cierto, lo de " mi belleza rostral natural" me dejó sin habla..ja.ja

    ResponderEliminar
  2. xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD qué lamentable, Nosu! por qué no me invitaste??? no hubiese desentonado nada en ese grupo!!!
    indignada me hallo!

    me alegro de que tu rostro angelical siga intacto xD

    ResponderEliminar
  3. Tu eres de las mias, nos vamos a Paris a beber litronas.

    ResponderEliminar
  4. Esas escapadas son las que hacen que recargues pilas...mola!!^^

    ResponderEliminar
  5. Jajaja vaya grupo y qué gran estancia. Lo visteis todo en 4 días y aún os sobro tiempo para ver pelis y apalancaros!! Cuando vaya (q llevo diciendolo años) ya te preguntaré qué ruta seguisteis xd
    Yo hace años que no me subo a un avión que den comida -gratis-.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. jajajjaa hija si es que las francesas tienen todas cara de pez diciendo "oulalá" con morritos

    pero seguro que lo has pasado muy bien

    un achuchón

    ResponderEliminar
  7. Jjajaa, menuda pandilla... Aterriza ya de Paguí y cuéntanos más cosas!

    ResponderEliminar
  8. No compraste la torre??? Pero que me estás contando, chiquilla...

    Un beso!

    ResponderEliminar