8 de noviembre de 2017

Ya tenemos el invierno aquí (y yo me cagoentó)

Pues sí, hemos pasado de golpe de manga corta al anorak. Que sí, que ya saldrá la típica de "Ya era hora que llegara el frío".








Pues no, porque el frío no tiene ninguna gracia. Si la única ventaja del frío es que te puedes abrigar y estar calentita debajo una manta, es lo mismo que decir que la ventaja del verano es que te puedes desnudar y estar fresquita bajo el aire acondicionado.

El frío me pone de mala leche. He hecho algun post sobre desventajas del invierno, pero mira, no lo encuentro ahora. Por lo pronto me vienen a la cabeza algunas que ya he empezado a sufrir. Porque caminar por la casa y notar como el fresco acaricia mis mejillas NO ME HACE NI PUTA GRACIA. Que no, que no tengo calefacción central. Que no, que no puedo tener radiadores en toda la casa y encendido todo el rato el del comedor o la habitación. Que no soy millonaria.

- La ropa está fría al vestirse (qué gustazo ponerse el sujetador ¬¬)
- La taza del váter está fría al sentarse
- Lavarte la cara con agua rozando el punto de congelación es un suplicio (no puedo dedicarme a gastar hectolitros hasta que se calienta para lavarme sólo las manos o la cara)
- Te tienes que poner tantas capas de ropa que tus movimientos se ven limitados
- El contraste entre cuerpo caliente-sobacos sudando y frío en las zonas periféricas (nariz, etc) es de lo más desagradable.
- Ni se te ocurra moverte en la cama, porque el otro lado está igual que el permafrost
- No es ni medio normal que a las 6 de la tarde sea de noche. Eso deprime a cualquiera
- El frío y viento debajo de las orejas es DOLOR
- La humedad baja, la piel parece la de una momia y la electricidad estática es tal que a oscuras veo chispas cuando me quito el jersey o pijama.
- Desengañaos: no se disfruta igual de las terrazas. Y venga a gastar energía con los radiadores esos para calentar... el exterior. Qué absurdez, ¿no?
- Vaya, que cualquiera actividad al aire libre se complica: salir a correr, ir en bici, salir a la montaña y que no te pille la noche o el frío polar.
- Manos congeladas al teclear y usar el ratón
- Pies congelados. Ya puedes abrigarte ya, que si eres de pies fríos te jodes.
- Terror a la factura de la luz

Seguro que se me ocurrirán más, iré actualizando 

6 comentarios:

  1. Muchos inconvenientes. Estoy contigo en esto. Las ventajas del clima veraniego, o incluso, primaveral son mayores. En una ciudad grande, como la tuya, quizá no, pero en zonas menos pobladas, dificulta hasta la respiración cuando sales a correr y es que el aire frío cuesta más en ser respirado. Parece una chorrada, pero no lo es. Se sufre. ¡Vámonos al Caribe!

    ResponderEliminar
  2. Amennn...a los comentarios de las 2...yo soy de pies no frios sino congelaosss todo el invierno...y las manos ni contarte...aunq soy pura comtradiccion pq yo en invierno no quiero playa...me encanta la nieve..
    Besos

    ResponderEliminar
  3. A mi lo q mas me revienta del invierno es la calefaccion que ponen en todos los sitios..q te reseca la piel y te deja roja como un tomate, que te quita el oxigeno porque ese aire caliente no es aire.. Tampoco me gusta la falta de luz tan pronto, no me gusta nada, que me entristece a veces y entristece a gente, pero fuera de esto odio mucho mas el verano, cuando esta en su momento mas caluroso, que nada lo remedia, que te extenua, que te quema, que te encierra en casa porque la calle te hierve y aniquila..que vas pensando por la calle que si lo hubiera creado un humano seria criminal..
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Ya han pasado muchos meses desde la última vez que pasé por aquí...

    Aunque la diferencia con hoy no es mucha dado que también era invierno jajajaja.

    Aquí en Asturias, que hemos tenido un verano loco donde apenas han venido días de playa, y un Otoño de sequía sin precedentes donde hemos estado más días en manga corta que en el propio verano, teníamos ganas de lluvia. Sí, ya sé que al resto no os gusta nada, pero aquí era muy esperada y necesaria. Los incendios han hecho polvo muchos sitios y la naturaleza necesita empezar a curar heridas. Por no decir que además es agua es muy necesaria para limpiar el ambiente de la mierda que respiramos y producimos nosotros mismos, al menos en ciudades como la mía.

    Pero reconozco que con unos graditos de más tampoco me importaba que lloviera. Eso de salir a tomar el café con plumas, bufanda y gorro tampoco me pone nada, pero ye lo que hay. Al menos consolémonos con que el frío podría haber empezado ya hace mes y pico y aquí estamos.

    Espero que estés bien, Nosu.
    Un besín!

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, me ha hecho mucha gracia esta entrada. Me identifico mucho con la lista que has publicado, porque yo soy de término medio: ni mucho frío ni mucho calor. Lo que me pregunto es, ¿cómo puede existir algún ser humano que no lo sea? ¿Qué atractivo puede haber en los extremos? Para mí resulta casi incomprensible. ¡Un fuerte abrazo, Nosu!

    ResponderEliminar
  6. jajaja comparto todos y cada uno de tus puntos. Odio el invierno con todas las células de mi cuerpo.
    ¿Lo único bueno? ..... el poder tomarme un chocolate caliente con "melindros"?? pero ese placer no compensa todo lo demás.

    En fin, solo nos queda el ir tachando los días y meses para que llegue mi adorada primavera. Snif...

    ResponderEliminar