5 de diciembre de 2011

Finde de beber, comer, dormir y...

.... y nada más, malpensadas.

Cuando mis dos compis me pasaron a buscar para ir a pasar el finde fuera de la ciudad (para meternos en otra) les dije:
- ¿Esta noche vamos a beber mucho alcohol verdad?
- Nosu, te tendrás que cambiar dentro del coche que vamos tarde...

Llevaba varias semanas de estrés, subiéndome por las paredes y necesitaba desconectar urgentemente.
El viaje se hizo más corto de lo esperado, mi colega ponía la música tan alta en el coche que a ratos se me taponaban los oídos del gusto.

- Pero Nosu, qué haces en sujetador ahí detrás?
- Coño, no me habías dicho que me cambiara en el coche?
- Por un momento no sabía si era una persona o una muñeca hinchable!
- Perdona?? No sé si tomarme esto como un cumplido, precisamente...


(Nota al pie: Que Jesucristo me deje embarazada si tengo aspecto de muñeca hinchable)

Llegamos al bar de nuestros colegas y estuve a gustísimo: música de midiosa, fotos de midiosa... flipé mucho con lo bueno que estaba todo... y venga a darle al vino. Tanto que cuando empezó a actuar La Prohibida tuve que salir a la calle a ver si conseguía enfocar. Finalmente entré para evitar la muerte por hipotermia y directita a la taza del WC. Bueno directa, casi me cargo parte del escenario pensando que era una pared en lugar de una cortina, pero obviaremos este pequeño detalle.

Cuando tienes una edad ya sabes qué toca hacer, qué viene luego... hasta ni necesité que me aguantaran el pelo. Salvé el pelo, pero el pantalón y la bamba... como que no. Una vez recuperada mi dignidad -o eso creía yo- pensé que me iba a encontrar mejor, pero de repente me dio tal modorra que eché varias cabezadas en la mesa. Me despiertan.

- Joder, me había quedado dormida, estaba soñando con dinosaurios con plumas.

Una frase que la podría haber dicho perfectamente estando sobria, pero claro, en ese estado, no te toman en serio. Es ese estado en que cada vez tienes menos control de tu espaciotiempo, así que cuando llegó la hora de irse fui feliz.

Al día siguiente me sorprendí sin resaca alguna, y a la hora de comer me dicen:
- Pero qué te pasó ayer? Estabas irreconocible, durmiéndote por las esquinas!
- Es que bebí demasiado llevaba toda la semana durmiendo 6 horas o menos, además ahora que lo pienso me había tomado lapastillafuertedelaregla...
- Queee? La mezclaste con alcohol? Ahora lo entiendo todo... que da somnolencia, te deja KO!
- Ah si?

¡SALVADA POR LA QUÍMICA!




6 comentarios:

  1. Ay, quien se quedara dormida soñando con dinosaurios con plumas y no vomitase en el pasillo, resbalase y se cayese encima de su propio vomito en bragas justo en la puerta de la habitación de sus padres =)

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja

    ¿El Keledén ese va con receta? xD

    Bsus de Amp

    ResponderEliminar
  3. La prohibidaaaaa k buenaaa!! Amor eléctrico !!! Fooootos plis!!!

    ResponderEliminar
  4. Realmente lo mejor es cuando llegas a ese punto en el que ya sabes que va a seguir pasando, aiii la edad!

    Besos

    ResponderEliminar
  5. muñeca hinchable?????????????????????????????????? jajajajajaja

    ResponderEliminar
  6. PAra haberte visto en la parte trasera del coche! XDDDD pero lo de dormirte por las esquinas me ha emocionado. A ver si te copio y me cojo una buena juerga.... pero sin Keteden!

    ResponderEliminar