21 de abril de 2018

Ayer fue un día de emociones

Ayer terminé, después de 4 meses, mis prácticas de profesora en la escuela donde fui de pequeña.
Fue un día más emotivo de lo normal, porque el día anterior murió repentinamente el marido de mi tutora (una profe que yo había tenido de pequeña) y me afectó más de lo que pensaba. No conocía al señor, y aunque la relación entre ex-alumna y profe siempre es desigual, me tocó muchó saber que ella estaba sufriendo de esa manera.

Los niños (aunque sean chicos y chicas, porque en cuarto de ESO ya están creciditos) me sorprendieron con un ramo de flores y unos besos y abrazos para mi despedida que yo, que soy muy poco de contacto físico, me gustaron mucho. Se portaron de una manera ejemplar durante la clase que me tocó impartir inesperadamente porla ausencia de mi y su tutora.
Me sorprendió que, aunque no habíamos tejido una relacion superestrecha, pedían que no me marchara y tuvieran conmigo esas muestras de afecto.

Hubo un momento en que un alumna leyó un mail que mandó a la profesora y la respuesta que le hizo, nos pusimos a llorar la profesora sustituta que había en ese momento y yo y les faltó tiempo para venir a hacernos un abrazo conjunto.

Fuente

Los adolescentes, al fin y al cabo, si están educados en valores te dan sorpresas muy agradables.

Por la tarde, en el tanatorio, se dio la situación rara de estar triste pero la alegría de reencontrarse con profes que hacía mil que no veía, ver que me tienen aprecio y gran consideración. Ver que hasta chavales de 15 años van a un lugar tan desagradable (a esas edades algunos han sufrido recientemente la pérdida de abuelos) a dar apoyo a su profesora.


No sé si tardaré mucho en ser profe, si lo seré para toda la vida o si lo voy a ser, pero aunque sea una profesión dura va a regalarme momentos muy bonitos.

He de decir que por primera vez me he sentido cómoda en un tantatorio dando y recibiendo la compañía de la gente, y sin tener miedo de decir "te quiero" a alguien que no es mi pareja. Puede parecer simple para algunas personas, pero para mí desde luego, no lo es.

Me alegra estar cambiando hacia esa dirección.

8 comentarios:

  1. Yo trabajo con niños y la de momentos especiales que te dan. Hace muchisimos años que también hice las prácticas de maestra y fue muy emotivo,la de dibujos que me hicieron y también me regalaron flores, son momentos únicos e imborrables.
    Tienes razón deberíamos decir mas te quieros y no solo a nuestra pareja,yo estoy en ello, enhorabuena por tu emotivo final de prácticas

    ResponderEliminar
  2. Oooohhh!!! estoy leyéndote desde el bonito pueblo y me has conmovido. Preparate en unas horas te doy un abrazo y te digo TE QUIERO 😊

    ResponderEliminar
  3. Siento por el momento que has pasado, si bien como dices no es un familiar directo, la sensación que deja alguien que se va y con la que has compartido momentos sobretodo de la niñez suelen quedar marcados.
    La verdad es que ha tenido que impactar ver a la clase volcada con algo así, imagino que habrá sido muy emotivo.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  4. Ha sido muy emotivo leerte también, lo has transmitido todo. Decir 'te quiero' sintiéndolo de verdad es muy bonito también, aunque no sea tu pareja. Al final, queremos a muchas personas (por lo menos yo) pero cuesta mucho decirlo.
    ¡Un súper abrazo!

    ResponderEliminar
  5. La vida y sus contrastes de montaña rusa... ànims!

    ResponderEliminar
  6. Jo, qué pena el marido de tu profe, pero esa sensación agridulce del tanatorio la he vivido, puede pasar cuando no conoces al difunto.
    Mi hijo acaba de terminar sus prácticas de profe y le encantan los alumnos de la ESO, y yo que me imaginaba monstruitos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. El amor tan espontáneo, tan puro, que nos regalan los alumnos es impagable, Nosu. Yo tuve momentos en que hubiera matado a más de uno, pero también momentos de amor y ternura profunda con ellos. La mayoría son personas extraordinarias, con una sensibilidad muy especial y preciosa. Qué gusto leer entradas como esta. ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  8. la docencia tiene momentos bonitos y momentos amargos,hay cursos y grupos que da gusto darles clase y otros que deseas acabe la clase antes de empezar. pero al final compensa

    ResponderEliminar